Vicente López, una máquina de cerrar Pymes

Compartir

Servisan es una empresa cuyo rubro es la Lavandería Industrial, radicada hace cuatro décadas en el municipio de Vicente López, para ser más preciso desde febrero de 1979, sujeta a todas las normativas tanto municipales, como provinciales y nacionales. Nuestra empresa es el sostén de 30 familias y actualmente está siendo víctima del destrato del Departamento de Fiscalización de la Municipalidad de Vicente López, quien nos ha clausurado argumentando fallas en nuestro sistema contra incendios. Nos clausuran, no nos emplazan a efectos de regularizar la situación. Nos dejan sin trabajar. En un país donde se pide crecer, Vicente López cierra fuentes de trabajo y fuentes de producción.

Servisan es una empresa cuyo rubro es la Lavandería Industrial, radicada hace cuatro décadas en el municipio de Vicente López, para ser más preciso desde febrero de 1979. Desde 1995 Servisan sumó a sus actividades a la empresa ALSCO S.A., filial local de Steiner Corporation, Salt Lake City, Utah, U.S.A., y suscribió un contrato de representación con la misma, lo que le permite estar asociada con una de las firmas líderes en el ámbito de la higiene y limpieza a nivel internacional, lo que respalda nuestra seriedad. Nuestra planta se encuentra en Florida Oeste, sujeta a todas las normativas tanto municipales, como provinciales y nacionales.

Nuestra empresa está siendo víctima del destrato del Departamento de Fiscalización de la Municipalidad de Vicente López, quien nos ha clausurado argumentando fallas en nuestro sistema contra incendios. Nos clausuran, no nos emplazan a efectos de regularizar la situación. Nos dejan sin trabajar. En un país donde se pide crecer, Vicente López cierra fuentes de trabajo y fuentes de producción.

Servisan es la fuente de trabajo de 30 familias, la que, en función de esta clausura efectuada por el mencionado departamento de fiscalización, corre serio riesgo. La situación de la empresa hoy en día es prácticamente de cierre. En nuestra actividad perder un día de trabajo es incumplir con nuestros clientes y por ende la pérdida de éstos.
Tras la clausura efectuada el 28/02/2018, y ante interminables trámites realizados ante el juzgado y el departamento de fiscalización, ninguno de ellos se responsabiliza, ni resuelve. El juez dice que la resolución les corresponde a los inspectores y estos que le corresponde al juez.

Cambios impositivos que benefician a los ricos

Así enredados en una maraña burocrática seguimos con las puertas cerradas. La planta sigue cerrada sin producir hace ya 15 días, 15 días de suma tristeza, de cruda incertidumbre para propietarios y trabajadores. Propietarios que invierten, que han tomado préstamos para crecer y trabajadores que cumplen día a día con su trabajo, resultan ser víctimas de una injusticia. El panorama desde lo humano es desolador. Trabajadores que se acercan llorando, angustiados, con profundo dolor. La insensibilidad de los funcionarios municipales es realmente alarmante. El atronador silencio de la planta inactiva daña el alma, silencio provocado por la cruel insensibilidad de los burócratas.

Nos preguntamos entonces ¿Qué busca Vicente López? ¿Quizás hay otros intereses en la zona? ¿Reformular la urbanización del barrio? Una clausura poco clara da lugar a muchas teorías.

Hace 40 años que el lavadero está aquí ubicado, debidamente habilitado. La primera visita de los inspectores, la del 28 de febrero se debió según ellos a una denuncia de vecinos por ruidos y olores, asunto que no pudieron corroborar, pero terminan clausurando por problemas en el sistema anti incendios, dando la sensación de que el objetivo era clausurar o clausurar sin más miramientos.

Nuestro caso no parece ser el único. En Carta de Lectores del diario La Nación del sábado 10 de marzo, otra empresa radicada en el municipio titula su carta Palos en la Rueda. Esta empresa intenta crecer y ve peligrar su inversión de veinticinco millones de pesos debido a la cantidad de trámites burocráticos que les solicitan y que nunca se resuelven.

Nuevamente nos preguntamos ¿Qué busca entonces la municipalidad de Vicente López? Parecería que las PYMES no son de su interés y que la situación de 30 familias no les importa, que no es asunto suyo. Parecería que los funcionarios se han olvidado de que su función dentro de tantas otras es llevar a la comunidad a un estado de tranquilidad, sosteniendo el empleo para que los niños de esas familias no pasen privaciones.

Ante esta situación recurrimos a realizar una presentación por escrito ante el intendente Jorge Macri, a través de la mesa de entradas de la municipalidad. Nos sorprendió que para hacer una presentación al intendente hay que abonar un arancel, no importa el valor, pero no corresponde ya que La Constitución Nacional en sus artículos 14, 18 y 33 garantiza entre otros derechos que todos los habitantes de la Nación gocen de los derechos a peticionar a las autoridades, lo que no puede estar sujeto al pago de ningún arancel.

Mandá tu nota

Comentarios

Comentarios

Mi Voz

Mi Voz

Los artículos de nuestros lectores. Porque Nuestras Voces no es un medio, es una comunidad. Para escribir tu artículo ingresá al menú Mi Voz, opción Escribí tu nota.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 25/01/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto