Llevar el déficit hasta el Fondo

Compartir

Después de un ajuste tras otro, la solución del déficit que ahora el presidente les propone a los argentinos es acordar un préstamo con el Fondo Monetario Internacional, quien solicitará a cambio no sólo la devolución del dinero otorgado y sus intereses, sino que además ordenará recortes más severos sobre la población. Lo que deja en evidencia que el problema  no son los costos de los empleados públicos, ni los subsidios y menos el pago de jubilaciones. Sino que el problema es Macri y su persistencia en aplicar recetas que nunca dieron resultados.

Al asumir la presidencia de la Nación, Mauricio Macri señaló que el problema del déficit fiscal se debía a que el Estado gastaba demasiado en empleados públicos, entonces promovió despidos masivos en: la Unidad de Información Financiera, Fabricaciones Militares, los canales Encuentro, Paka Paka y DeporTV. También en ARSAT, el INTI y el SENASA, etc. Mientras al resto de los empleados estatales le ofreció siempre paritarias por debajo del índice inflacionario.

Luego como los números siguieron siendo negativo, Macri indicó que el problema era que el Estado subsidiaba demasiado el consumo de energía y transporte, por lo cual, autorizó cuadruplicar el precio de las tarifas de los servicios públicos, pero el déficit fiscal siguió creciendo.

De ese modo, el oficialismo descubrió que el derroche estaba en los costos de Ley de movilidad jubilatoria, entonces cambió la fórmula de actualización de haberes, y por su fuera poco, ordenó que el PAMI entregara menos medicamentos gratis a los afiliados. Sin embargo, como muchos jubilados siguieron con vidas a pesar de tener menos posibilidades de conseguir remedios, el déficit no logró reducirse.

En consecuencia, fue el turno de culpar a todos los hinchas de fútbol que seguían a sus equipos por la televisión sin pagar un centavo. De ese modo el macrismo anunció que sacaría el programa “Fútbol para Todos”, lo que permitiría ahorrar tanto, que hasta se construirían cientos de Escuelas y hospitales. Sin embargo, el déficit siguió creciendo y ningún establecimiento educativo ni de salud pudo construirse.

El FMI es el paco del país

Así después de un ajuste tras otro, la solución del déficit que ahora el presidente les propone a los argentinos es acordar un préstamo con el Fondo Monetario Internacional, quien solicitará a cambio no sólo la devolución del dinero otorgado y sus intereses, sino que además ordenará recortes más severos sobre la población. Lo que deja en evidencia que ninguna solución propuesta por el oficialismo dejó a los ciudadanos en una mejor posición, al contrario, han cargado sobre sus espaldas cada medida de un gobierno que nunca intentó superar el déficit sustituyendo exportaciones ni diversificando las exportaciones. El problema entonces no son los costos de los empleados públicos, ni los subsidios y menos el pago de jubilaciones. Sino que el problema es Macri y su persistencia en aplicar recetas que nunca dieron resultados.

Mandá tu nota

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Hacé tu anotación Sin anotaciones