La patria del campo

Compartir

En estos cuatro años fuimos testigos de las políticas que el neoliberalismo aplica en estas latitudes del conosur. No solo se presentan en reformas de gestión, sino, como en Bolivia, mediante un tradicional golpe de Estado de “manual” propio de una época setentista. Hoy un gobierno progresista está llegando y a partir del 10 de diciembre será quien tome las riendas de la Argentina, en consecuencia, sectores de la derecha terrateniente ya comienzan junto con grandes medios de comunicaciones a agitar los fantasmas de aquel 2008 con la famosa “125”.

Al encontrarnos con un gobierno popular hay sectores que no se encuentran conformes con ciertas políticas, la justa distribución de la riqueza es una de ellas que a través de la historia no fue vista con buenos ojos por la burguesía hacendada argentina. A consecuencia de esto sectores de la derecha terrateniente se pronunciaron por redes sociales con publicaciones y spots propagandísticos que están dispuestos a parar como en aquellos días previos al “no positivo” de Julio Cobos.

Un grupo autodenominado “Guardianes de la República” amenaza desde el campo al próximo gobierno; el propio sector que vimos como tiraban la leche al costado de las rutas hoy amaga con volver a las medidas de fuerza si le quitan los privilegios otorgados por la administración macrista. Es de larga data sus maniobras de especulación, tanto con el dólar, así también con el acopio de granos, vender en el mercado interno al mismo valor que lo hacen en sus exportaciones sin restricciones, forzando a la economía a sobreponerse a las políticas de gestión de una nación, y sobre todo, no tener en cuenta que sus precios son en dolares y nuestros sueldos en pesos.

Retrocediendo en el tiempo cabe aclarar que este sistema económico fue denominado “modelo agro-exportador” donde básicamente lo que provocaba era expandir la industria Inglesa, industrializar Europa, obtener ganancias con el valor agregado del producto y que Argentina, junto a otros países de la región estén obligados a venderles la materia prima. España ya no daba órdenes en territorio del Río de la Plata, ahora lo hacía Gran Bretaña pero adueñándose de nuestras economías con la ayuda de los políticos, como la actual dirigencia neoliberal, que gobierna nuestro país y el resto de casi toda Latinoamérica. Parafraseando a Jauretche “Si malo es el gringo que nos compra, peor es el criollo que nos vende”.

Si queremos industrializar la Argentina ¿hay que estar peleado con el agro? Claro que no, pero tampoco se debe permitir que este sector concentre las riquezas. Hace unos días Pepe Mujica le aconsejó a A. Fernandez:”No te pelees con la pampa húmeda”. Lo que hay que tener en cuenta es descartar el concepto de “pelea” la idea de campo vs. industria; esto no es una lucha, sino, que todo lo contrario, es un trabajo en conjunto, de todas formas hay que mantenerse atentos ya que los medios de comunicación son ese brazo armado que ataca como partido político y se defiende con la libertad de prensa. La Nacion, Clarin, terratenientes y legendarios socios de los productores agropecuarios que libremente lo podemos comprobar cada vez que se dan las exposiciones ganaderas y de chacras en la región pampeana. La parte mediática es la que contamina y no permite un pensamiento crítico en las gente de a pié, el que fomenta la grieta y nos plantea una mirada polarizada.

Para los grandes monopolios mediáticos es de gran regocijo estigmatizar a los maestros o jubilados en el momento que se activan en paros y movilizaciones por que les son vulnerados sus derechos, pero cuando el campo corta rutas, y ya fuimos testigos, es “porque defienden la patria” insistiendo en esa descripción romántica del campesino donde el puestero no tiene feriados y trabaja de sol a sol. Justamente ese sector no es el que bloquea caminos, los que lo hacen sos sus patrones que en el mejor de los casos le puede llegar a pagar aportes patronales. Los mismos que integran la sociedad rural son los que durante el siglo XX fueron a golpear la puerta de los cuarteles buscando desestabilizar los procesos democráticos argentinos contando con el respaldo de los medios hegemónicos, los formadores de opinión y sentido común como objetivo, por que cuando se convierte en sentido común es cuando una ideología triunfa.

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 14/12/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto