Inés Arrondo: deporte para la igualdad y la inclusión

Compartir

La ex Leona es la primera mujer en ocupar la nueva Secretaría de Deportes. Inés Arrondo llega todos los días en bicicleta al Centro de Alto Rendimiento Deportivo, que la gestión macrista quiso cerrar para hacer un negocio inmobiliario. Será su punto de partida para impulsar el deporte de alto rendimiento, pero también la inclusión social e igualdad de género. Designada en el flamante Ministerio de Turismo y Deporte que conduce Matías Lammens, Arrondo dice: «Lo importante es que todas se metan en la cancha, que haya una revolución simbólica de la mujer. Es una urgencia”.

Foto: Dafna Alfie/@latfemnoticias

Inés Arrondo siempre vino al Cenard, este ícono del deporte argentino, en bicicleta. Lo hizo cuando fue parte de Las Leonas, el seleccionado de hóckey sobre césped con el que conquistó el Mundial de 2002 -entre otros títulos- y también ahora, como flamante Secretaria de Deportes de La Nación. Pedalea para empezar a trabajar en estas oficinas y también plantar bandera: el Centro de Alto Rendimiento Deportivo, uno de los símbolos del desinterés de la gestión macrista que quiso cerrarlo para un negocio inmobiliario, será su punto de partida de un deporte con igualdad e inclusión social.

La ex jugadora de hockey viajó desde su Mar del Plata natal para comenzar a diseñar el plan que llevará a cabo en el nuevo Ministerio de Turismo y Deporte que conduce Matías Lammens.

Arrondo, que tiene 42 años, es la primera mujer en ocupar este lugar: en una entrevista con un grupo de periodistas deportivas feministas dirá que intentará generar un cambio de paradigma en la política deportiva, poniendo un práctica una gestión con perspectiva de género: “Miro desde la posición de una mujer que ha convivido con el problema estructural que tiene la sociedad en materia de género. Mi deporte, el hockey, colaboró mucho en acercar a las niñas y las mujeres a la cancha. Creo que esa fue nuestra revolución. Hoy por hoy lo importante es que todas se metan en la cancha, con la herramienta que sea, que haya una revolución simbólica de la mujer en cualquier disciplina. Es una urgencia”, dice.

Mientras desayuna e invita a compartir yogurt con cereales en una mesa en la que hay frutas, mate, tostadas y mermelada, Arrondo le da la palabra también a su mano derecha, Jorgelina Bertoni, socióloga y ex Leona, quien da más pautas de la proyección: “Vamos a trabajar la agenda de los estereotipos de género para que no sigamos reforzando las desigualdades que aún hoy hacen que las mujeres participen menos y lleguen menos a lugares de representación y de liderazgo. Ahí la brecha de género se amplía y profundiza”.

De algunas desigualdades ya fue testigo en su nueva función: en una entrevista para una radio le preguntaron cómo iba a ser con la crianza de sus hijos (tiene dos). En la respuesta marcó la cancha: “¿Esa pregunta se la hacen también a los funcionarios varones?”, les retrucó.

En un rato Arrondo, que en 2017 había sido candidata a senadora provincial por la quinta sección electoral en el espacio que comandó Florencio Randazzo, bromeará: dirá que el Barón Pierre de Coubertin -fundador de los Juegos Olímpicos modernos que decía que las mujeres sólo tenían una labor en el deporte, que era coronar a los campeones con guirnaldas- sería hoy un varón en proceso de deconstrucción. Y se pondrá seria para dejar en claro que está a favor de la Ley de Interrupción voluntaria del embarazo.

Negocio Inmobiliario por sobre educación y deporte

-¿Qué se siente ser la primera mujer en este rol?
-El hecho de ser mujer tiene un plus y siento que no soy yo sola la que llega a ocupar esta posición. Es una lucha de todas, son espacios que vamos ganando con esta pelea que emprendimos juntas.

-¿Qué hito hizo que te asumieras feminista y empezaras a trabajar con esta mirada?

-Siempre tuve incomodidad en cuanto a nuestras posibilidades en la sociedad. El deporte me fortaleció y me potenció para combatir un montón de esas cuestiones a lo largo de mi vida, más cuando dejé la carrera deportiva y empecé a trabajar en la función pública. Cuando inicié mi camino en Mar del Plata, en el marco de un relevamiento que hice para la estructura del deporte de allá (N. de la R.: promovió un programa social para el Ente Municipal durante más de un lustro), una de las cosas que empecé a analizar fue la participación de las mujeres. Fue antes del Ni Una Menos, entre 2013 y 2014.

-¿Con qué te encontraste?

-Había hectáreas, infraestructuras, recursos y un montón de gente participando de espacios del deporte, pero ni las mujeres ni las niñas tenían su lugar. Yo me apropié del hockey como herramienta para multiplicarlo y acercar a mujeres a la cancha, e involucrarme en la ejecución de programas. Tuvimos que poner características incómodas. Generé espacios para mujeres y me decían: “Hay que darle la posibilidad a todos”. Ahí les tenía que explicar que no lo tomaran a mal, pero que los niños no podían participar hasta que las niñas se fortalecieran. Era un trabajo territorial en barrios complejos de la ciudad donde no desembarcaba ninguna actividad deportiva para las niñas.

-¿Eso te valió señalamientos por parte de tus colegas varones?

-Sí, fue complicado hacia dentro de las estructuras de la Secretaría. Me preguntaban cómo íbamos a fundamentar el hecho de que los varones no pudieran participar. Hay un argumento: hoy por hoy son las nenas las que no pueden hacerlo. Hay un desarrollo físico en el varón con otras libertades y una nena de 8 años la mayoría de las veces no tiene las capacidades físicas desarrolladas porque no se lo permitieron. Si nosotras no abrimos ese espacio…

-Ese trabajo constituye una dimensión social del deporte. ¿Pudiste ver cambios que iban más allá del juego en sí?

-Me armé un equipo de profes mujeres, porque hay barreras culturales para trabajar con la comunidad. Gracias a que las entrenadoras eran mujeres, las madres se empezaron a acercar. Porque ante un varón no se acercan. En contexto de vulnerabilidad, violencia física y social, que una mamá se acerque y se reúna con otras en torno a la actividad de sus hijas transforma. Empiezan a contar cómo se sienten, a salir del ámbito de lo privado y acompañar a sus hijas. Cuando eso se vive sanamente en el entorno familiar hay cambios. Las nenas dicen: “Mi familia antes iba a ver a Brian y ahora me viene a ver a mí”.

-¿Vas a articular con otros espacios? 

-El deporte y la actividad física son una medida sanitaria, educativa, el deporte es un aliado en materia de seguridad. Estoy convencida de que colabora muchísimo en sacar a les jóvenes de las adicciones, en tener espacios de hábitat de participación. Una actividad que desembarca en el espacio público hace más segura a la ciudad, nuclea a la comunidad. Además hay índices que tienen que atenderse: sedentarismo, obesidad infantil. Estuvimos hablando con Nicolás Trotta (ministro de Educación). El deporte es clave para mejorar la calidad educativa y la calidad de vida.

Reconstruir el deporte, otro desafío para Alberto Fernández

-¿La Ley de Educación Sexual Integral tendrá lugar?

-Sí, es también un desafío sobre lo que representa el deporte en el sistema educativo.

-¿Y qué situación recibís?

-Ha habido un plan de desfinanciamiento. Tenemos hoy el mismo presupuesto que hace tres años. No asignarle presupuesto es no considerarlo un elemento importante para la política de Estado. Nuestro desafío es volver a recuperar el valor del trabajo, del trabajo de las estructuras, de los trabajadores que son parte de la Secretaría. Tenemos que trabajar con las provincias, llegar a través de ellos a los municipios. Vamos a tener contacto directo con los clubes.

-Fuiste parte de una campaña llamada “La igualdad se entrena”. ¿Creés que es una práctica posible?
-Sí, debe prevalecer la decisión política. El presidente Alberto Fernández está jerarquizando la situación del deporte argentino. Está creando un Ministerio de Turismo y Deporte, está poniéndolo de nuevo en el rango de Secretaría. Para los deportistas cada entrenamiento es una oportunidad. Para nosotros, cada situación será la posibilidad de establecer una nueva estructura. Nuestro gran desafío como gestión es plasmarlo en acciones, en un cambio de paradigma para hacer política.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 29/01/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto