El Reino del revés

Compartir

Vamos a ver como es, el Reino del Revés… Por el año ’65, la gigantesca María Elena Walsh, dueña de una pluma fina, mordaz y soberanamente alegórica, paría una canción teóricamente para niños pero que, en realidad, describía con anticipación sucesos aplicables a nuestra época. «Me dijeron que nadie baila con los pies, que un ladrón es vigilante y otro es juez.»

Vamos a ver como es, el Reino del Revés… Corría el año 1965, el gobierno del Dr. Arturo Illía decaía y, exactamente un año después, otro de los tantos generalotes trasnochados conque contó nuestra historia – Juan Carlos Onganía– le asestaba un nuevo golpe a un país que aún no había restañado sus heridas luego de la revolución fusiladora y un par de híbridos constitucionales (con proscripciones incluidas).

La gigantesca María Elena Walsh, dueña de una pluma fina, mordaz y soberanamente alegórica, paría una canción teóricamente para niños pero que, en realidad, describía con anticipación sucesos aplicables a muchos períodos políticos posteriores.

Me dijeron que.. los gatos no hacen miau y dicen yes porque estudian mucho inglés”..En realidad, para poder ser adaptado a nuestra realidad actual, el párrafo debiera ser modificado sustancialmente (una herejía de mi parte) pero bueno, de alguna forma hay que introducir la figura del gato en nuestro ominoso presente, indicando que no hace miau puesto que, si no captamos su labia humana, menos comprenderíamos sus guturales maullidos. Aparte (perdón María Elena), no HA estudiado suficiente inglés pero sí el necesario para decir YES a la entrega de Malvinas, al saqueo en beneficio de su banda, a las demandas de los ruralistas, las mineras, las…

Me dijeron que… nadie baila con los pies, que un ladrón es vigilante y otro es juez…” Dentro de esta corporación macrista ilícita que la mitad más uno del país instaló inconscientemente, tampoco utilizan los pies, y menos un par de ellos, sino más bien no le dan interrupción a sus manos, compenetradas en la tarea de crear y refrendar resoluciones contrarias al bienestar del pueblo, lavar millones de dólares con sus fugas al exterior o –figuradamente-, robarse hasta las lamparitas de sus despachos. Con respecto al segundo párrafo, la autora, a ciencia cierta tuvo la perspectiva de corporizar en el multiPROencausado Claudio Bonadío la imagen descripta pero omitió agregar la figura de los fiscales, tal vez porque en esos tiempos no tenían la relevancia e impudicia actual, como pueden ser Moldes, Marijuán, el insurrecto Carlos Stornelli, eran más admirables como F. Delgado, o no se suicidaban indecorosamente.

Me dijeron que…usan barba los bebés y que un año dura un mes…” Durante los últimos tramos de la campaña de MM, (y después) fueron muchos los integrantes del futuro elenco que cambiaron sus aspectos capilares, ya sea quitando o agregando pilosidades a fin de pasar un tanto desapercibidos pero, los que tenemos memoria y militancia, jamás vamos a dejar de registrar a –por ejemplo- Carlos Melconian, uno de los estafadores más grandes que haya conocido nuestro país, (luego) entronizado como presidente en el Banco de la Nación a pesar de sus múltiples causas judiciales, o Marcos Peña, o Rogelio Frigerio.
En relación al verso siguiente, cuánto hicimos en agosto para ver convertida en real tal quimera, regocijarnos en pocos días más ratificando el rumbo y posteriormente, el 10 de diciembre, (aunque debiéramos exigir la transferencia del gobierno en forma inmediata), el desembarazarnos de un tipo del cual preferiríamos que mantenga la boca cerrada pareciendo un estúpido, a que la abra y nos lo confirme.

Me dijeron que… un señor llamado Andrés… que si miras no lo ves…” En diciembre de 2003, al declarar la quiebra del Correo Argentino, el juez Javier Dubois, le prohibió a Andrés Ibarra salir del país por siete meses, al ser causante del despido de 3000 trabajadores y de participar en la deuda que dejó Sideco (Franco Macri) por 659 mdd. En su paso por B. Juniors, fue representante de las negociaciones con la barrabrava y, coronando, gestionó la contratación del espía Ciro James. Este es el Andrés que no ves (tal vez ni lo conozcas) pero que está presente en la vida de miles de argentinos víctimas de sus destituciones como Ministro de Modernización, lo que obstó para que designara en RTA a la señora María Carla Piccolomini (su segunda consorte) con un sueldo astronómico, cargo que dejó para asumir como diputada nacional en 2017. Otro tanto hicieron Pablo Avelluto (Cultura) con su novia (actual esposa) Carolina Azzi, famosa por el vídeo donde se la ve cargar material estatal, o Federico Sturzenegger con su esposa, María J. Roulliet en el Fondo Nacional de las Artes, o Gabriela Michetti quien luego de arrojar a la calle a 2000 trabajadores del Senado ubicó a su prima o el “milico” Oscar Aguad, quien colocó en 2015 a su yerno Rodrigo de Loredo al frente de la empresa estatal AR-SAT, cargo al que renunció en 2018.

Me dijeron que…una araña y un ciempiés… van montados al palacio del marqués en caballos de ajedrez…” Es harto evidente que, para lograr enmarañar al 51 y pico por ciento de la población en sus redes, debieron utilizar los oficios de miles de arácnidos tejiendo febrilmente, reforzados por ciempiés humanos que, a pesar de la barbarie de sus promesas, se convirtieron en reproductores de sus embustes. Resta expresar, luego de este ligero repaso por El Reino del Revés, que no será precisamente montando lentos caballos de ajedrez cómo va a partir más temprano que tarde esta banda delictiva que ha caído sobre nosotros. En esta época existen novísimos, ágiles y confortables helicópteros que si bien no los dejarán precisamente en la casa del marqués, los pueden acercar -según sea el caso- a su afectiva y venerada Embajada o a alguna celda menos confortable de Marcos Paz o Ezeiza.

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 15/10/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto