Derechos LGBTT: la justicia le dio 60 días de licencia a una madre co-gestante en La Plata

Compartir

Yanina Pasarin acaba conseguir un fallo que amplía derechos por parte de la Cámara Federal de La Plata: le otorgaron 60 días de licencia como madre co gestante luego de tener un hijo con Victoria Ilarregui, su esposa. El PAMI, donde Yanina trabaja, le negaba la licencia. En el fallo, la Cámara critica «el modelo patriarcal» de legislación y llama a que se dicten nuevas leyes inclusivas. “Yo esto lo tomo como una lucha colectiva. No es solo nuestro caso, sino que esto tiene que sentar precedente”, aseguró Victoria.

Hacer de la experiencia personal una bandera política es una forma feminista de construcción colectiva. El caso de Victoria Ilarregui y Yanina Pasarin es un claro ejemplo de por qué se vuelve fundamental no solo legislar en materia de género, sino que las mujeres ocupen espacios de poder que permitan modificar prácticas y normativas machistas dentro de organismos estatales. 

Victoria y Yanina son pareja hace más de quince años. Ambas trabajan en la seccional La Plata del PAMI. Hace varios años que con Yanina empezaron a hacer tratamientos para poder tener un hijo. Finalmente, el año pasado, Victoria quedó embarazada y decidieron casarse. Previendo la situación, Yanina preguntó en el PAMI qué tipo de licencia le correspondía porque en el convenio colectivo de trabajo no existe la figura de madre no gestante o la de co-maternidad. Pero ellas acudieron a la Justicia, obtuvieron un fallo de primer instancia que le dio a Yanina 60 días de licencia de maternidad como madre «co-gestante». El jueves obtuvieron la confirmación de la Cámara Federal de La Plata, luego de que el PAMI apelara el primer fallo e que habilitaba a Yanina tomarse días para estar con  Amado, su hijo recién nacido.

Fallo contra PAMI a favor d… by on Scribd

Hoy, el Estado argentino otorga dos días de licencia por paternidad y noventa por maternidad, ambas estipuladas en el artículo 158 de la Ley de Contrato de Trabajo y fijadas por debajo de los estándares recomendados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT). En su fallo, la Cámara de La Plata criticó esta legislación por responder al «modelo patriarcal» y llamó a los legisladores a actualizarla.

Según un artículo del portal ANCCOM “la legislación argentina sobre las licencias por paternidad está atrasada con respecto a América Latina. Ecuador y Paraguay dan 15 días a los padres; Uruguay, 13; Colombia, 8; mientras que Chile, México y Brasil 5”

Lesbiana, madre y sindicalista

Victoria, además, es secretaria general y de la seccional del gremio SUTEPA, un sindicato que tiene apenas dos años y que surgió como necesidad de los trabajadores ante otras experiencias sindicales que no bregaban por sus derechos. El sindicato, para Victoria, Yanina y muchos de sus compañeros, era visto como un cúmulo de burócratas detrás de sus escritorios con quienes iban a negociar de manera individual algún pedido. Por eso, no dudaron en participar cuando surgió la posibilidad de armar un nuevo sindicato y Victoria, por pedido de sus compañeros, se convirtió en la máxima referenta: una figura que suele estar destinada a los varones. Ella no había tenido ni experiencia política ni sindical hasta hacía dos años. Pero tenía en claro que necesitaban formar un espacio democrático, participativo, colectivo y solidario. Naturalmente la cantidad de delegados varones y mujeres fue de manera paritaria, algo que marcó desde un inicio la impronta feminista que tendría el nuevo sindicato. Pero Victoria nunca se imaginó que su caso particular se convertiría en bandera de lucha. 

Hasta hoy en ninguna sucursal del PAMI había habido algún caso semejante. Por eso Victoria y Yanina decidieron asesorarse con el programa “Familia Diversa”, un espacio jurídico que ofrece el programa de extensión universitaria de la Facultad de Derecho de La Plata, quienes les sugirieron que presentaran un pedido formal. A la carta que presentó Yanina se sumó otra del gremio y de la intersindical, puntualmente del espacio de mujeres, pidiéndole al director nacional del PAMI, Sergio Cassinotti, una respuesta. El embarazo de Victoria avanzaba complicado y como el parto se iba a adelantar veinte días y como la respuesta del PAMI no llegaba decidieron judicializar la situación. Pidieron una medida cautelar para que Yanina tuviera el mismo tiempo de licencia que Victoria.

El 9 de mayo nació Amado y el 27 de mayo el Juzgado en lo Civil, Comercial y contencioso administrativo federal de La Plata Nº2 resolvió que a Yanina le correspondían setenta días de licencia por maternidad. 

Los argumentos que destaca el Juez son muy interesantes. Efectuó una síntesis de la evolución legislativa que fue ampliando y reconociendo derechos civiles a “la comunidad LGBTTBI”, comenzando por la ley de matrimonio igualitario, continúa con la ley de identidad de género, y la ley de fertilización humana asistida, la que posibilitó para las parejas conformadas por dos mujeres el proyecto de una familia con hijos. Agregó también que el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, vigente desde el 1º de agosto de 2015, significó un gran avance al incorporar un concepto cultural de familia; en materia de filiación y parentesco. Agregó a las técnicas de reproducción asistida como tercera fuente generadora de vínculos jurídicos ; incorporó la noción de corresponsabilidad parental igualando a ambos progenitores, entre otros.

Pero que pese a todo este gran avance en el reconocimiento de los derechos civiles de gays, lesbianas y trans, lo mismo no acontece en el derecho laboral que continúa distinguiendo responsabilidades en función del género, conforme un “modelo heteronormativo” de “visión maternalista”. Por eso existe un vacío legislativo en el régimen de licencias que se traduce en un obstáculo para las familias diversas.

Para el juez “el régimen aplicable –como muchas otras regulaciones en distintos ámbitos laborales- no se encuentra actualizado conforme a los nuevos derechos emergentes de la legislación de identidad de género, de matrimonio igualitario, de reproducción humana asistida, así como de las nuevas conformaciones familiares. Como en otras cuestiones, la realidad reclama soluciones que las normas aún no han contemplado expresamente”.

El juez cita algunos convenios colectivos de trabajo, como por ejemplo el del Poder Judicial de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que le da 60 días de la licencia por “Paternidad o Co-Maternidad”. O Por su lado, en el ámbito del Poder Judicial de la

Provincia de Buenos Aires, regula una licencia de quince días para el “progenitor no gestante”.

Victoria y Yanina estaban felices. Pero antes de que tuvieran tiempo para festejar por el fallo, el PAMI apeló la sentencia judicial aduciendo que “excede la competencia del PAMI” y que la obra social está en “emergencia sanitaria”. 

Para Estela Díaz, secretaria de género de CTA, “es muy grave que el PAMI apele el fallo. Claramente que se haya conseguido el fallo de primera instancia tiene que ver con un reconocimiento de derechos ya establecidos. Quien es una madre no gestante tiene los mismos derechos que la madre gestante. Vamos a seguir reclamando. Los argumentos son descarados. Vienen vaciando el PAMI, esto es lo que viene haciendo este gobierno, recortando derechos. Nos parece un acto de discriminación”.

Por eso, el miércoles 19 de junio se llevó a cabo un acto en la puerta del PAMI de La Plata exigiendo que se cumpla el fallo. “Mientras PAMI argumenta la falta de recursos económicos para garantizar la medida judicial que ampara a nuestra compañera, vemos cómo se dilapida el presupuesto creando cargos jerárquicos y efectuando nuevos ingresos y nombramientos que son destinados a militantes del PRO que nada saben de las necesidades de personas mayores”, argumentaron algunas delegadas. Además, en el PAMI también les descontaron el día a las mujeres que pararon el 8 de marzo. 

Pero la mejor noticia llegó este jueves, al cierre de esta nota, cuando la Cámara Federal de La Plata ratificó el fallo de primera instancia en otra resolución que Victoria calificó de “histórica” y que seguramente sentará jurisprudencia. 

Mientras descansa de dar la teta, Victoria reflexiona: “Yo esto lo tomo como una lucha colectiva. No es nuestro caso, sino que esto tiene que sentar precedente. Por eso tenemos que seguir peleándola y poniendo el cuerpo. No puede ser que si nuestro hijo tiene el apellido de sus dos madres no nos den la licencia”.

El 1 de marzo de 2017, el Poder Ejecutivo presentó el proyecto de “Equidad de género e Igualdad laboral” que buscaba reformar la Ley de Contrato de Trabajo. Uno de sus objetivos era la modificación del artículo 158: extender la licencia por paternidad a 15 días. Este proyecto fue muy criticado sobre todo por las mujeres sindicalistas que presentaron un contra-proyecto en donde, entre otras cosas, borró la distinción binaria de mujer/varón en cuanto a la distribución de las licencias –haciendo referencia a personas gestantes y personas no gestantes–y propuso la extensión a 30 días la licencia por nacimiento a las personas no gestantes. 

El proyecto aún espera su tratamiento aunque en este 2019, con el Congreso absolutamente frenado, será difícil que avance. 

Comentarios

Comentarios

Tali Goldman

Tali Goldman

Es licenciada en Ciencia Política de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y periodista. Escribe crónicas en medios digitales como Anfibia, Nuestras Voces, Latfem, entre otros. Es columnista en el programa de radio Cheque en Blanco, que se emite en Futurock. Su primer libro La Marea Sindical, mujeres y gremios en la nueva era feminista de Editorial Octubre ya va por la segunda edición.

Hacé tu anotación Sin anotaciones