El precio del odio

Compartir

¿Podés votar por odio? ¿Podés hacer un voto clasista porque sentís que así te diferenciás de “los de abajo”? Sí… claro que podés. Pero lo que no podés hacer (porque marcaría una deficiencia inocultable en tu formación ciudadana) es votar sin reconocer y asumir plenamente las consecuencias. Porque el voto también tiene su precio.

El neoliberalismo es la expresión política, económica y cultural del capitalismo concentrado. Diseña un modelo de acumulación que inexorablemente lleva a la concentración de la riqueza en pocas manos. Para concentrar la riqueza es necesario sacar a muchos para darles a pocos. Seguramente estarás al tanto que en Argentina aumentó la pobreza, la indigencia, cerraron industrias y, en consecuencia, aumentó el desempleo.

También sabrás que la deuda que tenemos en la actualidad compromete el 95 por ciento de nuestro PBI. Esto no ha redundado en mayor inversión sino que ha servido para alimentar la especulación financiera y la fuga de capitales. En la era Macri se fugaron al exterior 73 mil millones de dólares que, dicho sea de paso, pagamos todos con mayores recortes en el presupuesto y en los salarios. La crisis se siente, se ve… no es necesario que lo aclaremos mucho más.

Votar a Macri, por las razones que sea, es votar un proceso que ni de lejos está concluido. Es posible, en Argentina, seguir concentrando aún más la riqueza. No serán los pobres y las clases más bajas las víctimas. A ellos, a esta altura, sólo es posible sacarles migajas. Y siempre habrá Planes Sociales (como ahora) para tratar de evitar estallidos sociales furiosos. En el segundo gobierno irán por vos, digno exponente de las clases medias.

Irán por esos recursos que aún te permiten mantener una propiedad, pagar las expensas, tener un auto, calefaccionarte en invierno y tener agua caliente… Irán por tu Prepaga, por el colegio de tus hijos y el futuro de tus nietos; por las salidas y la recreación; por los libros, el cable y las (ahora) modestas vacaciones. Irán también por tus derechos, esos que usás casi sin darte cuenta pero que te protegen contra el despido; esos que te reconocen la antigüedad en el salario y el acceso a una jubilación digna. Porque estamos metidos en un modelo al que le queda mucha tela por cortar (o muchos bolsillos por esquilmar, que vendría a ser lo mismo…).

Si votás con odio deberás saber que lo incompatible con el neoliberalismo no son los pobres: son las clases medias. La dualidad social que termina diseñando no admite un tercero en discordia. Pocos ricos y muchos pobres: no hay espacio para nadie más. Lo asombroso es que ya lo padecimos en la Dictadura y en los ´90 y, a pesar de ello, aquí estamos otra vez. Supongo que nunca está de más refrescar la memoria, y menos ahora que hay tanto futuro en juego.

Este balance hacía de las políticas neoliberales Susana Torrado en 1998: “La Argentina del ajuste perdió preciosos atributos que se consideran indispensables para construir una sociedad moderna y para consolidar la democracia. Entre otros: una amplia clase media que ayudaba a metabolizar el conflicto social; vastos sectores obreros con inserción laboral estable y niveles de vida modestos pero dignos; altísimos flujos de movilidad ascendente que permitían transitar la vida en términos de un proyecto.” (Torrado, Susana: “La cuestión social”. En “Quince años de democracia. Ensayos sobre la nueva República”. Buenos Aires. Editorial Tesis – Norma. 1998)

Si después de leer esto pensás que formo parte de la “campaña del miedo”, allá vos… Finalmente es tu derecho. Pero cuando todo esto te ocurra, cuando hayas perdido hasta lo que no creías que tenías, sólo espero dos cosas: que encuentres consuelo pensando que lo que pagaste por lo que recibiste fue un precio justo y que no te olvides que te avisé…

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 15/10/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto