Deuda y complicidades

Compartir

Una verdadera invasión de jerarcas de otros países, son invitados a grandilocuentes galas de extremo lujo que la gente sólo la mira por TV.  Gastan millones en nombre de la gente, endeudándonos cada vez más. El pueblo no estaba invitado a la fiesta que igual paga, sino gentilmente “invitado”  a retirarse de la ciudad.

Sigue creciendo la deuda externa bajo las garras del PRO.

Las inversiones que vienen son PARA GANAR ELLOS, LOS INVERSORES. Son muy parecidas a saqueos, muy similares a los contratos que hizo Menem con empresas foráneas como la francesa internacional Lyonnais des Eaux que aquí se llamaba Aguas Argentinas, había sido concesionada sin competencia, de manera compulsiva, en áreas monopólicas de concesión, con clientela cautiva y se llevaba la plata recaudada para las inversiones en cloacas y plantas de tratamiento como si fueran ganancias…

Para eso son las inversiones, los préstamos, las cooperaciones. Y cuentan con la complicidad del gobierno, que compra barcos o armamentos en otros países en vez de fabricarlos con nuestros medios y desarrollarnos.

Una verdadera invasión de jerarcas de otros países, son invitados a grandilocuentes galas de extremo lujo que no puede disfrutar aquí la gente: la mira por TV. Comen como si todo eso fuera algo que el pueblo con algarabía desease o pudiese compartir con ellos, mientras son los aprovechados ricachones quienes lo hacen con plata que no es de ellos, sino de la gente, y gastan millones en su nombre, endeudándonos más. Se realiza esta reunión con gastos millonarios que no se controlan, que se descontrolan.

Buenos Aires está desquiciada sólo por precaución. Gendarmes, militares, policías y tanquetas en nuestra ciudad nos cuidan de eventuales desmanes. La gente no estaba invitada a la fiesta que igual paga, sino gentilmente “invitada” o conminada pero a retirarse de la ciudad.

No es una fiesta popular, y encima hay buena parte de esa gente que no entiende, que admira, que los aplaude y festeja.

El temblor telúrico teutónico travieso que excepcionalmente sucedió ese día en esta zona, es consecuencia de la reacción de nuestra por el oprobioso peso del gasto G 20 en Buenos Aires que hizo temblar la tierra.

Miles de violentas personas extrañas bien vestidas nos visitan, las que ya mostraron que están dispuestas a matar para quedarse con recursos naturales que les son ajenos. Ya se repartieron África y buena parte de Asia.

Ahora están disputándose América Latina, con epicentro en Argentina, porque Brasil que estaba presente, todavía no.

No están dispuestos a morir, por eso las millonarias estrategias con tácticas para su PROpia defensa, que pagamos todos.

Como saltar los leones fuertes, más rápidos, al cuello de una joven gacela.

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Hacé tu anotación Sin anotaciones