Publicidad berreta, ensanchando la grieta

Compartir

El término “GRIETA” beneficia a los agentes de la manipulación social simplificando las expresiones individuales. Dividiendo mediáticamente la opinión política y presentando al otro como un enemigo se crea el mecanismo de distracción más grande.Construyamos un país debatiendo con buenos argumentos, sin fomentar una visión etnocéntrica. No nos olvidemos que detrás de todo modelo simplista hay un grupo de marketing preparado para manejar tu opinión (que defiende sus intereses y no los nuestros). Las únicas armas de defensa que tenemos son el DIÁLOGO, la MADUREZ y la DIVERSIDAD… 

Las expresiones culturales que responden a las lógicas simplistas son hijas del marketing y esclavas de los grupos hegemónicos que interpelan la complejidad humana a su conveniencia. El término “GRIETA” hace referencia un poco a este panorama, dónde los agentes de la manipulación social se benefician simplificando las expresiones individuales. Dividiendo mediáticamente la opinión política y presentando al otro como un enemigo se crea el mecanismo de distracción más grande.

Aquellos medios que responden a intereses económicos intentan mantener el sentido común intacto y van a buscar constantemente la polarización y uso de adjetivos… nos etiquetan porque así saben qué producto venderte. En el ámbito político sucede algo similar, nos categorizan porque así la manipulación se vuelve más fácil, si todos somos distintos se hace difícil “vender” una idea y en cambio si hay una mayoría igualitaria con pocas formas de manejo, que van dirigidas a esa construcción masiva creadas por ellos, alcanza.

Partiendo de esta idea no voy a hablar de la realidad argentina de la manera en que los medios la presentan, sino desde una concepción de DOMINADO y DOMINANTE. Vivimos un tiempo donde el revanchismo esta nublando la concepción del país y los derechos… Les enseñaron desde la televisión, los diarios, la radio y la publicidad que la emotividad a flor de piel es “sana” y el resultado son personas que se definen de un partido político pero que no piensan objetivamente lo que está pasando y visten la realidad según las conveniencias ideológicas.

“Moralistas” que no quieren admitir que en algunas cosas se equivocaron miran para un costado y siguen criticando gobiernos anteriores. Justifican cosas de Cambiemos que antes criticaban y un ejemplo concreto es la marcha docente. Antes defendían la lucha gremial y ahora demonizan a los maestros señalándolos como “vagos”. Pequeña crítica también a los compañeros del proyecto con el que me siento identificado, donde algunos no defendían el reclamo y ahora sí, aclarando igual que la realidad económica que se vive en estos días es otra y mucho más dura.

Se ve una forma de defender los derechos que se tiñe de la ideología política y está bueno que todos los que dicen ser de un partido, guíen también a sus líderes. La sociedad es la que tiene que hacer y defender sus reclamos, porque aquellas luchas que no se defienden se pierden. Volviendo a la idea de que las divisiones son propicias para que los grupos dominantes sigan manipulando y naturalizando las cadenas que nos atan (que son imperceptibles en nuestra actividad rutinaria) está bueno tener presente este pensamiento cuando debatimos con el otro. Quizás existen quienes se disfracen de buenas personas pero sus intenciones sean ganar la discusión y que vos seas el dominado.

Construyamos un país debatiendo con buenos argumentos, sin fomentar una visión etnocéntrica. No nos olvidemos que detrás de todo modelo simplista hay un grupo de marketing preparado para manejar tu opinión (que defiende sus intereses y no los nuestros). Las únicas armas de defensa que tenemos son el DIÁLOGO, la MADUREZ y la DIVERSIDAD… Para crecer como Nación tenemos que crecer primero como individuos y seres humanos.

Mandá tu nota

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones