Cronología de un presupuesto a pedido

Compartir

La media sanción del presupuesto del Ajuste preparado por el FMI fue aplaudida por los responsables del organismo internacional. Esa anuencia llevó a la ceocracia gobernante a operar para que el Senado lo trate a la brevedad con la intención de buscar los votos necesarios que permitan sancionar la ley antes de la reunión del G20 en donde los gobernantes lambiscones pretenden exhibir una muestra más de su servilismo.

                                                                                                           Colaboración: Melisa Vargas

La penúltima semana de octubre fue una de las más agitadas que tuvo que transitar el gobierno desde que asumió, debido a los acuerdos maratónicos que suscribió en torno a una meta fundamental: lograr la media sanción de la Cámara Baja sobre un presupuesto cuidadosamente diseñado por el Fondo Monetario Internacional para el ejercicio 2019, hecho que se concretó en la madrugada del jueves pasado luego de una tensa sesión en Diputados.

Como sucedió con cada proyecto legislativo impopular, la Casa de las Leyes fue protagonista de un escenario lamentable puertas adentro y “vallas” afuera.

En el exterior del Palacio Legislativo -previo al inicio de la sesión- se desarrolló el mismo modus operandi usado en ocasiones anteriores: policías infiltrados de civiles generaron disturbios para justificar la detención de militantes que se habían congregado para denunciar públicamente la regresividad de la letra de un texto que no cierra sin represión porque representa la continuidad del expreso deterioro de la calidad de vida del pueblo argentino, recurrentemente oprimido por las políticas del macrismo.

Al interior del recinto la voz oficial en la palabra del diputado Laspina, presidente de la Comisión de Presupuesto, pretendió excusar la acción de gobierno al señalar: «Somos un alcohólico que intentaba recuperarse pero el mercado no nos cree». Mientras que la fracción de aliados que -en contra de los intereses, necesidades y derechos del pueblo- votó a favor del texto del ajuste, ensayó la justificación de su accionar en las “migajas” –léase pequeñas obras- que consiguieron para sus jurisdicciones.

La “ley de leyes” como se la conoce, es ante todo un instrumento político que indica la posición del gobierno en tanto exhibe su planificación anual. Su lectura permite develar quienes son los “ganadores” y quienes los “perdedores” de este plan de gobierno.

Sin embargo, la particularidad del texto debatido y aprobado en Diputados es que su diseño responde a los dictados del Fondo Monetario Internacional, actor protagónico central en el esquema de gobierno. El organismo de crédito es el gran ganador del día jueves porque logró que el gobierno consiguiera el quórum y los votos para aprobar una iniciativa legislativa a su imagen y semejanza y en detrimento de los argentinos.

Si bien el ajuste es el más brutal desde que asumió el gobierno, en general no hay sorpresas respecto a la proyección del cálculo de gastos y recursos para el próximo año. La ceocracia gobernante -terminología que pretende ilustrar a estos personajes que viniendo del mundo empresarial se apropiaron del aparato estatal para acrecentar sus negocios, moldeando la política económica para favorecer a su grupo de pertenencia- mantiene su línea de conducta: empezaron ajustando sobre el pueblo y el último presupuesto de la gestión de ningún modo podía ser la excepción a esa práctica.

El “PRESUPUESTO DEL AJUSTE” tiene una generalidad: la reducción abrupta de partidas. Ello significa la decisión política de retirar el Estado de áreas claves para el desarrollo de un país, tales como: salud, educación y cultura, ciencia y tecnología, etc. las que disminuyen abruptamente su participación en el PBI, acción que provocará no sólo la culminación de varios programas vigentes sino la imposibilidad de formular e implementar nuevos durante el año próximo.

En lugar de adoptar medidas que permitan paliar la crisis en la que estamos inmersos producto de las malas decisiones políticas y económicas de cambiemos, el gobierno redobla la apuesta con medidas impopulares que agudizarán aún más los problemas vigentes.

Se trata de un presupuesto que no apuesta al crecimiento de la economía sino que prevé la caída de todas las variables económicas. Sin embargo, en materia de gasto público, se reduce todo a excepción del pago de intereses de la deuda cuyo incremento se ubica en torno a un 50%.

La media sanción del presupuesto del Ajuste preparado por el FMI fue aplaudida por los responsables del organismo internacional. Esa anuencia llevó a la ceocracia gobernante a operar para que el Senado lo trate a la brevedad, tal es así que el Ministro Dujovne visitó el lunes la Cámara Alta con la intención de buscar los votos necesarios que permitan sancionar la ley antes de la reunión del G20 -que tendrá lugar en el país a fines de noviembre- en donde los gobernantes lambiscones pretenden exhibir una muestra más de su servilismo.

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 20/09/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto