Cristofascismo en Bolivia

Compartir

¿Por qué hay una parte de la sociedad civil boliviana, que fue beneficiada por las políticas de Evo, que salió de la pobreza, que creció en términos de bienestar y que contiene una conformación indígena, no lo acompaña y juega a favor de la oligarquía? El bienestar material y la inclusión de estos sectores no implican una conciencia de sus derechos, ni una conciencia de las políticas públicas. El golpe a Evo tienen un carácter religioso evangélico importante que se ha repetido en otros golpes latinoamericanos.

Las líneas siguientes intentan pensar lo que sucede en Bolivia, pero también en la región. Son algunas reflexiones que vengo trabajando y dialogando con la intención de comprender los procesos que están ocurriendo. Las mismas no son acabadas ni totalizantes, pero aportan a mirar estos acontecimientos y las estrategias políticas y territoriales que como militantes debemos desarrollar.

Por un lado, Atilio Boron comenta críticamente el lugar que se le había dado a las fuerzas armadas en Bolivia y las cuestiones del imperialismo en la necesidad de intervención de cualquier país que no puedan manejar. Creo que el análisis es acertado, pero falta la pregunta sobre la sociedad civil: ¿Por qué hay una parte de la sociedad civil, que fue beneficiada por las políticas de Evo, que salió de la pobreza, que creció en términos de bienestar y que contiene una conformación indígena, no la acompaña y juega a favor de la oligarquía?

Esta misma pregunta nos la hemos realizado en Argentina, Brasil y otros países de la región. Comprendimos que el bienestar material y la inclusión de estos sectores no implican una conciencia de sus derechos, ni una conciencia de las políticas públicas. Consideramos que hubiera sido necesaria una reforma constitucional, como en Bolivia, Ecuador y Venezuela para acentuar dichos procesos. Pero en Bolivia, a diferencia de los demás países nombrados, no sólo tiene un estado plurinacional, con una forma de Estado propia, sino que además ha mantenido la tasa de crecimiento más alta de la región, y su amplia población indígena es reconocida en su diversidad y alteridad. Ya sé, vamos a plantear el tema de la intervención de EEUU, la OEA y los intereses de la oligarquía; pero quiero ir a otro punto, a la construcción de la subjetividad de esos sujetos que se vieron beneficiados con dichas políticas y hoy acompañan a la derecha.

Territorios evangelistas y la Teología de la Prosperidad

– ¿Usted mejoró su bienestar durante el gobierno de Lula y Dilma?
– Sí – responde un miembro de una favela.
– ¿A quién debe ese bienestar que obtuvo?
– Gracias a Dios.
(Diálogo reconstruido de un militante del PT en una favela, haciendo campaña a favor de Haddad y contra Bolsonaro.)

El golpe de Estado de Brasil a Dilma y el golpe a Evo tienen un carácter religioso evangélico importante entre los miembros que han orquestado dichos golpes, así como también en las fuerzas militares y en los civiles que los acompañan. Este sesgo religioso es un cristianismo neopentecostal en su mayor parte, pero también evangélico y católico integrista. La teoría que sustenta estas prácticas es denominada Teología de la Prosperidad: “El núcleo de esta «teología» es la convicción de que Dios quiere que sus fieles tengan una vida próspera, es decir, que sean económicamente ricos, físicamente sanos e individualmente felices” . La fe, mi creencia, es un valor de cambio en pos de mis beneficios individuales; siendo, por el contrario, mis padecimientos equivalentes a mi falta de fe. Mi pobreza material, mis dolores, mis enfermedades son una especie de demonio en mi cuerpo que provocan esos dolores. Esta teología implica la disociación del sujeto de los entramados sociales y estructurales ya que el beneficio y padecimiento no se debe a cuestiones colectivas sino a una cuestión individual.

La traducción de un beneficio o un crecimiento en su bienestar material se la atribuye a Dios, no a las políticas públicas realizadas durante todos estos años. El ejemplo construido lo podemos trasladar a cualquier país de la región. El punto de quiebre es cuando los derechos que el Estado “baja”, no son asimilados como tales, sino como una bendición del Espíritu Santo por la fe y la conducta del creyente.

La conducta de los creyentes también implica un factor fundamental. ¿O acaso no llama la atención cómo sucede que una persona que está «desordenada», reprimida, angustiada por su realidad material (desempleo, enfermedad, deudas, etc.) pasa a ser un sujeto ordenado, preciso, obediente que religiosamente te toca el timbre a las 8AM de un domingo, participa de la Iglesia durante la semana y siempre se encuentra limpio y pulcro? En las Iglesias pentecostales encuentran espacios de contención frente a la realidad dolorosa que padecen (realidad material producida por las políticas neoliberales), pero que se sacia por el entramado económico y el sustento que pueden brindar las mismas iglesias. También al encontrarse en barrios, villas y favelas, en todo momento ocupan el lugar que antes eran de los párrocos. Frente a las adversidades que sufren las personas carenciadas, encuentran asilo en los pastores o pastoras que están a disposición las 24hs; en cambio, las Iglesias Católicas, al carecer de sacerdotes no pueden ocupar el mismo territorio ni contener a la comunidad de la misma manera.

La teóloga ecofeminista Nancy Cardoso denomina a estos fenómenos Cristofascismos , donde exaltan el orden militar, de Dios y de la Patria. Dichos espacios se presentan como misóginos, machistas, racistas, homofóbicos, remarcando la figura de la familia europea, y demarcando un enemigo interno que atenta contra el orden y los valores: en Brasil, el movimiento feminista y el LGBTI; en Bolivia, los Pueblos Originarios. Estos espacios logran canalizar a la oposición y los malestares contra los gobiernos populares, transformando la arena de lo político en guerras santas a favor del Dios y la Patria, cuando no pueden llegar a través de las estructuras democráticas.

En esto hay que destacar los Documentos de Santa Fe, documentos desclasificados de la CIA pedidos por Ronald Reagan, que analizan la coyuntura de América Latina para alentar las acciones por parte de Estados Unidos en la región para impedir el avance del comunismo. En ellos se destaca el lugar de la Iglesias y como juegan el rol de poleas de trasmisión del pensamiento comunista con la Teología de la Liberación y la lucha cultural:

“La política exterior de Estados Unidos debe empezar a contrarrestar (no a reaccionar en contra) la Teología de la Liberación, tal como es utilizada en América Latina por el clero a ella vinculado.

El papel de la iglesia en América Latina es vital para el concepto de libertad política. Desafortunadamente, las fuerzas marxistas-leninistas han utilizado a la iglesia como un arma política en contra de la propiedad privada y del capitalismo productivo, infiltrando la comunidad religiosa con ideas que son menos cristianas que comunistas.” (Documento de Santa Fe I)

Para el Imperio siempre ha quedado claro el lugar de la religiosidad popular que guarda Latinoamérica. ¿No será el lugar que ocupa la Teología de la Prosperidad el resultado de una estrategia del imperio para obturar los espacios de organización comunitaria que se daban con las Iglesias católicas que fomentaban la liberación de los pueblos del mercado?
(Re)pensar el territorio y las estrategias.

Una de las acciones centrales frente a esta coyuntura la ha desplegado el Papa Francisco, llamando al Sínodo de la Amazonia (finalizado el 27 de octubre de 2019), donde se presenta una Iglesia con rostro amazónico, en defensa de las comunidades indígenas y contra el extractivismo. Además, propone la apertura a la ordenación de hombres casados, el diaconado femenino y la creación del Ministerio de la mujer dirigente de la comunidad, como estrategias de despliegue de la Iglesia Católica en los territorios, a falta de vocaciones sacerdotales, para combatir el avance de la teología de la prosperidad en la comunidad .

Respecto a la Argentina, aunque hay autores como Marcos Carbonelli que sostienen que no es posible que puedan surgir situaciones como la de Brasil y Bolivia, porque el campo de lo político es ocupado por dos fuerzas y movimientos históricos con casi 100 años de historia (Peronismo y Radicalismo) , sin lugar a dudas las Iglesias Pentecostales (la Universal, Pare de Sufrir) se han desplegado en estos años en el territorio, por lo menos en el conurbano bonaerense, donde habito y milito. También puede verse el despliegue en los canales de televisión y radios, el vínculo que han mantenido con el gobierno de CAMBIEMOS: Vidal participó del evento «Argentina Oramos por Vos», Larreta armó una misa evangélica para cadetes de la policía porteña, Macri fue bendecido por los pastores durante las campañas presidenciales; entre otras tantas acciones que también tuvieron participación de dirigentes peronistas.

Volviendo a ser gobierno y con la posibilidad de retomar los resortes del Estado acá en Argentina, creo que hay dos preguntas centrales que debemos hacernos. Por un lado, ¿cómo es la conformación subjetiva de nuestras fuerzas armadas? Estos 4 años no fueron gratuitos. Debe pensarse y sospecharse de la conformación de nuestras fuerzas armadas y de seguridad, que resguardan una religiosidad popular, sumado a la gestión política fascista de Patricia Bullrich como representante de la embajada de Israel, se vuelven un posible germen de Cristofascismo.

Por otro lado, con respecto a la militancia territorial y la gestión como Estado, ¿somos capaces de obturar la construcción subjetiva que promueven la Teologia de la Prosperidad en los territorios con una lógica individual y mercantilista, y generar, acompañar, proponer, y crear espacios y lugares de encuentro comunitarios, colectivos y críticos?

Estas son preguntas que debemos hacernos y tenerlas presentes a la hora de pensar nuestras acciones como militantes territoriales, técnicos e intelectuales orgánicos. Es necesario pensar nuestras acciones con la intención de transformar una subjetividad neoliberal en una comunitaria, solidaria, antiimperial y descolonial; sino nos encontraremos con la misma situación, en la que individuos que piensan que el pago de sus deudas, la baja de las tarifas de los servicios, su crecimiento económico, su exitosa operación contra alguna enfermedad es la bendición de Dios y no las políticas públicas que volvimos a reactivar. Sólo así, verdaderamente, podremos decir “Neoliberalismo nunca más” y seremos capaces de enterrar a este sistema que solo oferta muerte y destrucción como futuro.

1 Boron, Atilio, El golpe en Bolivia: cinco lecciones, en http://atilioboron.com.ar/el-golpe-en-bolivia-cinco-leccio…/

2 Spadaro S.I, Antonio y Figueroa, Marcelo, Teología de la Prosperidad https://www.civiltacattolica-ib.com/teologia-de-la-prosper…/

3 Cardoso, Nancy “Con la teóloga ecofeminista Nancy Cardoso: el surgimiento del “cristofascismo” en Brasil”, https://ladiaria.com.uy/…/con-la-teologa-ecofeminista-nanc…/

4 Documento de Santa Fe I, en http://www.offnews.info/downloads/santafe1.PDF

5 Documento Final Asamblea Especial para la Región Panamazónica, en http://www.sinodoamazonico.va/…/documento-final-de-la-asamb…

6 Carbonelli, Marcos, Todo poderosos, https://revistamestiza.unaj.edu.ar/todopoderosos/

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 14/12/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto