Ni mapuches chilenos, ni aborígenes terroristas

Compartir

En estos días, esa literatura volvió a desempolvar la antigua falacia del exterminio tehuelche por parte de los mapuches. En esa fantasía, los mapuches chilenos, personas ímprobas y malvadas, habrían exterminado a los bondadosos y pacíficos tehuelches argentinos. Y aquellos malditos, después de muchos años de instalados en territorio argento, pretenden adueñarse de las tierras ancestralmente habitadas por la familia Benetton. Así, nos encontraríamos hoy frente a un grupo terrorista mapuche decidido a fundar una república autónoma en el sur de nuestro país, según afirmó la ministra de seguridad Patricia Bullrich. Nada de este “cuentito” coincide con la realidad. Es otro intento por defender los aniquilamientos físicos y simbólicos de los pueblos originarios y por seguir tributando a los faustos intereses económicos transnacionales.

Como si la “Conquista del Desierto” (1978-1885) de este lado de la cordillera o la “Pacificación de Araucania” (1861-1883) en el lado chileno no hubiesen resultado suficientes, también existe una literatura destinada a propagar la colonización genocida iniciada hace más de quinientos años por los españoles y profundizada desde el siglo XIX por el cipayismo local.

En estos días, esa literatura volvió a desempolvar la antigua falacia del exterminio tehuelche por parte de los mapuches. En esa fantasía, los mapuches chilenos, personas ímprobas y malvadas, habrían exterminado a los bondadosos y pacíficos tehuelches argentinos. Y aquellos malditos, después de muchos años de instalados en territorio argento, pretenden adueñarse de las tierras ancestralmente habitadas por la familia Benetton. Así, nos encontraríamos hoy frente a un grupo terrorista mapuche decidido a fundar una república autónoma en el sur de nuestro país, según afirmó la ministra de seguridad Patricia Bullrich y según propalan ciertos comunicadores acostumbrados a “recontrachequear” la información.

Nada de este “cuentito” coincide con la realidad. Es otro intento por defender los aniquilamientos físicos y simbólicos de los pueblos originarios y por seguir tributando a los faustos intereses económicos transnacionales.

Hace unos meses, investigadores del CONICET nucleados en la Sección Etnología del Instituto de Ciencias Antropológicas de la Universidad de Buenos Aires, emitieron un comunicado en el que afirman desde sus investigaciones etnológicas, que “los mapuches no son araucanos de origen chileno y no exterminaron a los tehuelches”. Y afirman también que, “no son “indios chilenos, sino pueblos preexistentes. Esto significa que vivían en estos territorios antes de que existieran los Estados y que había mapuches en lo que hoy es Argentina, así como había tehuelches en lo que hoy es Chile”.

No existe ningún grupo guerrillero-aborigen que pretenda instaurar un estado autónomo en el país. Lo que sí existen, son personas y pueblos expulsados de sus tierras naturales que hoy buscan, legítimamente, recuperar lo que les pertenece.

Mandá tu nota

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones


NuestrasVoces.com.ar 2017 - Todos los derechos reservados - Contacto