Edelsztein: La ciencia necesita las preguntas de las mujeres

Compartir

«Necesitamos que haya más mujeres en ciencia y tecnología, porque la investigación científica se realiza para responder preguntas. Si las preguntas siempre surgen de las mismas comunidades y nos falta diversidad y representación de otras comunidades, nos van a faltar otras preguntas», dice Valeria Edelsztein científica, química, docente y divulgadora de las ciencias naturales en el Día de la mujer y la niña en la ciencia. En esta entrevista, resalta los avances y pone foco en lo que falta.

Ilustración Lucía Soler @luchifruli

Valeria Edelsztein es científica, química, docente y divulgadora de las ciencias naturales argentina. Podemos poner este cargo exacto y certero porque Valeria tiene página de Wikipedia. No es un dato menor en el Día Internacional de la mujer y la niña en la ciencia. En la enciclopedia más leída del mundo, solo un 20% de las biografías pertenecen a mujeres. Este dato surge de Women in Red y da cuenta del esfuerzo que desde hace varios años hacen diferentes organizaciones por la inclusión. ¿Es que no hay mujeres destacables? ¿Es que la meritocracia tiene algo que ver en la visibilidad? No, nada que ver. Es solo parte de la gran problemática que vive la mujer y la niña en la ciencia. 

Por eso, para aclarar las aguas, recurrimos a una de las que más sabe. Conoce todo el campo de juego ya que desde hace años se dio cuenta que algo estaba mal. En el 2012, casi 10 años atrás, publicó “Científicas: Cocinan, limpian y ganan el premio Nobel (y nadie se entera)”. No hace falta leer el libro para entender de qué se trata. Pasó mucho agua bajo el puente pero la historia sigue igual. Por suerte, así como Valeria, hay una comunidad de científicas y mujeres está dispuesta a seguir intentando cambiar las cosas y correr el velo que, durante décadas -y por qué no siglos- nos hizo invisibles. 

Nuestras Voces: ¿Por qué es importante que haya un día de la mujer, la niña y la ciencia?

Valeria Edelsztein: Nos encantaría que no hubiera necesidad de que un día especial pero por el momento necesitamos que haya una mayor visibilización del trabajo de las científicas porque en general no suelen ser referentes, están poco representadas. Si miramos en la infancia factores de socialización: tenemos familia, escuela y medios de comunicación. Si miramos en medios cuál es la representación de las personas que hacen ciencia, lo que vamos a encontrar algo muy parecido al científico loco, tipo Doc Brown de Volver al Futuro. Es decir, una persona blanca, de edad avanzada, generalmente con un guardapolvo, que hace cosas muy complicadas, que trabaja solo y es muy ermitaño. Y si miramos en los dibujitos y las películas encontramos que esa imagen se repite una y otra vez, en Los Simpson, en Los Autos Locos, en Futurama, en el Profesor Neurus, etc. Vemos diferentes generaciones y la representación es siempre igual. El hecho de que las mujeres no estemos representadas haciendo ciencia en medios de comunicación, termina haciendo que muchas veces, los universos posibles y disponibles para las niñas o jóvenes, estén acotados. Sean limitados. No se imaginen que es posible dedicarse a la ciencia y la tecnología. 

A todo esto le sumamos un montón de otros factores, como que los juguetes tienen un componente sexista. Los juegos de construcción, de física y de química están relacionados con los varones y los de mujeres relacionados al trabajo doméstico y de cuidado, vemos que toda esta falta de referentes y de representación y de posibilidad en los juguetes, todo esto termina teniendo un impacto en las decisiones profesionales eventuales de estas niñas. Por un lado, es importante que exista este día para visibilizar a las mujeres que hacen ciencia y tecnología, que veamos que están ahí, que existen, conozcamos sus caras, sus nombres. No es que las mujeres no hayan sido parte, sino que fueron invisibilizadas y necesitamos esa reparación histórica. 

Por otro lado, necesitamos también que haya más mujeres en ciencia y tecnología, porque la investigación científica se realiza para responder preguntas que tenemos. Si las preguntas siempre surgen de las mismas comunidades y nos falta diversidad y representación de otras comunidades, nos van a faltar otras preguntas. Si no aparecen esas preguntas, no podemos responderlas. Y nos estamos perdiendo muchísimo. Todo eso hacer que sea necesario este día y que puedan ser universos posibles en los que se puedan imaginar universos más grandes.

No existe la pornovenganza, un término que estigmatiza y culpa a la víctima

Nuestras Voces: ¿Crees que se avanzó en el reconocimiento de las mujeres desde que se empezó a visibilizar el tema, por ejemplo, con el estudio “Y las mujeres… ¿dónde están?” de la Fundación Sadosky?

Valeria Edelsztein: Quiero creer que estamos mejor que ayer y espero que peor que mañana. Me encantaría que el reconocimiento sea cada vez mayor y la visibilización siga aumentando. Definitivamente hubo un incremento movilizado por diferentes acciones. Creo que el tema se puso en agenda junto con muchos otros temas vinculados con los movimientos feministas y eso tiene mucho valor. Por ejemplo, yo escribí Científicas, cocinan, limpian y ganan el premio Nobel (y nadie se entera). Ese libro salió en 2012 y prácticamente no había libros similares. La verdad es que en la última década eso se incrementó muchísimo, aumentaron las acciones y la cantidad de personas que empezaron a contar lo que hacían. Es muy valioso escuchar a quienes estén trabajando en diferentes espacios de investigación y no solo en un laboratorio, pues también hablamos de pensamiento científico como trabajo de campo y territorio. Entonces esas personas también pudieron empezar a contar lo que hacían. Por supuesto hubo un montón de iniciativas que fueron fomentando esto. 

Nuestras Voces: ¿Creés que corren el riesgo algunas acciones de no ser profundas y quedar en anécdotas o datos que quedan ahí? Pregunto en el sentido de usar como herramienta de marketing el hecho de visibilizar a la mujer en la ciencia y tecnología puertas para afuera, sin que repercuta puertas para adentro.

Valeria Edelsztein: Esta pregunta me encanta. Tenemos una particularidad en Argentina y es que por la cantidad de mujeres en el sistema científico tecnológico estamos en paridad, incluso un poquito por encima, pero sin embargo las mujeres tenemos mucha dificultad para acceder a los cargos jerárquicos. Tenemos una masculinización de la jerarquías muy importante en argentina y no estamos en las mesas de decisiones. Por eso la lucha, más allá de la visibilización, tiene que ver con la posibilidad de algunos puestos a los que no vamos a poder acceder. Ni que hablar de otras identidades porque estoy hablando de mujeres y varones, eso también invisibiliza a otras identidades. 

Es muy importante también lo que mencionas de puertas para adentro. Muchas veces, desde afuera se ve a la ciencia como algo objetivo y neutral y nos olvidamos es que es una ciencia humana situada en un contexto. La ciencia es una excelente herramienta y trata de minimizar los sesgos y los sesgos están, entre ellos, los de género. Entonces, asumir que no existen esos sesgos simplemente porque estamos en un contexto de ciencia, es un error. Y durante mucho tiempo creo que esto se pensó y empezó a rebatirse un poco gracias a los movimientos feministas. Creo que hoy se conoce un poco más que es lo que pasa puertas adentro, es decir, que hay muchas situaciones de abuso de poder, de abuso sexual, hay muchas de estas situaciones que ocurren dentro del sistema y que necesitamos revertir. Y también, políticas públicas para tratar de lograr una mayor equidad en el cuidado, por ejemplo, de infancias. Las licencias por paternidad, por maternidad, el cuidado de las personas mayores que recaen en las mujeres que originan inequidades. Necesitamos que haya políticas que estén orientadas a minimizar esas inequidades. Dentro del CONICET, por ejemplo, se establecieron esas políticas que estuvieron encabezadas por Dora Barrancos. Como por ejemplo, que una becaria pudiera tener licencias por maternidad, antes no existía esta posibilidad. Por eso, necesitamos ver las inequidades y ver y escuchar a quienes son protagonistas. 

Nuestras Voces: ¿Qué es Científicas de Acá y qué planes o repercusión tuvieron hasta el momento?

Valeria Edelsztein: Científicas de Acá (www.cientificasdeaca.com) es un proyecto hermoso, que apunta a visibilizar a las mujeres que hicieron y hacen ciencia y tecnología en argentina. Somos cuatro mujeres que venimos de ámbitos muy diversos. 

Julieta Elffman que es periodista y editora, Julieta Alcain que es bióloga y casi doctora. Además, las dos Julietas están haciendo una especialización en comunicación pública de la ciencia. Carolina Hadad que viene de la tecnología, trabaja en programación y es una de las co-fundadoras de Chicas en Tecnología y yo. Las cuatro confluimos en este objetivo. Lo hacemos a través de las redes y estamos prontas a sacar un libro en donde buscamos mostrar la diversidad étnica, regional, disciplinar. Tenemos historias que van desde Jujuy hasta la Antártida. Tenemos muchísimas disciplinas. Lo que nos encantó fue conocer muchísimas mujeres de las que no había información. Tuvimos que rastrear gente que hubiera trabajado con ellas, familiares, para poder hacer arqueología de mujeres en la ciencia, sobre todo las pioneras.  Fue un lujo que nos dimos. También sacar la idea de que hay que mostrar la maravilla. Conocemos a Marie Curie porque es la única mujer, la única en la historia, que ganó dos premios Nobel en dos categorías diferentes, uno en física y otro en química. La conocemos porque es la excepción, porque fue increíble el trabajo que hizo. Y es lo único que sabemos de ella. No sabemos todo lo que tuvo que pasar, no sabemos el tratamiento tremendo que le dio la prensa amarilla francesa porque tuvo un affaire con una persona separada. Quedarnos con la excepción y decir “Marie Curie pudo, porque no podés vos”: Nos parece un problema porque invisibiliza los obstáculos y las dificultades. No todas partimos desde el mismo lugar ni las mismas oportunidades. Es muy importante mostrar los reveces. Hubo muchas mujeres que tuvieron que dejar las carreras científicas porque se exiliaron, porque en algún  momento tuvieron que ser el sostén de su familia porque sus maridos seguían adelante con sus carreras. Todo esto lo vamos a contar. Los trabajos increíbles y los trabajos cotidianos, trabajos en territorio. Mujeres que trabajan en conjunto con la comunidad. Mujeres que trabajan con una idea latinoamericanista y feminista. Hay de todo en esas historias. Fue muy difícil porque es difícil trabajar, todavía, fuera de los grandes centros urbanos. Si no queremos hablar sobre Buenos Aires, Córdoba, Santa Fé, es muy difícil. Entonces tuvimos que ir a buscarlas. 

Nuestras Voces: ¿Cuál es tu deseo para el futuro con respecto a la visibilidad, inclusión y derechos de las mujeres?

Valeria Edelsztein: Mi deseo es que no necesitamos más hacer días de la Mujer y de la niña en la ciencia. Y sobre todo, que la ciencia y la tecnología sean universos posibles, para quien quiera pensar en un futuro. Mi intención es que todas las chicas que están en quinto grado se dediquen a hacer ciencia y tecnología, sino que sepan que es una posibilidad. Que así como se imaginan siendo músicas, bailarinas, jugadoras de fútbol, también se puedan imaginar haciendo ciencia y tecnología. Que sea una posibilidad dentro de sus universos. Y también que seamos un montón comunicando y visibilizando Ciencia y Tecnología para que cuando nos pregunten tengamos un listado enorme para nombrar y conozcamos sus trabajos, sus nombres y sus caras. 

Valeria se despide contando una primicia. Y es que CientíficasDeAcá lanza hoy, el día de la Mujer y de la Niña en la Ciencia, la preventa del libro que se venderá a partir del 10 de abril. 

Comentarios

Comentarios

Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 10/04/2021 - Todos los derechos reservados
Contacto