Brasil entre reformas y retrocesos: la nueva ola moralista

Compartir

Decían los versos de Vinicius de Moraes imortalizados por Tom Jobim “tristeza não tem fim, felicidade sim”. Las brasileñas y brasileños hemos sido obligados a hacer eco de esta canción en el último año de una manera muy particular. Todo empezó tras la derrota en las elecciones del 2014, cuando la oposición a Dilma Rousseff aliada a grandes empresarios, banqueros y medios de comunicación empezó una persecución atroz a la presidenta electa. Pero además del ajuste y de la disimulación de los sectores cómplices, el golpe ha destapado y animado a una gran ola de retrocesos y de persecución moralista.  La prohibición más reciente fue sufrida (30/10) , por Caetano Veloso. El músico se presentaría en la ocupación del MTST (Movimiento de los Trabajadores sin Techo) en San Pablo, pero una determinación de la jueza Ida Inês del Cid impidió que se realizara el show.

Decían los versos de Vinicius de Moraes imortalizados por Tom Jobim “tristeza não tem fim, felicidade sim”. Las brasileñas y brasileños hemos sido obligados a hacer eco de esta canción en el último año de una manera muy particular. Todo empezó tras la derrota en las elecciones del 2014, cuando la oposición a Dilma Rousseff aliada a grandes empresarios, banqueros y medios de comunicación empezó una persecución atroz a la presidenta electa.

Los efectos de su derrocamiento en lo económico sentimos en carne propia y lo seguiremos sintiendo ya que los presupuestos para salud y educación fueron congelados por 20 años. La Amazonia así como el presal – cuyos royalties serían aplicados en los sectores congelados por Temer – están siendo regalados a capitales extranjeros. En noviembre empieza a valer la reforma laboral, se nos viene también la reforma jubilatoria que hace con que muchos, sobretodo los sectores más vulnerables, tengan que trabajar hasta morir recibiendo un sueldo miserable y sin derechos. Un ejemplo de esto fue el anuncio de trabajo de grandes empresas de fast-food que ofrecían R$ 4,45 por hora trabajada – menos que 25 pesos. Y así viene la mano de las políticas neoliberales aplicadas aquí y que ahora resuenan también en la Argentina.

Pero además del ajuste y de la disimulación de los sectores cómplices, el golpe ha destapado y animado a una gran ola de retrocesos y de persecución moralista. Lamentablemente, son muchos los ejemplos que se pueden tomar como signos de una época que se presenta destrozando a todo lo que encuentra en el camino. Para que lo tengamos en cuenta haré un breve recorrido por algunos de ellos.

El año pasado ha sido presentado un proyecto de ley de autoría del senador Magno Malta (nº 193) cuyo objetivo es una “Escuela sin Partido”. Sus defensores están en contra de que hayan discusiones de género, políticas, y otras que lleven al pensamiento critico. Este grupo, muy bien organizado, se utiliza de la ola moralista y de las noticias falsas que circulan en internet para generar histeria. Sus resultados ya se pueden sentir. La pasada semana un grupo ha invadido una clase sobre Revolución Rusa en la Universidad Estadual de Rio de Janeiro (UERJ), donde además de hostigar a docentes y alumnos, el grupo pidió el regreso de la dictadura militar. Este no es un relato aislado. Escuelas prohíben y persiguen el desarrollo del pensamiento crítico e inclusivo de las diversidades, docentes son procesados, clases son vigiladas. En los últimos días, un grupo se ha movilizado para censurar una charla con la filosofa estadounidense Judith Butler en el país.

Escuelas prohíben y persiguen el desarrollo del pensamiento crítico e inclusivo de las diversidades, docentes son procesados, clases son vigiladas. En los últimos días, un grupo se ha movilizado para censurar una charla con la filosofa estadounidense Judith Butler en el país.

Además, las reforma curricular de los años finales de las escuelas, llevada a cabo sin la discusión y la participación de docentes y estudiantes por el gobierno, termina por quitar las clases de Historia, Geografía, Sociología, Filosofía, entre otras como asignaturas obligatorias. Por otra parte, se autoriza la aplicación de religión confesional en las escuelas públicas del país, un país que a lo largo de su historia no ha podido apartarse de todo de la religión en cuestiones del Estado y que históricamente persigue a religiones africanas.

Del mismo modo que la educación, el arte ha sufrido con la censura imputada por los que se benefician de que la gran mayoría de los brasileños y brasileñas han sidos apartados, material o simbólicamente, de los espacios de las galerías de arte, teatros y otros circuitos culturales. Este grupo se apoya en valores cristianos y morales y han logrado, entre otras cosas, que se cancelara una muestra de arte Queer en Porto Alegre, una obra de teatro en Jundiaí y hace con que por primera vez, en sus 70 años de historia, el MASP (Museo de Arte de San Pablo) prohíba la entrada a menores de 18 años en una exposición. La prohibición más reciente fue sufrida (30/10) , por Caetano Veloso. El músico se presentaría en la ocupación del MTST (Movimiento de los Trabajadores sin Techo) en San Pablo, pero una determinación de la jueza Ida Inês del Cid impidió que se realizara el show. En entrevista a los medios de comunicación, el músico dijo “es la primera vez que me impiden de cantar en el período democrático”.

La posverdad esparcida en redes y grupos de WhatsApp se alimenta de nuestra falta de tiempo para leer y buscar las noticias. Se alimenta también de nuestros miedos, de la desesperación, de la falta de perspectiva y la apatía con la política y los representantes. La distorsión de los hechos, o simplemente, la fabricación de los mismos, da de comer a grupos que no tienen vergüenza de apropiarse de estos temores y de usarlos en contra nuestro. Los sectores progresistas de Brasil saben que las palabras del poeta Vinicius de Moraes nos acompañan y acompañarán en este futuro de temer que vemos por delante, pero prefiero pensar como el argentino Luis Alberto Spinetta que nos hace ilusionar al afirmar que mañana es mejor.

Mandá tu nota

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones


NuestrasVoces.com.ar 2017 - Todos los derechos reservados - Contacto