¿Estado de Derecho? No creo

Compartir

No creo que a “ellos” les interese la anhelada “República”, tan pregonada por Elisa Carrió y repetida hasta el hartazgo por los actores -de reparto- que validan las decisiones del Círculo Rojo en la Casa Rosada.  Es más, creo que desean con ansias impugnar para siempre el populismo nacional, ese proceso reivindicador de derechos, que hemos practicado con mucha alegría y orgullo durante la última década para ampliar la gama de derechos sociales. Porque -aunque aun en el siniestro caso de que todo este circo fuera una mentira- parece que han decidido que esta batalla es de venganza contra nosotros. Vaya a saber por qué.

No creo que a “ellos” les interese la anhelada “República”, tan pregonada por Elisa Carrió y repetida hasta el hartazgo por los actores -de reparto- que validan las decisiones del Círculo Rojo en la Casa Rosada. No creo que a “ellos” les avergüence recibir, de vez en cuando, una que otra dosis moralmente tranquilizadora por parte de esos grupos dominantes para autojustificarse, en esta “alergia a la corrupción de un solo lado de la grieta”.

Es más, creo que desean con ansias impugnar para siempre el populismo nacional, ese proceso reivindicador de derechos, que hemos practicado con mucha alegría y orgullo durante la última década para ampliar la gama de derechos sociales. Porque -aunque aun en el siniestro caso de que todo este circo fuera una mentira- parece que han decidido que esta batalla es de venganza contra nosotros. Vaya a saber por qué.

¿Ustedes creen que les pueden importar los principios republicanos? ¿Creen que les interesa la defensa en juicio, el debido proceso o las mínimas garantías constitucionales del sistema penal argentino? ¿Creen que les importa el respeto a la dignidad del ser humano, la libertad en plano de igualdad o la ley de reserva?

¿Creen que “ellos”, los odiadores de turno, pueden diferenciar una prisión preventiva de una sentencia condenatoria firme? Y si pueden hacerlo, ¿creen que estén interesados en que se cumpla la ley que tanto pregonan en su “new republic”?

¿Creen que pueden diferenciar la corrupción estatal de la empresaria? ¿Creen que les importa tener algún empresario preso por coimero? Creo que no saben ni les interesa. Lo que sí creo, es que solo quieren creer lo que les dicen que crean los intelectuales orgánicos del bloque dominante. Los que solo les enseñaron a odiar.

Sinceramente, no creo muchachxs.

No creo que les interese luchar contra la corrupción cuando han votado a Maurizio Macri -un presidente procesado y condenado, con más de 200 causas en curso- que chupó del Estado desde que nació. No creo que les interese luchar contra la corrupción cuando tienen a “su” mejor equipo de los últimos 50 años metido en todos los curros con el Estado, con incluso medio centenar de imputados por delitos económicos graves en perjuicio del Estado, en este primer tramo de gobierno.

El totalitarismo en democracia

No creo que quieran aceptar que para “terminar con la corrupción” han votado a un contrabandista, lavador y fugador de guita, que ha paseado toda su fortuna por los paraísos fiscales de Panamá y Bahamas para evadir a ese mismísimo Estado que ellos dicen querer y defender hasta la locura. No creo que estén interesados en debatir la corrupción macrista en los casos “Correo”, “Avianca”, “Autopistas”, entre tantos otros.

No creo que les interese reconocer que celebran una mafia que intentó meter a dos jueces por la ventana en la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Tampoco creo que les interese reconocer la estafa del slogan “pobreza cero”, la “lucha contra el narcotráfico” o la incumplida premisa de “unir a los argentinos”.

No creo que les gusten los tarifazos, la feroz devaluación o que sean concientes de la pérdida de derechos laborales que se avecina. No creo que reconozcan que se comieron el verso de la eliminación de ganancias, que les duela la quita de remedios a los jubilados o la supresión de las pensiones a los discapacitados. También han visto que en cierta forma han disfrutado el duro apaleo a los docentes y no han tenido pereza en denigrar a Santiago Maldonado, convalidando un estado de permanente represión.

También creo, permítanme decirles compañerxs, que “ellos”, los odiadores de siempre, van a simular esta pseudoeuforia hasta que no puedan más de hambre y sus derechos se hayan escurrido por la “canaleta de la bicicleta financiera” y el sueño caprichoso de un puñado de mutinacionales y otro tanto de empresarios egoístas que solo acercan sus sucios trajes cuando quieren saquear el país bajo pretexto de “insertarse en el mundo”. Allí nos vendrán a buscar a nosotros, los populistas, para que hagamos realidad ese “todos juntos”, como en 2001.

En este “proceso de reorganización laboral, sindical, previsional y tributaria”, simplemente creo que el odio los puede más. Creo que solo queda luchar y resistir. Es un día de bronca, pero creo que ya vendrán tiempos mejores, seguramente los mejores.

Hoy no se termina nada. Aquí empieza todo.

Mandá tu nota

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones


NuestrasVoces.com.ar 2017 - Todos los derechos reservados - Contacto