La verdad se encamina a derrotar a la mentira…

Compartir

Cual imperio bombardeado la derecha mundial se reorganizó, volvió a apuntar sus cañones a Latinoamérica y logró, casi en una “guerra relámpago”, barrer en pocos años con muchos de los gobiernos nacionales, populares, progresistas y Revolucionarios que afloraron en nuestra Latinoamérica tan sufrida, mancillada, humillada y traicionada durante siglos. Sin embargo, el espíritu de lucha y resistencia parece surgir de la Pacha misma, de nuestra tierra y del corazón de nuestro Pueblo, y el sueño de la Patria Grande volvió a sorprender al mundo con los albores del nuevo siglo.

“Este mundo occidental que para mayor escarnio de la verdad, se le ha llamado “mundo libre”, es solo un cúmulo de simulaciones inexistentes, donde, la libertad que debía caracterizarlo se ha convertido en un sofisma insoportable”. J. D. Perón.

El patio trasero, como nos llaman los sajones del norte, se rebeló. Una vez mas quizo ser Libre y Unirse; con la Unasur, con la Celac, articulando, integrando. “Insurgen los Pueblos” decía Chávez en la ONU en esos años cargados de sueños y esperanzas. Pero el contraataque del imperio, apoyado siempre en las oligarquías “nativas” apátridas, símbolos inequívocos de la traición, fue feroz, certero; y a la vez viciado del típico error de los que nunca se sacrificaron, de los que no trabajaron nunca porque todo lo tuvieron siempre. El contraataque de la derecha fue profundamente revanchista, de clase, lleno de odio por los Pueblos, que tuvieron la osadía de consumir. ¿Podemos discutir que la vida es mucho más que el consumismo? Sí claro, pero con la panza llena discutiendo todos y todas es mejor. Peronismo le decimos en la Argentina.

Ese odio de clase en un mundo con una globalización que si bien contamina, también informa, no es tan fácil de sostener con falacias y mentiras. La organización popular y colectiva también empieza a incursionar en las redes, en lo virtual que también es social. Sumado a la militancia, a la charla de a pie, al patriota que la sufre, la pelea y discute (como discutimos pasionales los argentinos) nos dio un poder sorprendente. El capitalismo aparentemente triunfante en las últimas décadas, vuelve a ser cuestionado gracias al actuar de una derecha que gobernando mostró sus miserias, egoísmos y mezquindades clarificando la realidad que pregonan entre tanto ocultamiento del sistema individualista. La exclusión veloz, artera de miles de compatriotas acá, en Brasil, en Ecuador, no hace más que contribuir a desmitificar a «los populistas» que con aciertos y errores, contribuian estos sí, a la distribución de la riqueza, al fomento del mercado interno y regional. La destrucción de nuestra Patria llevó sobre todo a pensar países soberanos con decisiones propias, algo que para el imperio del norte es imperdonable y combaten en todo el planeta. Corea del Norte, China, Irán, Rusia, Venezuela, Cuba con errores y aciertos son países soberanos que no se dejan imponer las políticas que EE.UU. exporta con grado de obligatoriedad a todos los países que no tienen la dignidad de enfrentarlos.

La mentira burda y rapaz no prospera en el tiempo por estas latitudes del sur del mundo. El revanchismo tardío de las elites gobernantes les jugó en contra. Tanta vorágine por destruir derechos y reducir salarios en forma vertiginosa los mostró, una vez más, tal cual son: ricos privilegiados que solo defienden sus mezquinos intereses económicos sin sentir un ápice de dolor por el Pueblo que sufre. “Temed a la dureza del corazón de los hombres cultos” decía Mahatma Gandhi… cuestionaríamos lo de “cultos” pero apunta a los privilegiados.

Así actúa el capitalismo; antihumano, rompe valores sociales y busca individualizarnos, ocultarnos las herramientas de construcciones colectivas y solidarias, y queda una vez mas, desnudo y tal cual es ante los Pueblos, con el accionar de las derechas. Tristemente decimos que son seres sin alma, de humanistas que somos podemos decir: al menos sin alma colectiva, no tienen un sueño de Patria porque no creen en el Pueblo ni quieren al País.

Vivimos el actuar de un presidente que enojado por la derrota devaluó la moneda 25% en un día y luego pidió perdón… Dantesco. Pero dantesca también será su derrota y sobre todo nuestra victoria. La victoria que se avecina en la Argentina es la victoria de la verdad histórica contra la mentira consensuada por una historia falaz. Claro que somos Dorrego fusilado, el Patriotismo de la Confederación Argentina ante los imperios de ultramar y las montoneras federales de Felipe Varela, el Chaco y tantos otros ocultos por la historia liberal mitrista. La lucha de nuestro Pueblo incesante durante el siglo XX vuelve decidida a conquistar otro triunfo para el Pueblo. Somos Yrigoyen contra el régimen, Perón, Evita y los Descamisados contra la oligarquía, somos la resistencia poniendo caños caseros contra la proscripción, somos los 30000 que iban a cambiar el mundo y también somos los jóvenes del argentinazo del 2001 y los miles y miles que se sumaron a la militancia con Néstor y Cristina, con Chávez, con Lula, con Evo, con Fidel…

Somos todo eso y volvemos. Volvemos por los sueños, volvemos por las esperanzas y volvemos por la voluntad de un pueblo digno que no se resigna y que más pronto que tarde va a plasmar una patria justa, libre y soberana en una Latinoamérica unida.

*PERONISMO 26 DE JULIO TIGRE

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 15/10/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto