Encuentro de Mujeres: cada vez más masivo, feminista y radical

Compartir

Comienza el 34 Encuentro Nacional de mujeres, lesbianas, bisexuales, travestis, trans y no binaries. En 2001 la ciudad de La Plata también fue escenario del ENM. Esta vez se esperan entre 200 y 500 mil personas. Uno de los ejes de este año será el trabajo y la feminización de la pobreza. El debate sobre el nombre y el reconocimiento de lo “plurinacional”. Cómo se organizó esta edición. Del primer Encuentro de mujeres en 1986 al Encuentro feminista actual.

Las más auspiciosas se animan a decir que hoy en La Plata, medio millón de mujeres, lesbianas, bisexuales, travestis, trans y no binaries asistirán al 34 Encuentro que reúne desde hace más de tres décadas a los feminismos: el movimiento más transversal y dinámico de los últimos tiempos. Otras dicen que habrá 200 mil. Pero lo cierto es que este Encuentro quedará sellado en la historia no sólo porque será el más numeroso sino porque prometerá debates novedosos y sobre todo, se hará en la capital política de la Provincia de Buenos Aires a quince días de las elecciones presidenciales. Toda una manifestación política del movimiento que en estos cuatro años fue el más combativo contra las políticas neoliberales de Mauricio Macri. Nunca hay que dejar de recordar que el primer paro lo hizo el colectivo feminista. No es la primera vez que se hace en La Plata. También esa ciudad fue la sede en el 2001, el año del estallido social más grande de los últimos tiempos.

En estos tres días —con la clásica marcha incluida— se vivirá un espacio de debate, reflexión, y sobre todo de encuentro y militancia, que es inédito en el mundo.

Parte del interesante debate que será abordado en el encuentro tiene que ver con el nombre. Están quienes sostienen que debe llamarse “Plurinacional”—una propuesta que surgió en el Encuentro anterior, en Trelew, y también en el de Chaco en 2017 —que incluye a los feminismos de los pueblos originarios; y están las que creen que el Encuentro Nacional de Mujeres es una marca inamovible. Lo cierto es que ese debate se dilucidará en la propia apertura, que se llevará a cabo hoy a la mañana.

Según explicó Vanina Escales en el portal LATFEM: “Si a lo largo de 34 encuentros los feminismos fueron cambiando, ¿por qué hay resistencia a que el nombre cambie? Nada tiene tanta riqueza que no deba ser enriquecido incesantemente”.

Como cada año, la decisión del lugar en el que se llevará a cabo el próximo Encuentro se dilucida el último día, en donde se proponen diferentes ciudades y por el mecanismo del “aplausómetro” se define. Lo interesante y significativo fue que en Trelew, en 2018, quienes subieron al escenario para proponer hacer el Encuentro en La Plata fueron las trabajadoras del Astillero Río Santiago: una fábrica histórica y emblemática que Mauricio Macri y María Eugenia Vidal quisieron de mínima privatizarla de máxima destruirla  y que sus trabajadores resistieron en lo que fue una de las grandes luchas de estos últimos cuatro años. Por eso, también resulta simbólico que hayan sido trabajadoras que venían dando una fuerte lucha las que llevaran esa moción. Y eso también tiene que ver con el espíritu de este Encuentro. Según explicó a Nuestras Voces Lucía García Itzigshon, parte de la comisión de Comunicación del Encuentro, “no hay ingenuidad en hacerlo en La Plata y tampoco que uno de los grandes ejes de este año va a ser el tema del trabajo y la feminización de la pobreza. Mi lectura es que los feminismos estamos asumiendo un rol político cada vez más claro”.

Para Amanda Alma, periodista y autora junto a Paula Lorenzo de un libro “Mujeres que se encuentran”, un material fundamental sobre la historia de los Encuentros, “este va a ser muy importante porque el impulso que tiene el movimiento de mujeres en este tiempo es impresionante, después del 3 de junio del 2015 y por las movilizaciones del aborto en 2018 hay un interés muy grande sobre todo desde las nuevas generaciones. Y además, figuras de mucho peso político como Cristina Kirchner plantearon la necesidad de recurrir al feminismo como herramienta para la transformación social, así que es un año diferente al de otro años. Va a ser un encuentro altamente político y masivo”.

Mujeres del conurbano: menos empleo, más trabajo no pago y menor felicidad

¿Cómo se gestó este año?

La organización del Encuentro la llevan adelante los movimientos feministas de cada ciudad. En este caso, las reuniones para organizarlo, comenzaron en febrero de este año y la sede fue el Rectorado de la Universidad Nacional de La Plata. Alrededor de 250 mujeres participaron de esa primera reunión. Como en todas las asambleas feministas, se trata de un espacio horizontal, dinámico, transversal en el que conviven diversidades ideológicas, partidos políticos, etc. De esa primera reunión se desprendieron cinco comisiones: Organización, alojamiento, seguridad, comunicación y contenidos. Durante todo el año funcionaron estas reuniones que se intercalaban con las plenarias en donde se ponían en común los avances y discusiones.

El plato fuerte de los Encuentros son los talleres. De allí no solo surgen debates sino que muchos funcionaron como precursores de muchas de las leyes y discusiones que pasaron al ámbito nacional. Por citar un ejemplo, el debate por el Aborto es un tópico del que se viene hablando hace varias décadas, incluso Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y gratuito surgió del Encuentro en la ciudad de Rosario. Cada taller es un grupo de discusión autogestivo, los intercambios surgen a partir de la historia de cada participante, su condición de clase, su entorno étnico cultural, su identidad sexual y de género, su experiencia de vida entre otras. Según explican desde la página del Encuentro, “funciona de manera horizontal haciendo lugar y respetando las diferentes ideas y opiniones de todas. El taller es soberano. No es un espacio de presentación de trabajo. La tarea es discutir el temario propuesto para cada taller y elaborar conclusiones”.

Este año hay varias novedades en los talleres, como por ejemplo el de “Ellas Hacen: territorio y acceso a la vivienda, el barrio y los servicios. Educación, oficios y formación profesional”; o el de “Feminización de la Pobreza. Políticas neoliberales, patriarcado y distribución desigual de la riqueza. Empobrecimiento material de las mujeres, empeoramiento de condiciones de vida y vulneración de derechos”. Tampoco es un dato casual teniendo en cuenta que desempleo subió en el segundo trimestre de este año medio punto más que en el primer trimestre llegando al 10,6% con el agravante de que la franja más golpeada es la de mujeres de 14 a 29 años, entre las que el nivel de desocupación llega al 23,4 por ciento.

Ofelia Fernández: “Quiero ser la voz de los pibes en la política grande”

Historia de los Encuentros

En 1985 un grupo de mujeres argentinas participó en la Clausura de la Década de la Mujer en Kenia, África. Cuando regresaron, pensaron en la necesidad de autoconvocarse para tratar la problemática específica de las mujeres en Argentina.

Así, en 1986 empezaron los encuentros y desde ahí no pararon. En el primero eran alrededor de 1000 mujeres, en el 33° Encuentro Nacional de Mujeres en Trelew llegaron a 65.000.

“La modalidad del Encuentro Nacional de Mujeres es única en el mundo, y eso permite que cada año nos sumemos de a miles: es autoconvocado, horizontal, federal, autofinanciado, plural y profundamente democrático. Cada año, al encontrarnos intercambiamos nuestras vidas, nuestras experiencias y convertimos problemas que parecen individuales en un problema de todas. Eso nos ayuda a encontrar los caminos para resolver nuestros sufrimientos. En el encuentro también expresamos nuestras luchas, la que damos en la fábrica, la casa, el barrio, el campo, la escuela, la facultad, la ciudad, etc”, reza en la convocatoria.

Para Amanda Alma que ya lleva 18 años yendo ininterrumpidamente a los encuentros “he visto como se fueron transformando a lo largo del tiempo no solo en convocatoria sino en la profundización de los debates. Los encuentros no se presentaron históricamente como feministas si bien fueron impulsadas por feministas argentinas muchas de ellas que venían del exilio y de la militancia partidaria. Realmente después del 2015 el proceso se fue modificando con fuerza, intensidad, con las marchas de Ni Una Menos y eso lo convirtió en un Encuentro feminista”.

Comentarios

Comentarios

Tali Goldman

Tali Goldman

Es licenciada en Ciencia Política de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y periodista. Escribe crónicas en medios digitales como Anfibia, Nuestras Voces, Latfem, entre otros. Es columnista en el programa de radio Cheque en Blanco, que se emite en Futurock. Su primer libro La Marea Sindical, mujeres y gremios en la nueva era feminista de Editorial Octubre ya va por la segunda edición.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 17/11/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto