Muertes, accidentes y golpes de efecto en la política argentina

Compartir

Para Federico Engels la naturaleza era el principal enemigo de la revolución social. Inundaciones, terremotos, calores insoportables. Los humanos somos seres aparentemente racionales, pero expresamente emotivos. Los dirigentes políticos, como los famosos de la televisión, los futbolistas y boxeadores que arrastran multitudes, están expuestos a los imprevistos que pueden modificar sus vidas, sus carreras y, por ende, en el caso de los políticos, nuestras propias vidas. La intención es reflexionar acerca de los hechos extemporáneos de la política.

Algunos pocos suponían que la muerte de Franco Macri movería el amperímetro político. No pasó nada. Ni una sola foto de dolor del presidente hijo del muerto. Murió un sábado a la noche, el domingo fue noticia, Mauricio volvió de sus vacaciones de carnaval sin mucho apuro, no hubo velorio y todo se preparó para que el entierro en el emblemático cementerio de los ricos, Jardín de Paz, fuera rápido, cerrado y sin fotos.

Seguramente el equipo de comunicación del presidente y sus asesores evaluaron la posibilidad de aprovechar la muerte de Franco para levantar la imagen de Mauricio tan alicaída últimamente. Los cateos acerca de aprovechar el evento dieron rápidamente negativos. La relación era mala, los testimonios de Franco hacia Mauricio eran siempre descalificativos, así como los de Mauricio acerca de su padre no eran mejores.

“No garpa”, fue la respuesta del Marketing Group Macrista. Y no se usó políticamente.

El accidente de Alfonsín

El 18 de junio de 1999 a las seis de la tarde, en el transcurso de una gira política, bajo el gobierno radical de Fernando de la Rúa, la camioneta que llevaba al expresidente Raúl Alfonsín tocó la banquina con hielo y su cuerpo salió por el limpiaparabrisas provocándole la rotura de varias costillas y severos traumas corporales. Alfonsín fue atendido en un hospital de General Roca y poco después trasladado al Hospital Italiano de Buenos Aires, en el que estuvo internado por más de 30 días. Alfonsín salvó su vida, se recuperó y poco tiempo después fue electo Senador Nacional. La imagen pública de Alfonsín, medida en las encuestas subió más de 20 puntos después del accidente. Hasta ese momento, Alfonsín estaba políticamente desahuciado.

La muerte de Carlitos Menem

Carlos Saúl Facundo Menem murió el 15 de marzo de 1995 en circunstancias en que el helicóptero Bell 206 Jet Ranger que piloteaba en compañía del corredor de autos Silvio Oltra, cayó sobre unos postes de luz de la ruta a Rosario, Santa Fe.

Carlos Saúl Menem, su padre, era presidente en ejercicio. El atentado o el accidente en que murió Carlitos Menem, aún hoy, a 24 años de su muerte, sigue en la nebulosa y el misterio. ¿Accidente o atentado? ¿Venganza? ¿Guerra de mafias?

Meses antes de las elecciones en las que Menem sería reelegido presidente de la Nación esta muerte con amplísima difusión en los medios, especialmente en la televisión y las revistas de actualidad, “garpó”. Es decir, la muerte de Carlitos manejada por los medios oficialistas aumentó las posibilidades de reelección de Carlos Saúl.

El 14 de mayo de 1995, 60 días después de la muerte de su hijo, Carlos Saúl Menem es relegido presidente de la nación. La muerte de Carlitos se produjo en plena campaña electoral. ¿Influyó positivamente la muerte de su hijo? – Las encuestas de la época dicen que sí.

La muerte de Néstor

Fue el día del censo nacional. Néstor murió el 27 de octubre de 2010. Cada argentina y argentino puede contar que estaba haciendo esa mañana cuando escuchó la noticia. ¿Era así? ¿pasaba eso?

Néstor estaba en el apogeo de su carrera política. Posiblemente hubiera sido el candidato a presidente un año después. O no. Tan bien iban las cosas que podría ser la reelección de Cristina y después nuevamente Néstor, dos períodos hasta el 2019 y después Cristina…

La muerte de Néstor aseguró la reelección de Cristina porque la muerte inmortalizó el kirchnerismo. CFK ganó con el 54% de los votos, superando a sus rivales ampliamente.

“Resultó reelecta Presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner, con más del 54% de los votos y por una diferencia de más de 37 puntos (37.30) frente al candidato del Frente Amplio Progresista, Hermes Binner. De esta manera, Cristina se convirtió en la primera mujer reelecta en América, habiendo obtenido la mayor cantidad y porcentaje de votos en una elección desde el retorno de la democracia en 1983 y la segunda mayor ventaja histórica respecto al candidato ubicado en segundo lugar, superando por un punto porcentual a la victoria obtenida por Marcelo T. de Alvear en 1922, pero 0.13% por debajo de la victoria de Juan Domingo Perón en 1973.”

El golpe contra Arturo Frondizi

Arturo Frondizi fue el primer presidente radical, después del peronismo y la dictadura de Aramburu y Rojas que fueron quienes condujeron la Revolución Libertadora que derrocó a un presidente constitucional. En 1958 la Argentina tenía 20 millones de habitantes y Frondizi llegaba al poder después de 3 años y medio de gobierno militar que había intentado silenciar, borrar, eliminar todo atisbo de peronismo, inclusive prohibiendo palabras peronistas y también el apellido Perón.

Todo ese esfuerzo de la oligarquía argentina, heredera de la década infame (1930-1940) de recuperar el poder en base a “prohibir” el peronismo fue en vano. Frondizi gano gracias a un acuerdo con Juan Perón que ordenó a sus seguidores votar a Frondizi producto de un pacto entre ambos.

El primero de enero de 1959, un poco menos de un año de que Frondizi asumiera el poder, Fidel Castro entraba triunfante en La Habana después de años de guerrilla en las sierras, del brazo de un argentino que sería uno de los “argentinos famosos del mundo” junto a Carlos Gardel, Borges y Fangio: el Ché Guevara.

Frondizi tuvo en dos años de gobierno nada menos que 34 planteos militares. Pero el último y definitivo, el que selló su caída, fue la revelación de la entrevista secreta que Frondizi tuvo en Olivos con el Ché Guevara, después de su participación en Punta del este de una reunión internacional de la OEA.

Frondizi envió a buscar a Ernesto Guevara en un avión de la presidencia y en el más estricto de los secretos llegó a la residencia presidencial. No fue tan estricto para los servicios de inteligencia y cuando la cúpula militar se enteró no tardaron el dar el golpe de estado llevándolo preso al presidente a la isla Martín García y colocando como presidente títere al presidente provisional del senado, José María Guido.

Frondizi, un presidente de origen radical que, pese a los hechos, era considerado un comunista encubierto, fue derrocado por varios motivos, pero el formal, fue la entrevista con el argentino más famoso del mundo: el Che.

¿Qué puede pasar en 2019?

Pocas veces hay tantos interrogantes y dudas frente a una elección como la que está por venir. El 11 de agosto comienza la carrera nacional electoral con las PASO presidenciales y legislativas. Pero esta vez hay un calendario diferente. Las provincias, esta vez, las oficialistas tienen un calendario propio para alejarse de la mala imagen del presidente. La Pampa, Córdoba, Neuquén, San Juan, Chubut, Entre Ríos, Santa Fe, Mendoza. Aunque nadie lo pone en agenda, todos los potenciales candidatos saben que hay hechos, eventos impredecibles que pueden cambiar el trayecto del resultado electoral.

El interrogante más importante es si Cristina Kirchner va a ser candidata o no. La mitad de la biblioteca asegura que sí, la otra que no. Por ejemplo, muchos especulan que hay un plan Operativo Lula por el cual Pichetto va a ceder y su bloque va a apoyar el desafuero de CFK para que vaya presa antes de las elecciones. Poco probable, pero sería un accidente que puede traer consecuencias impensadas.

También, en estos días, se especula con la ausencia de Mauricio Macri en la potencial reelección. Si sigue cayendo en las encuestas muchos prevén que de un paso al costado de Macri puede darse a conocer como una enfermedad, cansancio o problemas familiares.
Tanto la cárcel para Cristina como la enfermedad o cansancio para Macri serían “accidentes” en la carrera presidencial.

Para Federico Engels la naturaleza era el principal enemigo de la revolución social. Inundaciones, terremotos, calores insoportables.

La intención es reflexionar acerca de los hechos extemporáneos de la política.

Los humanos somos seres aparentemente racionales, pero expresamente emotivos.

Los dirigentes políticos, como los famosos de la televisión, los futbolistas y boxeadores que arrastran multitudes, están expuestos a los imprevistos que pueden modificar sus vidas, sus carreras y, por ende, en el caso de los políticos, nuestras propias vidas.
En eso estamos. Salute.

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 19/10/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto