El PRO-supuesto

Compartir

Parafraseando al “insigne” ministro menemista Roberto Dromi, cuya más famosa frase fue aquello de “nada de lo que deba ser estatal, permanecerá en manos del Estado”, los votantes del presupuesto del FMI para el 2019 podrían expresar que “nada de lo que sea de interes nacional, será decidido por la Nación”. Y así se ha dispuesto por la mayoría de diputados que levantaron sus manos, prestas siempre a acompañar el deshaucio de la República, la destrucción de su posibilidad de desarrollo y el desprecio a las necesidades populares.

Hasta realizan discursos “opositores” a lo que después votan en nombre de eso que denominan “gobernabilidad”, especie de carta blanca que ponen sobre la mesa de sus socios, esa banda de excecrables personajes de historietas de horror que se apoderaron del Estado para condenar a la Nación a su muerte y desguace.

Mientras adentro del recinto de las vanidades legislativas se sucedían el cinismo y la mediocridad, en las calles funcionaba a la perfección el “plan maestro” de la ministra robocop, con la repetida historia de “los violentos” manifestantes, miembros evidentes de las propias fuerzas de (in)seguridad, que repetían el esquema de otros hechos similares, para justificar los balazos, los gases, los palos y las detenciones ilegales.

Los medios cómplices solo mostrarían, como es de costumbre, a los tirapiedras enmascarados, símbolos plantados de los “populistas violentos”. La falta de una organización unitaria de los manifestantes también colabora con el final previsible a estos actos premeditados de desarme de las luchas pacíficas del Pueblo. Lo cual no es óbice para sentir que fueron ellos, los que estuvieron allí y pusieron el cuerpo, los que intentaron marcar un límite que no se pudo sostener por la traición de los legisladores genuflexos.

No faltaron los cobardes abstencionistas, raza de ridículos engreidos de poderes cedidos por sus votantes para otras actitudes menos patéticas. Menos faltaron todavía las referencias a la herencia recibida, caballito gastado pero que aún sigue ganando batallas en las mentes deformadas de quienes piensan con las pantallas, antes que con sus neuronas.

El resultado previsible en el siguiente paso parlamentario, en ese nido de la traición mayor del Senado, hace necesario pensar en algo más que simples discursos opositores, aún con la importancia que estos pudieran tener para ordenar las ideas. Se torna imprescindible la concreción de una estrategia unitaria de los honorables, de los que mantienen sus convicciones y defienden a sus representados con autenticidad, para hacer posible y probable el triunfo en todos los terrenos sobre este enemigo despiadado y vendepatria.

Las manos ya fueron levantadas y las justificaciones expresadas. Las razones esgrimidas son tan pobres como la población que los observa. La “ancha avenida” se les está estrechando, convertida ya en un sendero que intentan transitar a base de mentiras odiosas y patetismos diversos, alentados por las prebendas miserables de los verdaderos dueños del poder y las acciones antinacionales.

Todavía les quedan balas a los asesinos de esperanzas. Les sobran perdigones a sus medios amigos y no se acabaron todavía la reserva de bombas de humo que distraigan a las mayorías, para darle continuidad a esta perversión con forma de gobierno electo. Queda poco tiempo para ver la entrega final de la Patria al amo imperial y sus acólitos locales. Y queda un solo camino honesto para recorrer urgente, sumando esfuerzos dispersos y postergando miserias personales. Para lograrlo, también se cuenta con la base de la dignidad de 103 voluntades legislativas que no cedieron ideales.
Para empezar, no está nada mal.

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 16/09/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto