No son los inmigrantes estúpido

Compartir

En los momentos de aplicación de políticas neoliberales se produce la constitución de la construcción de un proceso de subjetividad que produce una sociedad desconfiada hacia el “otro”. En el discurso del macrismo, el otro se contruye como sujeto a ser excluido, visualizado como una amenaza de conflicto y de muerte, permanente pero imprevisible.

En los momentos de aplicación de políticas neoliberales se produce la constitución de la construcción de un proceso de subjetividad que produce una sociedad desconfiada hacia el “otro”. Ese otro, no partícipe del “nosotros”, intenta construir una representación colectiva y de la sociedad como un orden idéntico consigo misma, produciendo un proceso discursivo de una comunidad de pertenencia homogénea y sin discontinuidades en la historia.

Este proceso, según Lechner, de enfatizar la homogeneidad de la sociedad sirve para relegar las ambigüedades y contradicciones a un segundo plano y para acotar las alternativas dentro del marco establecido, de esta manera, el otro, como alteridad, es reconocido solamente en tanto no ponga en peligro la coherencia del orden interno, por supuesto, establecido dentro de los parámetros del discurso conservador y que busca canales por lo cual se conviertan en “sentido común” de los integrantes de una sociedad.

En el discurso del macrismo, el otro se contruye como sujeto a ser excluido, otro visualizado como una amenaza de conflicto y de muerte, representante como de una amenaza permanente pero imprevisible.

En nombre de orden que se quiere construir, se oculta como se construyen las identidades colectivas, la contingencia de su formación y su dimensión inevitable del proyecto.

Ese otro, proveniente del subcontinente, es solo un sujeto construido por el discurso de la derecha como intermediación de una pantalla que quiere ocultar los resultados económicos que producen un proceso de exclusión de los sectores vulnerables de la sociedad, sean ciudadanos argentinos o sean inmigrantes, construyendo un posible conflicto entre pobres vs pobres, y no la pregunta que tensiona la construcción de un horizonte sobre lo político “¿Cómo se distribuye la renta en una nación?”, contra el discurso discriminador debemos pensar que la cultura, en palabras del politólogo mencionado anteriormente, es una forma de vivir juntos, son practicas cotidianas mediante las cuales una sociedad moldea su convivencia, así como las representaciones colectivas acerca de ese modo de convivir.

Mandá tu nota

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 20/09/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto