El extorsionador serial

Compartir

En las últimas horas quedó al descubierto el mecanismo con el que opera el fiscal Stornelli. Videos, fotos, audios son las pruebas que lo comprometen, y no indicios como los que él recolecta y que a base de amenazas y extorsión obliga a empresarios a declarar lo que él quiere. No se puede explicar lo impune que son estos secuaces del poder real que apañados por los medios de comunicaciones, cometen los hechos más aberrantes y todo continua con total normalidad.

Todos sabemos lo que pasa detrás de bambalinas y es prácticamente lo que pasó siempre, pero ¿ahora no está todo más evidente? Crecí escuchando el dicho de que «Hay que meter en cana a los chorros de guantes blancos y no a los ladrones de gallinas» y ahí están, enfrente de tu cara, robándote a plena luz del día, como cualquier delincuente, entre la muchedumbre, en una vereda porteña, a la hora pico.

No se puede explicar lo impune que son estos secuaces del poder real que apañados por los medios de comunicaciones, encubriéndolos, cometen los hechos más aberrantes y todo continua con total normalidad. El 95% de los medios de comunicación, canales de tv, radios, prensa gráfica y sitios de internet son los perros guardianes de esta fuerza repulsiva que genera impotencia en aquellos que estamos a los gritos en un mar de sordera y ceguera informativa. Como un Zaratustra del siglo XXI vamos agitando nuestras verdades pero enfrente tenemos un ejército de periodistas sicarios y mercenarios dispuesto a tapar todo la realidad que nosotros captamos y que estamos prestos a compartir con aquellos desprevenidos que fueron seducidos por estas marionetas casquivanas.

Este mismo poder real, el judicial, el periodístico y gran parte de la dirigencia política, empujó aun gran grupo de la sociedad a salir a las calles a pedir justicia por otro integrante de esta calaña, como lo era el fiscal Nisman, el cual debido a su muerte todos los dedos acusadores apuntan a Cristina Fernández de Kirchner. Ahí estaban, entre ese pueblo que promediaba una edad longeva manifestándose por las avenidas al grito de «Yo soy Nisman».

Al frente de esta avanzada como primera línea se encontraban los monigotes de la justicia, hoy macrista, integrada por Piumato a la cabeza seguido por Campagnoli, Marijuan, Plee y el extorsionador serial Carlos Stornelli.

Carlos Stornelli, el mismo que en un documental de barras bravas de la TV Española interrumpe telefónicamente en medio de una entrevista que se le realizaba a «Rafa Dizeo» llamándolo a su móvil personal. El mismo fiscal fue jefe de seguridad de Boca bajo el mandato de Mauricio Macri. No hace falta decir que tiene una estrecha relación con el actual presidente de la Nación.

En medio de su embestida desestabilizadora, buscando debilitar el gobierno de Cristina Kirchner, todos estos paladines de la República fueron recibidos como rockstars entre el público, eran próceres de la patria, venían a salvar la Argentina, claro que estas personas lejos estaban de saber quienes son realmente estos fiscales, los mulos de los que quieren la vieja Argentina, ese país de unos pocos donde solo lo manejan un puñado de familias de la histórica aristocracia nacional. Hoy a ese sector del pueblo se les están cayendo las vendas de los ojos, hoy reina la confusión entre quienes son los buenos y quiénes los malos, no quisiera ser alguno de ellos cuando se enteren realmente a quienes estaban defendiendo.

En las últimas horas quedó al descubierto el mecanismo con el que opera el fiscal Stornelli. Videos, fotos, audios son las pruebas que lo comprometen, y hablo de pruebas y no de indicios como los que él recolecta y que a base de amenazas y extorsión obliga a empresarios a declarar contra Cristina Kirchner. Acá no hay fotocopias de nada, no hay algo que «podría ser» aca tenemos cosas que «son». Pero otra vez salieron los medios a blindar mediáticamente todas estas acciones ilícitas. Clarín, La Nación ni se enteraron de lo que pasó. No hay nada en sus diarios lo que provoca que sus lectores no estén enterados del tema y que lo poco que saben de oído se lo atribuyen a una maniobra del kirchnerismo para «embarrar la cancha» como lo dijo el mismo Stornelli en entrevista telefónica con una María o´Donnell que optó por desviarse del tema y hablar de otra cosa.

Ya no se puede tapar más, los que realmente quieren informarse se están «avivando» y los que ya lo sospechábamos buscamos por la vía que sea poder hacer visible estos hechos. Los que están constantemente revolviendo en la basura del kirchnerismo no pueden encontrar nada, y para preocupación, cuanto más tiempo requisas sin resultados satisfactorio más se les pasa el tiempo y sus manejos turbios comienzan a aparecer de a poco.

Los que defendían las instituciones, mejor dicho, los que integran estas instituciones son los que más les están haciendo daño. Nunca fueron de buena madera, nunca hicieron algo para el bien colectivo, siempre trabajo para su amo. Por eso no hay que dejar que nadie piense por vos, que no te escriban el diario que querés leer, que no te hagan el programa que querés escuchar. Si nosotros mismos no somos capaces de difundir, sin miedo, todo el daño que se le está haciendo al pueblo Argentino ningún medio de comunicación lo hará por nosotros, recuerden que ellos viven de la política y la política subsiste gracias a los medios de comunicación y siguiendo las palabras de Rodolfo Walsh, y aclaro que lo hago siendo conscientes de las distancia que me separan de él, no puedo sacar de mi la idea misma de «Sin la esperanza de ser escuchado, con la certeza de ser perseguido, pero fiel al compromiso que asumí hace mucho tiempo de dar testimonio en momentos difíciles.»

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 21/09/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto