Las sirenas varadas

Compartir

Una revuelta policial se ha dado en las últimas horas en la provincia de Buenos Aires a causa de la mala situación que atraviesa el sector de las fuerzas. Nada justifica que los trabajadores cobren por debajo de la línea de pobreza. Lo que se discute es la forma de protesta.El macrismo agita la calle y ahora fogonea a la policía. La bonaerense no tiene representantes y la oposición no tiene vergüenza.

Las pascuas del ´87 fueron mucho más que una celebración católica y de tradición para abrir huevos de chocolate, algo mucho menos amistoso se había gestado que impulso a la población civil a defender la democracia. Una democracia que se había logrado legítimamente en 1983 donde claramente tenía sentido hablar de “libertad”, concepto tan bastardeado en estos últimos tiempos. Aquellos que peinan canas o que releyeron la historia Argentina se acordaran de una de las frases más emblemáticas que dejan los discursos presidenciales. Ricardo Alfonsín, luego de que Aldo Rico y parte del ejercito intentó dar un golpe de Estado nos esbozaba “Felices pascuas, la casa está en orden”.

La democracia y la seguridad interna estaba en peligro y lo primero que se consiguió fue unir fuerzas políticas porque en ese balcón no solo estaba el radicalismo, también estaba el Peronismo. Junto al entonces presidente de la nación estaba Antonio Cafiero, abuelo del actual jefe de gabinete, que por aquellos días cumplía su cargo de diputado nacional el cual dejaría en unos meses para desempeñar la función de gobernador de la provincia de Buenos Aires. Prácticas políticas que hoy no se ven por contar con una oposición que no le da la altura para nada, no sé si es peor gobernando o siendo oposición.

Una revuelta policial se ha dado en las últimas horas en la provincia de buenos Aires a causa de la mala situación que atraviesa el sector de las fuerzas. Nada justifica que los trabajadores cobren por debajo de la línea de pobreza, que tengan que comprarse su ropa de trabajo y algo que es difícil de comprender es el de un sector laboral que no cuenta con sindicato. Todo parece indicar que con el macrismo estaban de maravillas, que en nueve meses de gobierno de Alberto Fernández (siete en pandemia) se desmoronaron las conquistas que obtuvieron con el gobierno de María Eugenia Vidal.

Fue tan extraordinaria la situación, por lo visto, de bienestar que tenía la policía bonaerense que el gobernador Axel Kicillof no paso un 20% de su tiempo en el cargo que las fuerzas policiales de la provincia se lanzaron a cortar las calles con los recursos del Estado obstruyendo la circulación con las camionetas y patrulleros, de cierta forma, tomando la modalidad de aquellos que eran reprimidos por esta misma policía bajo la gestión de Guillermo Montenegro como ministro de seguridad de la provincia de Buenos Aires. Familiares de policías, efectivos retirados y agentes dados de bajas se agolparon en la residencia del gobernador con sirenas y escraches bajo diversas consignas. Un sector con bastantes problemas de ingresos, como el resto de la mayoría de la argentina, pero sin una voz oficial que los represente. La pandemia estancó “ciertos kioscos” que daban ingresos extras, parece.

Desde el gobierno ya dieron el visto de una reunión para una mejora salarial, pero la protesta no para. Se hace difícil poder cerrar en un concepto el tópico de estas protestas ya que hay mucho grito y pocos referentes. Mientras tanto los barrios siguen sin custodia policial y los vecinos con más inseguridad, fogoneado por los grandes medios de comunicaciones, alimentando el odio. Por otro lado está la oposición que no hay que ser muy avispado para intuir que postura va a tener y que seguramente no aportará nada ni al reclamo de la policía ni a la búsqueda de una solución junto al gobierno. Una oposición carente de valores y sentidos, con una total falta de consideración y de respeto no puede lograr nunca el famoso “dialogo” del que siempre habla. Ya les recordé el balcón de la Rosada en 1987 con las diferentes fuerzas políticas en unión por la democracia, ahora me pregunto, esta oposición ¿no puede hacer algo parecido?

Con todas las fuerzas bonaerenses en justo reclamo en las calles, lo que se discuten son las formas, ¿Cómo actúa la oposición? Lo que al momento hizo fue la de publicar un comunicado por redes sociales, porque parce que el 41% los votó par eso, para que sean oposición por Twitter. Sus deficiencias ya no son políticas y hasta rozan lo patológico, cuando medianamente podrían acercarse hasta las concentraciones y pedir que se siga la discusión pero con “la bonaerense adentro” como cuando querían negociar con los maestros. Seguido a esto una oposición con investidura se pondría a trabajar con el oficialismo, a discutir si es necesario, para mejorar la situación de la policía bonaerense, pero no. Demuestran una falsa importancia porque cuando esto se solucione ¿Qué va a pasar en el instante que los superiores se hagan a un costado y solo queden los policías de bajo rango que fueron obligados a protestar y utilizaron recursos del Estado para cortar calles? Se viene el sumario. Quizás cobren unas monedas mas pero prepárense para que los trasladen o los degraden de sus funciones.

A juntos por el cambio no les importa la policía, porque a fin de cuenta esto no solo es por una mejora salarial también es una cuestión ideológica, una herramienta desestabilizadora utilizada desatendiendo la orden de “arriba” de no actuar de esta manera. Ahora digo algo, cuando reprimen a laburantes, cuando mataron a Kosteki y Santillán, cuando desapareció Facundo Castro y nadie sabía dónde estaba ¿ahí si respetaron la verticalidad de las ordenes de “arriba”? ¿Vieron que no era tan difícil desatender una orden?

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 28/09/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto