Con falo y experiencia

Compartir

Estoy del lado de Ofelia Fernández… aunque con algunas diferencias. Ella aclara que no tiene atributos masculinos ni experiencia, cosa que objetivamente me tiene sin cuidado. Pero con 60 años más que ella, con falo y experiencia quiero decirle que debe estar atenta a los cantos de sirenas y sirenos.

Estimada Ofelia Fernández. Debo decirte que me sorprendió el título de tu nota fálica. Pero dudé en escribir esto para no ser confundido con el troglodita de Eduardo Feinmann, el abogado devenido a periodista, vaya a saber por qué razones.

Estoy de tu lado Ofelia… aunque con algunas diferencias. Tú aclaras que no tienes atributos masculino ni experiencia. Te aclaro que a mí objetivamente eso me tiene sin cuidado. Pero con 60 años más que vos, compañera, con falo y experiencia quiero contarte una experiencia personal, para que no te sientas ni excluida ni discriminada.

Sabes que en tiempo de elecciones los políticos, sin excluir a nuestros compañeres, se ponen tan afectuoses, tan cercanes, que parecería que uno podría llegar a conversar con elles. Ahora sí, estate atenta, pues cuando han conseguido “conchabo” que, salvo excepciones, es su mayor proyecto aspiracional, se quedan como el mone, sorde, ciegue y mude.

Yo soy de la época de Perón y Evita, vivos, cercanos, amables…cuando hasta los niños y los viejos importábamos. No voy a extenderme en ejemplos, pues sería abundar en lo que muchos saben.

Llegó el año 1955 y desesperamos ante el golpe militar que derrocó a Perón y ya teníamos a Evita muerta. El bombardeo a Plaza de Mayo. Empezamos a urdir tramas de comunicación subterráneas, para recibir y pasarnos de mano en mano los discos de pasta que venían de Madrid y las cartas del General. Usábamos el mimeógrafo para duplicar las noticias (no existían las fotocopias), aparato que junto al stencil seguramente tú no conoces. Las persecuciones empezaron, para todos, todas y todes, inclusive para los jóvenes como yo, en ese entonces. La policía brava se te metía en tu casa, preferentemente de noche y amansaba a palos a los peronistas. Con pene o sin pene, con experiencia o sin experiencia.

Vinieron 18 años de proscripción, donde no podíamos nombrar a Perón ni a Evita, arrancaron chapas y carteles, quemaron libros y le “indilgaron” a Perón atrocidades, como hicieron con Néstor y la compañera Cristina, esto sí ya en tu época.

Ofelia, 25 años antes que vos nacieras, se desató sobre el pueblo la más horrible tragedia. Hubo 30000 desaparecidos y todos estuvimos expuestos a engrosar esa lista. Te puedo dar testimonio personal de ello. Humillados, golpeados, torturados, desaparecidos y muertos, fue el sello indeleble de la dictadura militar.

Y cuando los más ancianos, dados de baja por el régimen de Videla, Massera y Agostí, fuimos declarados prescindibles por leyes “de facto” en las empresas del Estado, iniciando un itinerario de terror e incertidumbres, nadie sacó la cara por nosotros. Muchos no pudieron rehacer su carrera laboral, ingresando al ignoto campo del monotributo, y hoy padecen con jubilaciones miserables.

En los últimos años acudimos a las autoridades constitucionales del Poder Ejecutivo y del Poder Legislativo de nuestro Partido Político y de otros, enviamos cartas, pedimos entrevistas y nunca se nos respondió. Pretendíamos para los viejos declarados prescindibles una retribución de tres jubilaciones mínimas mensuales.

Y a vos que te gusta llamar a las cosas por su nombre te lo diré de ese modo: ¡NADIE NOS DIO PELOTA! Cuando una tarde me topé con un encumbrado diputado nacional y le pregunté los motivos por los cuales no éramos escuchados me dijo: ¡No puede ser, si ustedes son nuestro ejemplo!

Espero que entiendas esta carta. Me alegra saber de ti y de tus ganas de trabajar en pos de los mismo ideales nacionales y populares que abrazamos hace más de 70 años los que hoy, «todavía», siguen siendo tus compañeros.

Estate atenta a los cantos de sirenas y sirenos.

“Atenti, pebeta! Seguí mi consejo; yo soy zorro viejo y te quiero bien”

Yo sé porqué te lo digo.

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Hacé tu anotación Sin anotaciones