Ser legal amerita galardón

Compartir

Policías que aprehenden al corrupto cumpliendo con su deber y son ascendidos , el gobierno que «elige» acatar el fallo de la Corte. En el último tiempo se multiplican los ejemplos de quiénes pretenden galardones, premios y ascensos por actuar dentro de la ley.

El cadete salió resueltamente de la empresa para cumplir con su cometido: depositar una suma de dinero en el banco correspondiente. Volvió a la empresa y pidió tener una entrevista con el director de la misma.

Después de tensos minutos pudo hablar con el director y resueltamente y sin ambajes le pidió ser elevado de categoría a la de jefe o gerente. El director no daba crédito a lo que estaba escuchando, y cuando le preguntó los motivos por los cuales él debía elevarlo de categoría, el cadete simplemente contestó: » Usted me pidió que vaya al banco y deposite una suma de dinero, y yo cumplí la misión con todo éxito y, en consecuencia merezco un ascenso». El director, ya exasperado, le dijo que esa era su obligación, que la órden era muy clara y de fácil resolución, y que eso no constituía mérito para una condecoración.

Tiempo atrás la policía había detenido a José López con varias .valijas llenas de dinero mal habido y tratando de ocultarlas desesperadamente en un convento. Los policías que actuaron en ese caso fueron ascendidos…por no haber recibido sobornos, Es decir,  por haber actuado de acuerdo a la ley, aquello para lo que fueron entrenados y consecuentemente, lo que se espera de ellos.

Mucho más cercano en el tiempo, ante la tozudez, la sordera e incompetencia de un grupo de personas que dirijen el país sin tener la mínima capacidad de resolución, sus exégetas se ufanaban ante las cámaras de TV y ante los micrófonos de radio que el gobierno iba a acatar el fallo de la corte en contra de la suba desmesurada e impagable en los servicios básicos que con irresponsabilidad total había implementado. Mostraban como un éxito del gobierno el simple acatamiento a la ley, aquello que supuestamente el mismo gobierno debiera implementar como política de estado.

Con estos dos simples ejemplos fue que el cadete de la empresa consiguió, y muestra con orgullo su condición de jefe de ventas de la misma.

Extraños tiempos vivimos los argentinos desde hace ocho meses a la actualidad.

Mandá tu nota

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones