Se viene el nuevo sistema de salud: “Seguro de pobres”

Compartir

En sintonía con las exigencias de ajuste del FMI, el gobierno intenta imponer la Cobertura Universal de la Salud. Un “seguro de pobres” solventado con la transferencia de presupuestos que históricamente vienen correspondiendo a hospitales y centros asistenciales. De esta manera los establecimientos públicos de la salud serán un actor del mercado. En camino a la privatización de la salud quedarán sin presupuesto hospitales y centros de salud de todo el país. El nuevo sistema muestra la decisión clara de la administración de Macri de disminuir drásticamente la oferta de servicios públicos gratuitos de salud pública.

En sintonía con las exigencias de ajuste del Fondo Monetario Internacional, la Argentina se endeudará con el Banco Mundial por 300 millones de dólares para imponer la Cobertura Universal de la Salud “CUS”. Consiste en un “seguro de pobres” solventado con la transferencia de presupuestos que históricamente vienen correspondiendo a hospitales y centros asistenciales. De esta manera los establecimientos públicos de la salud serán un actor del mercado.

El gobierno quiere aplicar el CUS en todo el país obligando a los hospitales y unidades asistenciales a que salgan a competir por los pacientes, quienes pasarán a ser una suerte de “clientela” que obtendrán según la eficacia que demuestren. El personal deberá esforzarse para obtener como ingreso “un premio” (que ganarán si demuestran ser eficaces para captar clientes), ya que trabajarán bajo el rigor de un sistema de premios y castigos económicos.

El Movimiento por el Derecho a la Salud, un gremio que aglutina a entidades y profesionales de la sanidad, denunció en un documento que este plan es mucho más que un simple proyecto, que ya se han comprometido varias provincias en hacerlo efectivo, y lo califica como un riesgoso paso previo a la privatización de la salud. No duda que los recursos estatales acabarán en manos privadas.

Ya adhirieron ocho provincias

Todas las provincias recibieron presiones del gobierno nacional para que adhieran al CUS. El Movimiento en su escrito expone que ya adhirieron ocho provincias: Chaco, Tucumán, Córdoba, Entre Ríos, Jujuy, Río Negro, Salta y San Juan.

El gobierno de Santa Fe, que no firmó, admitió al diario local El Ciudadano que está analizando las posibles ventajas y desventajas. En tanto, el documento del Movimiento agrega que el nuevo sistema muestra “la decisión clara de la administración de Macri de disminuir drásticamente la oferta de servicios públicos gratuitos de salud pública”.

Asimismo, revela en un tramo del escrito, que en la última reunión del Consejo Federal de Salud el gobierno nacional expresó que las provincias que no firmen su conformidad con el seguro no recibirán fondos frescos para sus carteras sanitarias, ni dispondrán de los programas nacionales de medicamentos, vacunación y otros ya vigentes “que ya los denomina CUS”.

Plan Universal de Salud

Chantaje

La ministra de Salud de Santa Fe, Andrea Uboldi, por negarse a firmar fue amenazada por Adolfo Rubinstein, titular de la cartera sanitaria de la Nación, quien le advirtió que le quitará hasta el 8% del presupuesto que le asiste por derecho administrar.

Además de chantajearla, el procedimiento del ministro es “anticonstitucional” también explica el Movimiento porque “los programas se financian con impuestos coparticipables como el IVA, que pagan todos los pobladores de la provincia, en particular los más pobres”.
En declaraciones al citado diario, Uboldi no descartó que pueda haber una propuesta final de la Nación, e indicó que ella dará una respuesta en agosto cuando se reúna nuevamente el Consejo Federal de Salud. Añadió que todavía las provincias no cuentan con definiciones precisas sobre los programas que incluirá el seguro y cuál será su financiamiento.

Confirmó que hay retrasos de la Nación en el envío de “vacunas, con el pago de traslados, diálisis y drogas de alto costo, pero eso no está vinculado sólo a Santa Fe; es a nivel nacional en todas las provincias”.

El Movimiento, por su parte, en otros párrafos insta al gobierno nacional “a discontinuar la aplicación inconsulta de la CUS y abrir un debate parlamentario con participación de todos los actores del campo sanitario para instrumentar un plan nacional de salud universal, gratuita y de calidad”, al tiempo que solicita a Uboldi que se mantenga firme en la negativa de no suscribir el acuerdo.

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Hacé tu anotación Sin anotaciones