Dura lex sed lex

Compartir

La sociedad no debe, en nombre del combate al delito, utilizar métodos que solo provocan daños irreparables en niños. Apartarlos del camino en el que se encuentran atrapados básicamente por la miseria en la que nacen y viven, no es tarea para policías armados y amenazantes, sino para ciudadanos conscientes de la responsabilidad que se les otorga con su cargo. Dura lex, sed lex ( dura ley pero ley) pero solo para los niños y los pobres…

La violencia ejercida contra un niño debe ser la más repugnante de todas las violencias. Quien la ejerce, se denigra a sí mismo, pierde el fundamento de lo humano, diluye su condición de ciudadano. No importa las razones que pueda esgrimir, siempre se tratará de un avasallamiento de un derecho que está por sobre los demás, porque le corresponde a un ser cuyas defensas no tienen comparación posible con las de un mayor.

Pero ahí tenemos las decenas de violaciones de esos derechos realizadas por, justamente, quienes debieran servir para evitarlas. Incontables veces hemos visto, o conocido a través de los medios, de maltratos violentos hacia niños por parte de las llamadas “fuerzas de seguridad”.

Preguntarse para quién es la seguridad que dicen resguardar, sería el primer paso para descubrir las razones de esos agravios físicos y psicológicos que repetidas veces cometen estos guardianes contra el mal (¿o sería mejor “del” mal?). Investigar la psicología de esos siniestros humanoides armados, podría seguir en esto de tratar de descubrir las razones de tanta saña contra los pibes y pibas.

A poco de observar con mínimo detenimiento, veremos que las víctimas del despreciable accionar policial contra los menores de edad, se ejercen casi exclusivamente contra chicos pobres. Muy pobres. Solo por portación de color de piel o vestimenta, son sospechados de crímenes ridículos, por los cuales se los detiene con uso de armas y violencia extrema, con la cobardía propia de los perversos. Justificarán sus acciones con explicaciones que, si no fuera por lo doloroso del resultado, moverían a risa.

Solo por portación de color de piel o vestimenta, son sospechados de crímenes ridículos, por los cuales se los detiene con uso de armas y violencia extrema, con la cobardía propia de los perversos. Justificarán sus acciones con explicaciones que, si no fuera por lo doloroso del resultado, moverían a risa.

Claro que la policía no nace de un repollo. Es producto de una sociedad que, mayoritariamente, acepta la violencia como el remedio para terminar con su inseguridad. No solo la acepta, la promueve y la reivindica como la mejor solución para terminar con sus males personales. La estigmatización del diferente es su arma preferida, señalando con su dedo injurioso a quienes considera un escalón por debajo de su condición social.

Aprovechando esas bajezas deshumanizantes, y promotores de su desarrollo, las clases dominantes aprovechan esas miserias sociales como caldo de cultivo para encontrar culpables del resultado de sus propias acciones. Con su propio gobierno al mando de estas “fuerzas de inseguridad”, a la cabeza de las cuales se encuentra una persona que desconoce el más mínimo sentido de lo humano en su accionar, se genera un proceso (palabra muy significativa para esto de la violencia) que profundiza cada vez más esa famosa “grieta” que tanto decían querer cerrar.

Acompañan en estas denigraciones, los medios de comunicación, partícipes fundamentales en la “fabricación” de enemigos sociales. Desde sus pantallas mendaces nos apabullan con supuestas investigaciones de ridículos disfrazados de detectives, quienes nos indican de la peligrosidad de tales sectores sociales y de la extraordinaria acción policíaca para combatir el mal.

No se trata de ignorar la participación real de muchos niños y adolescentes en delitos. Existe, es verdad. Pero la sociedad no debe, en nombre del combate al delito, utilizar métodos que solo provocan daños irreparables en quienes no acabaron todavía de nacer a la vida social. Apartarlos del camino en el que se encuentran atrapados por imperio de razones diversas, pero básicamente por la miseria en la que nacen y viven, no es tarea para policías armados y amenazantes, sino para ciudadanos conscientes de la responsabilidad que se les otorga con su cargo.

Función que debiera ser, tal como indica la razón de su existencia, ejercer su accionar a partir de la autoridad de la Justicia, respetando siempre, con todos y todas, mayores y menores, pertenezcan a la clase que pertenezcan, los derechos consagrados por la Constitución y las Leyes. Claro que eso solo sería posible, si existiera un Poder Judicial que ejerciera su labor con honor y apego a esos derechos. Por ahora, solo parece haber (con las excepciones del caso) un rejunte de pretenciosos descendientes de oligarcas, consagrados al resguardo de los intereses de los poderosos, de los cuales forman parte indisoluble. Dura lex, sed lex. Pero solo para los niños y los pobres…

Mandá tu nota

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 20/09/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto