Despertares

Compartir

Estas líneas que deseo compartir con todxs aquellxs compañerxs que profesamos algunas (o) muchas coincidencias, no tienen otro objetivo que imponerlos de mis pensamientos y sensaciones, y a su vez para que indaguen un tanto dentro de los suyos.

La noche del 9 de julio, día de la Independencia, pude permanecer frente al programa de Roberto Navarro unos 15 minutos, luego cambié de canal y me detuve en la primera película que encontré, a la que miré sin ver.

Evidentemente, la realidad que me (nos) circunda supera con creces al maldito perverso relato que brota, como una catarata incontenible, de la boca de docenas de tipxs a los que siento, no como adversarios ni disidentes de mis ideas, sino como enemigos, y me siento separados de ellos por una especie de grieta semejante al Cañón del Atuel. No por sus ideas personales, sino porque por muuuucha plata, prestan sus infectas lenguas al servicio de intereses absolutamente contrapuestos a los míos y a los de millones de compatriotas que, sin ninguna duda, en muchísimos casos votaron a quien votaron por su obra disolvente, antipopular y al servicio de los poderosos de turno.

Si anoche llegué al extremo de no soportar a uno de “los nuestros” por la sucesión de noticias a cual más tortuosa y lacerante, cómo procesar las toneladas de mierda que vomitan los Leuco (participante el padre como secretario de actas del MTP en el copamiento de La Tablada), un Majul, Feimann, tooodo TN, tooodo Intratables, las María Rosa Martínez (alias “la Legrand”), las conductoras de A24, Fantino, con esa carita tan maléfica de imbécil para la que no debe esforzarse nada; el auto ayudante Ari Paluch, tooodo canal 26, un caradura llamado Novaresio y …….

Si muchas veces así se desarrollan mis acostares (suena mal pero lo dejo), calculen mis despertares. Con el chip de las seis menos cuarto aún activo, producto de 53 años de trabajo, enciendo la radio (que quedó a la noche clavada en la 840) y muy lentamente voy entrando en sintonía política.

El estado del tiempo, del clima, del tránsito, hasta que tomo coraje y me engancho con El Gato, las chicas de AM 750, con Roberto Caballero o con la 740, Radio Rebelde. Pero no duró mucho. La enumeración de perrerías del día anterior llevadas a cabo por Los Dueños de la Argentina edición 2017, me sobrepasa, me angustia, deprime y me infunde temor.

Durante años consideré a Mauricio Macri, un incapaz (de hecho y de derecho) pero debo confesar que me equivoqué al pensar tan sólo eso. Es megalómano, sádico, cínico, sin luces para captar la realidad, necio y carente de sentimientos ante el dolor, desventuras, y desPROvisto de lucidez para su ¿gestión de gobierno?

Disolución de organismos; de planes; gravosos nombramientos en puestos de nombres extravagantes y ridículos; represiones; falsas declaraciones de bienestares futuros con presentes insostenibles; acosos incesantes a CFK y todo lo que huela a ella; pases de bloques, partidos o lo que fuere; un ex ministro al que le enseñaron a volar y ahora pretende seguir el vuelo; “alguien” que, después de tres años sin ser adjudicado, embolsa un pozo de 33 millones de dólares en un juego de azar y que nadie sabe qué campaña engrosará, y sigue la lista.

En unos minutos claudico y vuelvo a mis tanguitos, con la horrible presunción de no estar tan seguro que en las elecciones les vaya muy mal, porque para torcerlas cuentan con la lluvia de inversiones que ya llegaron vía deuda, la indolencia, desinformación y desinterés de millones de argentinos, y por si no fuera suficiente, obviamente recurrirán a sus impresentables ministros de seguridad, al mando de sus muy pertrechados y renovados perros de presa.

carlosgalli@yahoo.com

Mandá tu nota

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones