La sucesora

Compartir

Hay un viejo axioma que dice que “detrás de un gran hombre, hay una gran mujer”. Dejando de lado el sentido machista de la frase, también se podría especular con que “detrás de un mal hombre, hay una mala mujer”. Ese parece ser el destino preparado por el poder para Vidal, la gobernadora bonaerense, escondida tras la falsedad de una sonrisa que pretende tapar su verdadera cara, ubicada inmediatamente atrás como reserva sucesoria del inepto presidente que la sociedad supo conseguir.

Ahí está María Eugenia Vidal, agazapada, lista para comenzar a ejercer su “liderazgo” cuando se necesite la renovación de caras al frente de la oferta electoral. Es el peligro mayor que tiene la sociedad, tan proclive a aceptar “cambios” que nada cambian, con tal de sostener odios que ni su origen comprenden. Es la linea sucesoria del saltimbanqui de la verba vacía y la firma urgente de decretos antipopulares, tarifazos y otras desgracias, impuestas ahora con mayor saña por el “alter ego” de los neoliberales: el FMI.

Ella misma aplica con rigor todavía mayor las políticas excluyentes y retrógradas en la Provincia de Buenos Aires. Es ella que habla de la inutilidad de la educación para los pobres porque, se sabe, los pobres no pueden ni deben dejar de serlos. Es quien cierra escuelas rurales y niega aumentos a los maestros en nombre del paradigmático “ajuste”, objetivo único de la existencia de este (des)gobierno. Es la que habla de corrupciones ajenas olvidando las propias, ahora destapadas por los manejos sucios con sus propios votantes y candidatos de menor rango, donantes involuntarios de campañas tan oscuras como tapadas.

Se la ve, cada tanto, inaugurando obras ya inauguradas, o recorriendo los barrios de los martirizados por sus políticas. Pero se la siente mucho más cuando no abre hospitales listos para trabajar, cuando cierra o desabastece al resto, cuando ignora la pauperización creciente del conurbano. O cuando expone ante auditorios de su misma condición perversa, creídos dueños de una sociedad que no atina a reaccionar ante semejante bestialidad discursiva.

Protegida de los medios que todo lo deciden, su figura es presentada como “distinta” a sus socios en esta “empresa” llamada “Argentina S.A.”, donde han recalado los gerentes de todas las corporaciones que manejan ahora el Estado para transformarlo en instrumento de dominación perpetua. Esta “angelical” mujer de cinismo sin par y maldad insolente, se prepara para convertirse en barrera de contención de la incipiente rebelión popular, con la oculta complacencia de los eternos traidores disfrazados de opositores.

Cierran escuelas en Río Negro, ¿vieron? ¡Vidal hace escuela!

Alimentada del mismo desprecio de clase que cada uno de los miembros de esta caterba de gorilas camuflados que se han apropiado de nuestras vidas, pretenderá ahora convertirse en la candidata del “cambio positivo” o del “cambio posible”, de los tantos que trocaron en torturantes medidas antisociales, dejando solo cenizas de lo que era la esperanza de los imbéciles y distraídos votantes de la fobia antipopular.

Si ella o cualquiera de similares vilezas triunfara en sus ambiciones, el pozo de miserias que han abierto hasta ahora se transformaría en el agujero negro donde todo signo de soberanía, independencia y justicia desaparecería. Sería el final absoluto de las bases para ser Nación, anticipo de un destino al que se llega cuando los pueblos olvidan sus pasados y desprecian sus propias capacidades, resignando el futuro ante un Poder que está obligado, históricamente, a conquistar. Y, con él, su libertad.

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Hacé tu anotación Sin anotaciones