Los peligros del fracking en Vaca Muerta

Compartir

No obstante los cantos de sirena histriónicamente transmitidos por el presidente Mauricio Macri en el yacimiento de Vaca Muerta, un futuro incierto y riesgoso se cierne sobre las zonas adyacentes a dicha localidad. En los últimos tiempos, se ha planteado una serie de desafíos técnicos, ambientales y políticos para lograr el autoabastecimiento energético, aspecto que presenta serias dificultades hasta el presente. Uno de ellos es la introducción de la técnica de fractura hidráulica o fracking para la obtención de hidrocarburos no convencionales (shale gas y shale oil), los cuales producirían diversos efectos nocivos en la región norpatagónica de la provincia del Neuquén, Argentina, particularmente en la formación geológica de Vaca Muerta.

No obstante los cantos de sirena histriónicamente transmitidos por el presidente Mauricio Macri en el yacimiento de Vaca Muerta, en Neuquén el día 23 de abril de 2018, un futuro incierto y riesgoso se cierne sobre las zonas adyacentes a dicha localidad. En efecto, desde la re-estatización de YPF en mayo de 2012, se ha planteado una serie de desafíos técnicos, ambientales y políticos para lograr el autoabastecimiento energético, aspecto que presenta serias dificultades hasta el presente.

Uno de ellos es la introducción de la técnica de fractura hidráulica o fracking para la obtención de hidrocarburos no convencionales (shale gas y shale oil), los cuales producirían diversos efectos nocivos en la región norpatagónica de la provincia del Neuquén, Argentina, particularmente en la formación geológica de Vaca Muerta (Proyecto Loma Campana), sobre la denominada Cuenca Neuquina.

Existen diversas posturas en torno a la evaluación de los impactos ambientales que la fractura hidráulica provoca sobre el medio ambiente y las sociedades circundantes. Los recursos hidrocarburíferos producen un considerable impacto sobre la economía de la provincia del Neuquén si se toman en cuenta los ingresos fiscales en concepto de regalías. Asimismo, la explotación de hidrocarburos ha sido una de las actividades económicas que mayor cantidad de impactos socioambientales ha provocado entre las comunidades mapuches de dicha provincia .Un total de 18 comunidades mapuches, sufren el embate de este tipo de producción extractiva. Pluspetrol-Enarsa mediante una concesión realizada en 2007 en las zonas de Zapala y Laguna Blanca en el centro de la provincia, afectan a 12 comunidades mapuches. Repsol por su parte, produjo uno de los más graves estragos ambientales en el rico yacimiento de “Loma de la Lata”. Las restantes empresas responsables de afectar el territorio mapuche han sido Apache, Total, Chevron, Fox Petrol y Piedra del Aguila.

Efectos de la técnica del fracking en la extracción de hidrocarburos no convencionales

Esta técnica ha sido objeto de diversas evaluaciones negativas. En relación con las críticas al fracking, están focalizadas en la posibilidad de que la estimulación o fractura hidráulica provoque riesgos para las fuentes de agua debido a potenciales contaminaciones. Los críticos basan sus afirmaciones en las experiencias ocurridas en Pennsylvania, EEUU, donde los impactos ambientales del fracking sobre los acuíferos fueron muy graves, al contaminar aguas subterráneas con gas metano. Además la profundidad del yacimiento de EEUU sería semejante a la de la formación Vaca Muerta. Otro aspecto criticado es la utilización de químicos contaminantes y los potenciales efectos que producirían sobre la salud de las personas y los animales. Dicha técnica utiliza alrededor de 900 productos químicos en cantidades desorbitantes. Otra crítica frecuente está relacionada con la posibilidad de generar sismicidad en las áreas afectadas por la fractura hidráulica. Sobre este problema, en estudios realizados en el Reino Unido, se comprobó que la práctica del fracking puede causar microsismos de hasta 3 grados en la escala de Richter.

En función de lo mencionado, resulta imperioso plantear algunas medidas necesarias para controlar este tipo de actividades extractivas cuyos efectos podrían ocasionar severos riesgos ambientales. Entre ellas, se debería revisar la legislación vigente y elaborar una nueva que contemple las alternativas novedosas surgidas en los últimos años. Plantear la necesidad, por parte de la población de obtener información clara y precisa sobre estos emprendimientos, y propiciar mecanismos de control efectivos, en los cuales la participación popular protagónica esté garantizada mediante procedimientos democráticos.

En este último aspecto, y en relación con las comunidades mapuches de la región, resulta imperioso instrumentar legalmente desde el Estado nacional y sus niveles provinciales, el “Protocolo de consulta previa libre e informada” que reclaman las organizaciones de los pueblos originarios de todo el país, el cual debería encuadrarse en el marco normativo establecido en el Convenio 169 de la OIT, el cual establece en su art. 7º, inc. 4: “Los gobiernos deberán tomar medidas, en cooperación con los pueblos interesados, para proteger y preservar el medio ambiente de los territorios que habitan”.

Mandá tu nota

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 16/09/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto