¿Canallas o cínicos?

Compartir

El presidente sostiene con necedad, que el barco del país, a pesar de las tormentas que afronta, sigue un buen rumbo, a pesar que todas las evidencias, comparativas e históricas, dicen que nos dirigimos hacia el abismo. Los integrantes del gobierno macrista, cumplen acabadamente con las características que ameritan ser considerados una asociación de canallas. El lujo y el poder del presidente y los grupos minoritarios amigos son satisfechos a costa del sufrimiento de los sectores más vulnerables. Habitualmente se los ha llamado cínicos, sin embargo, los antiguos cínicos buscaban vivir de acuerdo a la virtud, cosa que estos no hacen. 

Desde el psicoanálisis Marisa Morao nos dice que: “El individuo canalla es portador de una conciencia que no constituye un soporte para la equivocación, es decir no se atiene a sus palabras, ni a sus actos.”

Desde el momento mismo de la campaña la Alianza Cambiemos, a través de sus candidatos, ha mentido al pueblo argentino que en una circunstancial mayoría creyó en sus falsas promesas. Todas las desgracias siempre fueron atribuidas a algo externo a la gestión de gobierno: “la pesada herencia”, a la sequía, a las crisis globales de la economía. Jamás se hicieron cargo de sus actos como consecuencia de su ideología centrada en el mercado y no en los hombres. El “mejor equipo de los últimos cincuenta años” (que se fue desgranando en el camino) solucionaría todos los problemas fácilmente.

En El Seminario 7 donde J. Lacan afirma que el canalla bien vale un tonto y plantea si el resultado de la constitución de los canallas en tropel, no culminará infaliblemente en una tontería colectiva. Más tarde sostiene que el canalla se convierte en necio.

El presidente sostiene con necedad, que el barco del país, a pesar de las tormentas que afronta, sigue un buen rumbo, a pesar que todas las evidencias, comparativas e históricas, dicen que nos dirigimos hacia el abismo.

En “Les non dupes errent” Lacan denomina canallas a aquellos que no creen demasiado en la verdad. Hay aquí dos términos afectados: creencia y verdad. Cada vez que nos encontramos ante un modo canalla, se puede verificar que la relación de aquel con la creencia y la verdad se halla en déficit. El canalla es “amo de su goce”, tiende a satisfacerlo sin importar ni el amor ni la verdad. Da satisfacción a sus pulsiones individuales, sin importar el otro, a través del lujo y el poder.

Los integrantes del gobierno macrista, empezando por el jefe del ejecutivo, cumplen acabadamente con las características que ameritan ser considerados una asociación de canallas. El lujo y el poder del presidente y los grupos minoritarios amigos son satisfechos a costa del sufrimiento de los sectores más vulnerables.

Habitualmente se los ha llamado cínicos, sin embargo, los antiguos cínicos buscaban vivir de acuerdo a la virtud, cosa que estos no hacen. El mismo Diógenes afirmaba que la libertad de expresión y la libertad de acción son las cosas más importantes de la vida. Este gobierno en cambio no ha hecho más que reprimir, encarcelar y matar a quienes osan pensar de manera diferente o cuestionar su gestión de gobierno.

Buscan cerrar un caso que pone en apuros a los Macri

El cínico no encuentra ningún uso a los adornos de la civilización como las armas o el dinero y no hay otra cosa que los funcionarios del gobierno amen con más fuerza como instrumentos del Poder. Florecen las empresas y cuentas off-shore donde los funcionarios acrecientan sus fortunas y se multiplican las compras de armas para reprimir al pueblo que defiende en las calles sus derechos.

Si bien los cínicos despreciaban lo colectivo y rechazaban al Otro social, y en eso hay coincidencia con quienes nos gobiernan, era un estilo de vida que no tenía como resultado el ataque violento y brutal de nuestra época. En este sentido podemos afirmar que hoy asistimos al ataque violento de la individualidad canalla.

Este ataque que como metástasis se despliega en Nuestra América responde a un plan sistemático que sólo ofrece a las mayorías un destino de miseria planificada. El pueblo argentino resiste a pie firme los embates de la canalla que pretende atarlo con cadenas de dependencia y explotación, como más de una vez lo han intentado hacer a lo largo de nuestra historia, las fuerzas de la anti-patria.

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Hacé tu anotación Sin anotaciones