La potz-verdad en el caso Nisman

Compartir

No, lector, no se apresure, no se trata de un error de ortografía o tipeo. Acá no nos estamos refiriendo a la “palabra del año” para The Economist, ni la que el Oxford Dictionary incorporó como “el evento donde se denotan circunstancias en que los hechos objetivos influyen menos en la formación de la opinión pública, que los llamamientos a la emoción y a la creencia personal”. Es apropiado hablar de potz-verdad, pues en lengua yiddisch potz significa pedo, y bajo la noticia que nos ocupa es posible percibir una hediondez extrema, funcional a la persecución política-judicial-mediática contra CFK que ha emprendido el gobierno de Macri.

Acá no nos estamos refiriendo a la “palabra del año” para The Economist, ni la que el Oxford Dictionary incorporó como “el evento donde se denotan circunstancias en que los hechos objetivos influyen menos en la formación de la opinión pública, que los llamamientos a la emoción y a la creencia personal”.

En la práctica, y en cristiano, no se trata de otra cosa que un rebuscado eufemismo para la acción de falsear la realidad y difundir en la sociedad información espuria que justifica una situación, decisión o medida infame de un gobierno congraciado con los “mass media”, pudiendo entenderse también como una modalidad de manipulación a través de la cual se asientan como verdades póstumas delirios de sobremesa de burgueses podridos.

Acá estamos aludiendo a la cristalización de una post-verdad que difiere levemente en su etimología, siendo absolutamente aplicable al caso Nisman, más precisamente a la reapertura de la denuncia del fiscal suicida contra la ex presidente Cristina Fernández por encubrimiento y traición a la patria respecto del atentado a la AMIA acaecido en julio de 1994.

Y es apropiado hablar de potz-verdad, pues en lengua yiddisch potz significa pedo, y bajo la noticia que nos ocupa es posible percibir una hediondez extrema, funcional a la persecución política-judicial-mediática contra CFK que ha emprendido el gobierno de Macri, sirviendo a la vez para corroborar la suspensión del estado de derecho y las garantías constitucionales en Argentina.

No sólo porque se trata de una denuncia que ya había sido cosa juzgada en múltiples instancias judiciales (tanto por inexistencia de delito como por las pruebas en las que se basa, que son grabaciones, suposiciones y mentiras de los periodistas estrella de Cambiemos: Lanata, Majul, Laje, Leuco, todos los de América TV, Clarín, La Nación, etc.), quienes se propusieron asentar como post-verdad que Cristina no sólo es una ladrona y cabeza de una asociación ilícita, sino que mandó a matar al fiscal, que entre sus diversos oficios paralelos se destacó por ser agente de la CIA (en su filial Mossad) y un eximio lavador de dinero y evasor fiscal.

No es otro el motivo por el cual se ganó la admiración del actual presidente Mauricio Macri, campeón mundial de lavado de dinero y evasión fiscal, quien celebró en los medios esta infame reapertura. Por supuesto, la devoción del presidente por el fiscal comenzó el día que se enteró de su muerte, en enero de 2015, ya que hasta el año 2014 apenas sabía quién era Natalio Alberto Nisman, suponiendo que era un funcionario kirchnerista.

Eso no evitó que contribuyera con todo lo que pudo a transformar en héroe a semejante personaje, que a lo largo de más de diez años como cabeza de la investigación por el atentado a la AMIA sólo acató las órdenes de sus jefes estadounidense-israelíes, y con ello, engañó una y mil veces a las víctimas, al punto de ni siquiera contabilizar adecuadamente los muertos, él, que como fugador de divisas era un eximio “contador”.

Pero éste no es el único argumento para denominar como potz-verdad este caso, que seguramente recaerá en las manos de Claudio Bonadío, juez “estrella” del macrismo que también responde a la embajada estadounidense, quien va liderando la persecusión contra CFK (competencia orquestada por el gobierno dentro del Poder Judicial), y con ello se ha ganado los porotos para que también le asignen esta causa (a pesar de que en principio, para embaucar a los que todavía hoy son crédulos, creyentes en la independencia del poder judicial o la buena fe de Macri, en que es un “hombre noble”, como lo definió el papa, se la asignaron momentáneamente al juez Lijo). Para quienes quieren profundizar e ir más allá de esta abyecta potz-verdad pueden consultar el prontuario delictivo de Nisman en http://percy-francisco.blogspot.com.ar/2015/10/confirmado-alberto-nisman-era-un-agente.html. El del mismo Bonadío en http://kontrainfo.com/?p=1183, y la larga cadena de actos delictivos cometidos por el actual presidente en http://www.nuestrasvoces.com.ar/coleccion-macri/prontuario-del-presidente/. Nosotros,  no vamos a abundar en la descripción de la calaña de estos aficionados al delito de cuello blanco.

Y es que los periodistas de los mencionados medios –o formadores de opinión o mercenarios, como se los quiera considerar-, van anunciando y construyendo los hechos antes de que sucedan, en esta ocasión, van anunciando una potz-verdad afín a sus intereses, cuyo propósito más que meter presa a Cristina, es proscribirla para que no pueda competir en las próximas elecciones.

Así, acertaron todas las fechas de procesamiento y las disposiciones de los jueces en este terreno, e incluso, hay claras evidencias de que en algunos casos hasta les redactan los fallos y sentencias, por supuesto, haciendo vulgares “copy and paste” de Internet. Esto le da mayor envergadura a la fetidez del caso.

Pero hay más razones y motivos para creer que estamos ante una auténtica potz-verdad, pues el conocedor del yiddisch, sabe que el término potz también se utiliza para denominar a las personas pelotudas, y no sólo hay sobradas muestras de pelotudez en la denuncia de Nisman (que los lectores interesados en conocer la verdad, y salir de la potz-verdad pueden consultar (1) ) sino que en los argumentos y declaraciones de los voceros del gobierno, de sus cancerberos massistas y de los repetitivos energúmenos que alientan el linchamiento mediático y político de Cristina, se plasma la combinación perfecta de pelotudez y hediondez, dando a luz a la primera potz-verdad de la historia argentina.

(1) https://www.pagina12.com.ar/fotos/20150121/notas/denuncia-nisman.pdf

Mandá tu nota

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones


NuestrasVoces.com.ar 2017 - Todos los derechos reservados - Contacto