El plan de Alberto para construir paridad de géneros

Compartir

El impulso de la economía post pandemia incluye políticas de Estado que responden a reclamos históricos del feminismo. “Queremos una sociedad con más respeto por la diversidad, más cuidado por la mujer y más igualdad para todos. Con más posibilidades en la diversidad y menor diferencia entre hombre y mujeres”, sostuvo Alberto Fernández al lanzar un plan de obra pública que incluirá la construcción de Centros Integrales de la Mujer en distintos puntos del país. Cómo es el proyecto, contado por una de sus ejecutoras.

Desde hace ya varias semanas, el Presidente viene anunciando nuevas medidas para reactivar la economía en medio de la crisis por la pandemia. La semana pasada se volvió a poner en marcha el Plan Procrear y ayer se presentaron distintas líneas de acción para el desarrollo de obras públicas. Pero con una particularidad: este mega proyecto tiene como prioridad la perspectiva de géneros, es decir, la inclusión de trabajos que promuevan la paridad laboral, y el financiamiento de proyectos para el cuidado y el acceso a derechos de mujeres, niñas, niños y adolescentes.

En la presentación, que fue en la quinta de Olivos, estuvieron ministros de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, y la presidenta de AySA, Malena Galmarini.

“Queremos una sociedad con más respeto por la diversidad, más cuidado por la mujer y más igualdad para todos. Cuantas más posibilidades damos en la diversidad y cuanto más achicamos la diferencia entre hombre y mujeres estamos haciendo una sociedad mejor. En el siglo XXI no podemos soportar más vivir en una sociedad que discrimina por el origen, la raza o el género”, sostuvo el Presidente. El programa que impulsa el Ministerio de Obras Públicas, en articulación con la cartera de Mujeres, Géneros y Diversidad tiene como objetivo la construcción de los dos primeros Centros Territoriales de Políticas de Género y Diversidad en el partido bonaerense de Quilmes y en la ciudad pampeana de Santa Rosa, con una inversión de 90 millones de pesos.

Por una ley de equidad de género y contra el acoso en los medios

Además, en el marco del plan Argentina Hace, se ejecutarán obras de construcción y equipamiento para los Centros Integrales para la Mujer de Río Grande (Tierra del Fuego), por 25 millones de pesos; Trelew (Chubut), por 17,6 millones; y San Martín de los Andes (Neuquén), por 1,3 millones.  Esos trabajos tendrán como objetivo fomentar el cuidado y el acceso a derechos de mujeres, niñas, niños y adolescentes de todo el país, además de garantizar la participación de las áreas de género locales en la formulación de proyectos para revertir la alta e histórica preponderancia masculina en el sector de la construcción.

Cecilia Soler es arquitecta y flamante secretaria de Desarrollo Urbano y Obra Pública de Quilmes donde se va a llevar adelante una de estas obras. En diálogo exclusivo con Nuestras Voces Cecilia explica de qué se trata el proyecto y cómo es pensar una obra pública con perspectiva feminista.

—En principio es novedoso una Secretaria de Obras Públicas mujer. En general es un cargo que ocupan varones.

—La verdad es que es una experiencia novedosa que las mujeres ocupemos estos cargos de gestión y, sobretodo, de decisión política. Pero esto es sin duda un armado que diseñó nuestra intendenta Mayra Mendoza, que es la primera intendenta en la historia de Quilmes, y que hizo una apuesta fuerte hacia las compañeras mujeres y hacia los espacios de juventud. Es un desafío muy difícil como para todas las mujeres que ocupamos estos espacios, pero con el acompañamiento y el respaldo siempre de esa decisión política que le dio el lugar no sólo a las mujeres, sino también a las juventudes. Así que desde ese lado yo creo que vamos a saber hacer una buena gestión.

—¿Qué es pensar en la obra pública desde una perspectiva de género?

—Lo que nos ha enseñado el urbanismo feminista es que hay que poner sobre la mesa del diseño urbano no sólo las necesidades de todos y de todas, sino también la ponderación de la vida comunitaria. La colaboración entre los vecinos y las vecinas. El apoyo en las tareas de cuidado. Y por eso es que necesitamos entre todos proyectar este tipo de espacios que sirven a la comunidad en su conjunto y que afianzan los espacios de comunidad. Es una de las mayores lecciones del feminismo para pensar la vida urbana. Y además pienso que tenemos que romper con la idea neoliberal de que cuanto mayor es la autonomía, mayor es la libertad. Y en este sentido traigo a colación el caso emblemático de unión de una comunidad que tuvimos acá en Quilmes, que fue el aislamiento preventivo del Barrio Azul que tuvimos que llevar a cabo, en donde un barrio entero, o mejor dicho, una comunidad, cumplió con lo necesario para mantener a salvo a sus propios vecinos. Yo pienso que para pensar en Quilmes con perspectiva de género es necesario pensar qué necesitan todas las personas para movilizarse de manera segura, cómo deben ser esos espacios que deben transitar para acceder al trabajo, a la salud, a la educación y, por qué no, también a los espacios de cultura y de ocio. Siempre la planificación de la ciudad se ha hecho en base a un modelo patriarcal y me parece que nosotros tenemos que dar esa discusión pensando en los espacios públicos de reunión, el espacio comunitario, dar lugar a estos espacios de cuidado, que es donde las mujeres por lo general tenemos la preponderancia del trabajo. 

La revolución de las viejas feministas llegó a la Plaza

—¿Cuáles son las particularidades del proyecto que presentaron ayer?

—Nosotros heredamos una obra “neutralizada” que correspondía a un hogar de protección integral, pero que obviamente había perdido su cometido porque su ubicación fue denunciada reiteradas veces. Entonces, la idea de nuestro proyecto es analizarlo y pensar un espacio que pueda brindar los derechos integrales a las vecinas del distrito, sosteniendo tanto los espacios de contención como de concientización y capacitación. Entonces, el Centro de Atención Integral funcionará como un espacio de asesoramiento y de escucha integral, con orientación profesional y acompañamiento a las mujeres y a sus hijos, con diferentes actividades recreativas y formativas. Creo también que va a ser un lugar que va a visitar cada sector de Quilmes, donde se van a promover los derechos y las libertades integrales para todos y todas. 

—Eligieron llamar a ese centro “Isabel Pallamay”, ¿quién fue?

—Decidimos otorgarle ese nombre como una reivindicación a la lucha de los pueblos originarios, pero sobre todo como una reivindicación a la lucha de nuestras compañeras que han sido siempre ocultadas de la historia. Isabel para mí no sólo fue la primera cacica de la Argentina, sino que fue la primera cacica de Sudamérica. Y conquistó ese espacio a través de la lucha. También porque su padre era el cacique de los Indios Quilmes y obviamente, por herencia. A ella le correspondía ese lugar, el lugar que le fue negado y que después de muchos años de demostrar su fortaleza y su coraje, se le fue reconocido. Así que para nosotros era muy importante reivindicarla y poder nombrar así a nuestro primer Centro Integral de Atención a las Mujeres y Diversidades.  

—¿Cómo va a ser la adjudicación del proyecto?

—Desde desde el municipio estamos convocando a aquellas cooperativas que están conformadas por mujeres y que tienen una trayectoria en la construcción y en los distintos oficios de la obra, porque queremos que la obra sea ejecutada por una cooperativa conformada por mujeres. Entonces, de esa manera también garantizar la perspectiva de género y revertir aquellos espacios que hoy todavía están completamente dominados por el sistema capitalista patriarcal.  

Comentarios

Comentarios

Tali Goldman

Tali Goldman

Es licenciada en Ciencia Política de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y periodista. Escribe crónicas en medios digitales como Anfibia, Nuestras Voces, Latfem, entre otros. Es columnista en el programa de radio Cheque en Blanco, que se emite en Futurock. Su primer libro La Marea Sindical, mujeres y gremios en la nueva era feminista de Editorial Octubre ya va por la segunda edición.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 28/09/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto