Prat Gay y su obsesión por la muzza

Compartir

En los primeros y arrasadores días macristas, haciendo gala de la habitual hipocresía y tupé con que se manejó dentro de aquel equipo de rufianes Alfonso Prat Gay expresó que los incrementos de las facturas de luz se solventarían con dejar de “consumir dos pizzas de muzzarela al mes”. Pocos días atrás, nuevamente muy suelto de cuerpo y de lengua, barbado predijo que “La cuarentena está demoliendo la economía.”

En la antigua Grecia se consumía un preparado aludido como Plakuntos, decorado con hierbas, especias, ajo y cebolla y que, con el correr de los siglos podría haber originado algo similar a la pizza de nuestros días. No obstante, hay autores que le adjudican la creación de la misma a la ciudad de Nápoles en algún momento no determinado del siglo XVII. La pizza, junto con las hamburguesas, son las comidas más registradas y expandidas a nivel mundial.

Suele decirse, -muchas veces acertadamente-, que “El hombre es el único animal que tropieza dos (o más) veces con la misma piedra”, ergo, somos la especie que caemos reiteradamente en la misma trampa, los mismos errores o vota los mismos candidatos. Nuestro raciocinio debiera limitar esas reincidencias pero, siempre hay uno, hay personas que por ignorancia, apatía, ingenuidad, falta de compromiso o por negarse a asumirlo, repiten aquellas conductas.

El ex ministro de Economía de MM, Alfonso Prat Gay, (hijo del fallecido Jorge de Prat Gay, dueño del Ingenio Leales y director del Banco Nación durante la dictadura de Videla) asoma a la política en 2001 elegido por Domingo Cavallo, a quien devuelve gentilezas iniciando un feroz lobby para utilizar las reservas del país –en ese momento caóticas- en el pago de la deuda pública, hecho que, a la postre, derivó en la implantación del indigno “Corralito”, acotándose que ya en 2002 asesoraba a MM.

El ex eterno burócrata parece ser uno de esos seres a los que la romana y mitológica diosa Fortuna jamás le ha soltado la mano ya que, a lo largo de su carrera se vio en varias oportunidades frente a Némesis la “Señora de los Ojos Vendados”, saliendo ileso en casi todas ellas.

En 2007, el diputado Mario Cafiero lo denuncia por haber facilitado, desde su puesto de Presidente del Banco Central durante 2001, la fuga de 26.000mdd que ingresaron a un seleccionado grupo de bancos, entre ellos el JP Morgan del cual había sido jefe de negocios hasta dicho año. No habiéndose registrado su paso por un taller mecánico, volantero, mantero o lavacopas (dignas profesiones), continuó su trayectoria de funcionario hasta desembocar en la pomposamente denominada Cartera de Hacienda. Pero, Hervé Falciani, un ex empleado del HSBC, en el año 2014, proporciona al fisco francés, y éste a la AFIP, datos sobre 130.000 cuentas dudosas en la sucursal Ginebra de esa entidad, de las cuales, unas 4.000 pertenecen a ciudadanos argentinos, (jamás investigadas) entre ellas las concernientes a quien fuera en vida la Señora Amalia Lacroze de Fortabat y su nieta, Amalia Amoedo por 68,3mdd. Al ser requerido judicialmente, APG, indica tener todos sus activos correctamente declarados, pero el Juzgado Nacional en lo Penal Tributario Nº 3 a cargo de la Dcta. María V Straccia, bajo la causa 134053/14, no le imputa la titularidad de una cuenta sino ser el administrador fraudulento de las pertenecientes a las Sras. Fortabat y Amoedo.

En los primeros y arrasadores días macristas, haciendo gala de la habitual hipocresía y tupé con que se manejó dentro de aquel equipo de rufianes al mando del multiPROdesPROcesado MM, frente los fulleros informes del entonces Ministro de Energía, Juan José Aranguren, APG expresó que los incrementos de las facturas de luz, -que pasarían de $150 a $ 350, o sea una diferencia de $200-, se solventarían con dejar de “consumir dos pizzas de muzzarela al mes”. Salvo que el ex señor Ministro degustara porciones trasladadas directamente desde alguna sofisticada pizzería romana, quisiera imponerlo de un simple cálculo al alcance de la mano de cualquier comprador: supongamos que uno y toda la cuadra dejan de comer las dos grandes de muzza para pagar la luz, si en la manzana hay cuarenta familias, son ochenta grandes de muzza, y en diez manzanas ya son ochocientas las redondas sin destino.

Entonces, la pizzería del barrio cierra sus puertas. Y adiós al maestro pizzero, a la piba que toma los pedidos, a las motitos del delivery, al que imprime las cajas, los folletos y todos quienes se mueven al compás de la apetecible –pongamos por ejemplo- fugazzeta. Toda esta masa de dinero, iría (fue) –por ende- a las arcas de Edenor o Edesur, en manos de Marcelo Mindlin, Nicolás Caputo, Rogelio Pagano y Joe Lewis, quienes giran sin ningún límite ni control los dólares al exterior, gracias a la pequeña ecuación del pizzero/economista ALFONSO PRAT GAY.-

Pocos días atrás, nuevamente muy suelto de cuerpo y de lengua, barbado (casi todos los M lo hicieron para CAMBIAR el aspecto), predijo desde el abrigo de LN+ que “La cuarentena está demoliendo la economía” aseveración que motivara la muy educada y contemplativa respuesta de Alberto sobre que “Ellos (él) destruyeron la economía sin coronavirus.”

En 2015, sólo 678.774 habitantes resolvieron que el vulgar, psicópata, embustero, espía serial, contrabandista y estafador MM se impusiera a Daniel Scioli tropezando con la Cordillera de los Andes.

Pero el sospechoso y exiguo 8% de diferencia de 2019, precipitó sobre nosotros un alud.
Desde Villa Luzuriaga, ensesentado y escuchando a los Zupay cantándole a Manuelita,

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 21/09/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto