Todo vale

Compartir

El gobierno de MACRI y todo lo que él representa están jugando un juego peligroso. Cualquier método es válido para vulnerar los derechos de los acusados, sobre todo si éstos son del gobierno anterior. Cuando la disputa por el poder deja los andariveles del derecho y la justicia, para saltearlos y buscar sobreponerse al adversario de cualquier manera, se rompen las normas escritas y tácitas que deben existir en una sociedad para una convivencia pacífica.

El gobierno de MACRI y todo lo que él representa están jugando un juego peligroso. No están respetando estas reglas y cualquier método es válido para vulnerar los derechos de los acusados, sobre todo si éstos son del gobierno anterior y al mismo tiempo deben utilizar los mismos recursos, pero en sentido contrario para ocultar sus corrupciones, que van mucho más allá de las posibles coimas o acomodos de funcionarios, en su mayoría “ex” CEOS de empresas que han competido con el ESTADO o litigado con él.

Si el gobierno anterior fue catalogado como populista por defender los derechos de la mayoría de las personas, cuidar su ingreso, mejorarlo, promover el empleo, el acceso a la vivienda y la salud , y en busca de esos logros también pudo haber cometido la torpeza de avasallar algunas cuestiones de derecho adquirido por parte de grupos poderosos . Como habría que encuadrar al gobierno actual si viola las reglas para ir en sentido opuesto?.

Es decir, si para transferir recursos de los más pobres a los más ricos, para perdonar o rebajar retenciones, para abrir importaciones, tomar deuda con los usureros, pagarle a los usureros a su antojo, vetar leyes, satisfacer todos los caprichos del grupo Clarin (hasta ponerle un juez amigo en la corte!!!!) ¿Cómo habría que llamarlo? GOBIERNO MINORISTA!!!! GOBIERNO OLIGARQUISTA!! GOBIERNO RIQUISTA!!! GOBIERNO ELITISTA!!!!

Lamentablemente la febril dialéctica mediática latinoamericana al servicio de los poderosos no ha encontrado o querido encontrar un calificativo despectivo para este tipo de gobiernos que vulneran los derechos de las mayorías para favorecer a una minoría.

La corrupción del derecho como práctica para perseguir a los opositores fue uno de los tantos métodos utilizados por las dictaduras militares en América. O bien utilizando jueces amigos complacidos por el estado de facto o funcionarios judiciales temerosos de represalias.

Ahora los ejércitos son los medios, por ello compara bien al abogado de Cristina al llamarlo irónicamente General a Magneto, quien con su oficialidad leal acomete contra todo lo que pueda ser una trinchera opositora peligrosa, Cristina, Milagro etc.

La diferencia entre Suarez Mason, Harguindeguy o Camps, con Majul, Lanata o Leuco, es que estos últimos no asesinan personas con las armas, pero las intentan destruir con la falacia, la mentira y la calumnia que después se verá reflejada en un “proceso” (circo judicial) conducido por otro “oficial” a cargo como Bonadío, Ercolini etc, que tendrán la misión de ejecutar al reo.

La violación de todas las normas procesales en el “juicio” a Milagro Sala, comandado por el dictadorzuelo Morales encarna la ruptura absoluta de las reglas básicas de convivencia y cuando esto se hace pone en riesgo la paz social, porque los que menos tienen no tardarán mucho en rebelarse contra el juzgamiento mediático-“judicial” se sus más férreos defensores y líderes.

Cuidado, esto ya lo hemos vivido. El odio contra los dirigentes populares que logran gobernar durante un período prolongado recuperando derechos y mejorando condiciones de vida, resurge con violencia cuando después de un período de machacar desde la prensa se logra derribarlos.

Ya ocurrió con el primer período peronista. El odio desparramado por la Libertadora fue atroz y todas las acusaciones falsas levantadas contra ese gobierno y Perón mismo, con el tiempo fueron desmentidas y demostradas apócrifas, pero durante cuatro o cinco años, la mayoría de los argentinos creían que Perón tenía kilos de oro escondidos en Suiza. Si la mayoría de los Argentinos no hubiesen creído las calamidades que desde los medios se decían del “régimen”, el golpe no hubiera ocurrido. A pesar de las armas.

En ese entonces y durante varios años no se escatimó ningún recurso para proscribir al peronismo y esa experiencia no terminó bien. No terminó en PAZ. Como no pudieron vencer a Cristina Fernandez en las elecciones del 2011. A pesar de los medios.

Por eso una de las primeras medidas del régimen “antipopular y mediático” actual fue acometer contra la ley de medios y el AFSCA para recuperar el poder total sobre la información pública, (que dicho sea de paso habían perdido muy poco , pero en fín son insaciables) y pretender nombrar (en un hecho que hubiese provocado el juicio político a los Kirchner) dos jueces por DECRETO, uno de los cuales es amigo del cártel CLARIN y su cabecilla principal.

Si el gobierno no cesa en su feroz e indisimulado ataque contra Cristina Fernández en busca de su condena judicial y eventual proscripción en una futura elección y al mismo tiempo continúa apretando el cinturón de la gente esto se puede convertir en un polvorín.
Y cuidado que cuando los que nada tienen que perder se hartan no suelen salir a pegarte con el diario enrollado. El hombre pensará si TODO VALE, todo vale para mí también.
A lo mejor es lo que buscan. Los dirigentes populares deberán poner su máxima inteligencia y esfuerzo en recuperar el poder sin que la sangre llegue al río.

Mandá tu nota

Compartir

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones