Aborto legal: caen las causas por abortos clandestinos

Compartir

El Senado convirtió en ley la Interrupción Voluntaria del Embarazo y las mujeres procesadas penalmente por haberse practicado un aborto clandestino ya no podrán seguir siendo perseguidas por «inexistencia de delito». Será más complicado con las causas por «homicidio», que deberán pelearse una a una. 2020 termina con un nuevo derecho conquistado a fuerza de militancia feminista y decisión política.

Foto Charly Diaz Azcue- Senado.gob.ar

Foto Agostina Scuncia

Dos años, un cambio de gobierno, una pandemia inédita, una sesión maratónica en el Congreso para que finalmente un 30 de diciembre a las 4 de la mañana el aborto en Argentina es Legal, Seguro y Gratuito. Con 38 votos a favor, 29 en contra y 1 abstención, tras 12 horas de debate será el Estado ahora quien se haga cargo de la salud de las mujeres y de las personas gestantes cuando deseen interrumpir un embarazo de manera segura, ya no clandestina. Finalmente la lucha valió la pena. La militancia, las marchas, la pedagogía feminista valieron la pena. El mismo día que comenzó la vacunación contra el COVID -siendo uno de los pocos países en el mundo en hacerlo- Argentina es un país con más derechos, un país de vanguardia.

Fueron dos semanas intensas desde que el 10 de diciembre de diciembre Diputados aprobó el proyecto por 131 votos a favor. Hubo mucha prudencia. Nadie tenía la bola de cristal y la experiencia indica que la rosca de último momento puede cambiar el destino de las leyes, tal como ya había ocurrido cuando Mauricio Macri era presidente. De hecho hubo varios indecisos que recién manifestaron su voto durante su discurso, generando momentos de intriga y tensión. Incluso mucho se especuló —quizás algunos con algún deseo— con que fuera la propia Cristina Fernández de Kirchner quien tuviera que desempatar, y hasta algunos poroteos indicaban que la ley no vería la luz. Pero este 2020 tenía que terminar de la mejor manera: con vacuna y con aborto legal.

Caen las causas

Una de las consecuencias más inmediatas con esta ley de legalización y despenalización, una vez que se reglamente, es en teoría tendrían que caer automáticamente todas las causas por aborto, por inexistencia de delito. Así lo explicó a Nuestras Voces la abogada Natalia Saralegui Ferrante, autora del informe “La criminalización por aborto y otros eventos obstétricos en la Argentina”. “De forma reciente la historia argentina solamente se derogaron dos veces normas penales, que fueron la del adulterio y la del desacato. En cuanto al aborto, entonces, se volverían conductas atípicas y por lo tanto conductas no punibles. El tema es con las causas de homicidio que hay, al ser las carátulas por homicidio requieren una revisión más detallada y eso va a ser un trabajo de caso por caso. En ese sentido me parece que es urgente que el Ejecutivo tome cartas en el asunto y ponga equipos especializados a trabajar en la revisión de todas las causas de mujeres condenadas por homicidio a raíz de eventos obstétrico. El Ejecutivo tiene una decisión política que tiene que ver con poner recursos para garantizar esto”. 

Los datos de Santa Fe, Río Negro, Chaco, Chubut, Córdoba, Neuquén, Formosa, Catamarca, Corrientes, Tucumán, Mendoza y la Justicia Nacional que tiene a cargo estas causas en el territorio de la CABA suman 825 causas por aborto y 37 por eventos obstétricos.

Despenalizar para dejar de criminalizar a las mujeres

Minuto a minuto

Minutos después de las 16 la presidenta del Senado, Cristina Fernández de Kirchner dio inicio a la sesión. Afuera, una vez más, dos plazas divididas. Celestes y verdes siguieron la sesión desde la calle, esta vez en mayor número que la votación de Diputados de hace dos semanas. Del lado verde, el escenario montado por la Campaña mantenía el agite entre una multitud que fue por cuenta propia, o con sus organizaciones y agrupaciones, muchas de las que tenían carpas con puestos de hidratación y cuidados. 

La primera en hablar fue la senadora del Frente para la Victoria, Norma Durango, presidenta de la Banca de la Mujer de la Cámara Alta: “Yo no estoy a favor del aborto, nunca me hice uno. ¿Pero quién está a favor del aborto? Nadie. Pero eso no implica que el aborto desaparezca. Una maternidad no deseada no es una buena maternidad”. Y agregó, recordando a Pino Solanas: «El goce es un derecho. Hablemos de la mujer que no solo reclama su derecho a decidir, sino también a gozar de nuestros cuerpos, de nuestra vida”. Después le llegó el turno a Mario Fiad, presidente de la Banca de Salud, quien milita activamente en contra: “aprobar este proyecto es reconocer el fracaso estrepitoso del Estado. Como no pudimos garantizar seguridad a las mujeres, como fuimos incapaces de evitar que las niñas sean abusadas, les ofrecemos el aborto”, sostuvo. Por su parte, el senador Oscar Parrilli trazó una genealogía histórica por otros proyectos que también suscitaron fuertes oposiciones: “Cuando se votó la ley del voto femenino, entre los argumentos en contra se decía que el cerebro de la mujer era más chico que el del hombre», recordó. «Lo mismo con la ley del divorcio en 1954: se decía ‘con esto estamos fomentando que los matrimonios se separen’. Obviamente, hubo una arremetida fenomenal en contra al punto tal que el gobierno militar del 55 derogó por decreto el divorcio que después fue sancionado en la década del 80 durante el gobierno de (Raúl) Alfonsín. Hoy lamentablemente, algunos se oponen con esos viejos argumentos diciendo que la mujer no tiene derechos, que no es dueña de su cuerpo», advirtió.

Uno de los momentos más desopilantes de la sesión lo protagonizó el senador Dalmacio Mera, del Frente de Todos de Catamarca, y su insólita comparación con la matanza de cerdos en la Inglaterra de 1300. “En el año 1315 se produjo una gran sequía en Europa, Eduardo II convoca a sus asesores, uno de ellos plantea que la solución era matar la mitad de los cerdos y eliminar la mitad de la población», explicó.

Unos minutos después indicó que «705 años viene un proyecto al recinto y no hay plan B», al comparar la situación de la matanza de cerdos sugerida a Eduardo II. Por caso, quien le respondió fue la senadora Nancy González: “Después de 2 años que tratamos esta ley en el 2018, tener que estar escuchando que se hable del año 1315… La verdad que estoy anonadada. ¿Qué nos quiere decir? ¿Que los que estamos a favor del proyecto somos asesinos o vamos a salir a asesinar?», manifestó González, pidiendo «un poco más de respeto». Y concluyó: “Antes, en 2018, era tarde. Hoy es más tarde, porque las vidas de esas mujeres no las recuperamos más», señaló. Y concluyó: «¿Sabe por qué voy a votar a favor, señora presidenta? Para que no volvamos nunca más al perejil, a las perchas, a los garajes clandestinos, para que no volvamos nunca más a las muertes por abortos clandestinos».

Imágenes exclusivas del espionaje político de Macri a los presos kirchneristas

Después llegó el momento de una de las senadoras que generaba mucho misterio porque en 2018 había votado en contra. Se trata de Silvina García Larraburu, de Río Negro y de la que no estaba claro cómo iba a votar. Sin embargo, en un emocionante discurso dijo: “Mi voto es por una mujer libre, que pueda actuar, que pueda decidir por su propia conciencia sin que nadie nunca más le diga lo que tiene que hacer con su propio cuerpo. Mi voto, señora presidenta, es un voto deconstruido, es un voto afirmativo” y reconociendo que escuchó todas las partes, “analizando diferentes situaciones y recibiendo diferentes testimonios, con un profundo respeto al que piensa distinto”. Hubo otros discursos destacados como el del senador Luis Naidenoff, la senadora Gladys González y María Eugenia Duré, entre otros. 

Ahora será tiempo del Ejecutivo de promulgar y reglamentar la ley. Después llegará el tiempo de velar por su cumplimiento. Pero hoy, Argentina es un poco más justa que ayer. Hoy, las mujeres sentimos que luchar valió la pena. 

Comentarios

Comentarios

Tali Goldman

Tali Goldman

Es licenciada en Ciencia Política de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y periodista. Escribe crónicas en medios digitales como Anfibia, Nuestras Voces, Latfem, entre otros. Es columnista en el programa de radio Cheque en Blanco, que se emite en Futurock. Su primer libro La Marea Sindical, mujeres y gremios en la nueva era feminista de Editorial Octubre ya va por la segunda edición.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 27/01/2021 - Todos los derechos reservados
Contacto