En el negocio de contar los votos pierde la democracia Argentina

Compartir

En la votación del 13 de Agosto pasado perdimos ciudadanía ya que el gobierno de Macri realizó una escandalosa manipulación de la carga y el anuncio de los resultados en la Pcia. de Buenos Aires donde se libra la madre de todas las batallas electorales. El Correo Argentino a cargo del ex gerente de Socma Jorge Irigoin, contrató en febrero, a instancias de José Torello amigo de Macri, al ex Director Electoral Alejandro Tullio, quien desde la función privada, logró la contratación directa por parte de Correo Argentino a Indra por un monto estimado en 25 millones de dólares para las elecciones 2017. Criticado hasta por la Cámara Nacional Electoral,  por contratar a Indra de manera directa y no estatizar el escrutinio provisorio y convertirlo en “una fase más del proceso que dirige la justicia nacional electoral, alejado de la órbita del Poder Ejecutivo y, en consecuencia, de cualquier interés político partidario” como sugirió el organismo a principio de este mismo año.

La polémica empresa española Indra realizó el escrutinio provisorio de las elecciones PASO de este año. El Gobierno le otorgó el contrato a través de una maniobra ejecutada por el Correo Argentino. La adjudicación del contrato a Indra fue decidida por el Gobierno cuando transfirió la licitación de la órbita de la Dirección Nacional Electoral -que depende del Ministerio del Interior- al Correo Argentino; que por ser una sociedad anónima (aunque el cien por ciento de las acciones está en manos del Estado) puede contratar servicios sin necesidades de llamar a licitación.

El Correo Argentino a cargo del ex gerente de Socma Jorge Irigoin, contrató en febrero, a instancias de José Torello amigo de Macri, como “Director de Asuntos Públicos” al ex Director Electoral Alejandro Tullio, quien cesó en su cargo en 2015. En su nuevo cargo desde la función privada, desarrolló los procesos legales que concluyeron en la contratación directa por parte de Correo Argentino a Indra por un monto estimado en 25 millones de dólares para las elecciones 2017.

Finalmente Indra se quedó con el contrato a través de una compulsa de precios y que sólo compitió otra firma: Smartmatic. La que desistió fue MSA, empresa conocida por aportar las máquinas del voto electrónico BUE (boleta única electrónica) en la Ciudad de Buenos Aires y la provincia de Salta.

Al conocerse la adjudicación, la Cámara Nacional Electoral, a través de una acordada, criticó la decisión del gobierno por contratar a Indra de manera directa y no estatizar el escrutinio provisorio y convertirlo en “una fase más del proceso que dirige la justicia nacional electoral, alejado de la órbita del Poder Ejecutivo y, en consecuencia, de cualquier interés político partidario” como sugirió el organismo a principio de este mismo año.

La crítica más fuerte que la CNE le realizó al gobierno sostiene que “pese a reiterados requerimientos, el escrutinio provisorio continúa bajo la órbita exclusiva del Poder Ejecutivo sin participación alguna de la justicia nacional electoral” destacando que el Poder Ejecutivo evitó también la implementación de un sistema de trazabilidad en tiempo real de las urnas, padrones y materiales para las mesas de votación y el escaneo de las actas de mesa; dos acciones que específicamente apuntaban a dar mayor rapidez y solidez en la difusión de resultados, al tiempo que mejoraban la fiscalización y control de los comicios.

La sociedad

La sociedad comercial entre los Macri e Indra comenzó en 1997 cuando Franco Macri, desde el Correo Argentino, contrató a Indra para realizar el recuento de votos en las legislativas de aquel año.

El 19 de febrero de 1998, el entonces presidente Menem le adjudicó por decreto a Siemens IT Services SA (Sitsa) la confección de DNI y pasaportes por el lapso de 6 años, por la suma de U$s 600 millones que luego se amplió a U$s 1200 millones.

El Juez Lijo acreditó que “existió un acuerdo económico al que arribaron integrantes de Siemens con integrantes del grupo económico SOCMA (de Franco Macri) a cambio de que la principal competidora, UTE Itron, SHL Systemhouse Inc., TRW Systems Overseas Inc. y Malam Systems Ltd., permitiera la contratación de Siemens It Services S.A., sin efectuar impugnación alguna.

Luego de que Itrón “perdiera” la licitación y según lo acordado no “impugnara” los sobreprecios presentados por la ganadora, Siemens se asoció con el grupo Macri adquiriendo el 60% de Itron. El otro 40% estaba en manos de la familia del presidente. El vicepresidente ejecutivo del sector público de siemens Itrón era Ricardo Viaggio.

En 1999 el gobierno de Menem intentó implementar sin éxito el voto electrónico. El pliego de la licitación “ya está redactado y aguarda la aprobación de Corach” informó oportunamente el Ministerio del Interior. Las dos empresas interesadas fueron Indra y Siemens Itrón.

Indra, es la empresa que trabajaba contratada por Correo Argentino para realizar el recuento de votos en las elecciones en argentina. En 1997 Indra cobro 13 millones de pesos por esa tarea, que realizó para la empresa de Franco Macri. Siemens Itrón realizó el mismo trabajo en los comicios provinciales de 1997 de Córdoba, San Juan y Tucumán. Siemens Itron es una sociedad de Siemens con Franco Macri.

Perdemos ciudadanía, perdemos Democracia

Desde que Macri asumió el gobierno, empleados clave de Indra tomaron cargos clave en el sector que maneja las decisiones electorales, como es el caso del licenciado Manuel Terradez, ex Gerente de Indra que en diciembre de 2016 asumió al frente de la Subsecretaría de Reforma Política de la Provincia de Buenos Aires.

En febrero de 2016, Macri realizó un viaje a Madrid acompañado por una comitiva de empresarios entre los que se encontraba su ex empleado y actual Director General de Indra, Ricardo Viaggio.

Desde que Macri asumió el gobierno, empleados claves de Indra tomaron cargos claves en el sector que maneja las decisiones electorales, como el caso del licenciado Manuel Terradez, ex Gerente de Indra que asumió al frente de la Subsecretaría de Reforma Política de la Provincia de Buenos Aires.

Para que nada quede librado al azar, las elecciones PASO y Octubre están a cargo del Juzgado Federal 1 de La Plata en manos del Juez Culotta, un amigo de Macri del Cardenal Newman.

Como pudimos ver el 13 de Agosto perdimos CIUDADANIA ya que el gobierno de Macri realizó una escandalosa manipulación de la carga y el anuncio de los resultados en la Pcia. de Buenos Aires donde se libra la madre de todas las batallas electorales.

Ante esta situación de baja confianza al proceso electoral es fundamental que el 23 de Octubre los CIUDADANOS CUIDEMOS NUESTRO VOTO. Para esto podemos consultar nuestra mesa de votación en http://www.resultados.gob.ar/inicio.htm y controlar que nuestra opción de voto sea mayor a cero.

Es fundamental que desde Unidad Ciudadana y los otros Partidos Políticos interesados puedan acordar con las autoridades del escrutinio un criterio de carga de los telegramas. El mismo no debe estar segmentado por localidades afines sino que debe respetar el flujo de arribo al centro de datos del Correo Argentino.

Este circuito debe estar fiscalizado por apoderados y fiscales informáticos de todos los partidos políticos. Es fundamental que el software de Indra sea auditado por los fiscales informáticos y que se realice una prueba que permite dejar “congelada” una versión del software que será “descongelada” el día del escrutinio. Este procedimiento debe estar certificado por los apoderados de los partidos políticos.

El gobierno de Cambiemos debe dar garantías institucionales a través de la Justicia Electoral sobre el proceso electoral.

Mandá tu nota

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Hacé tu anotación Sin anotaciones