La batalla por la paridad de género llega a los bancos

Compartir

Una iniciativa impulsada por las directoras de bancos públicos argentinos busca generar paridad en las finanzas, un territorio que tradicionalmente dominan los hombres. Van a impulsar ámbitos laborales igualitarios y protocolos de abordaje de las violencias. La inclusión financiera y productos financieros con perspectiva de género serán prioridades estratégicas. Comienza a caer la hegemonía machirula: el Gobierno también estableció que los directorios de sociedades deben estar compuesto equitativamente entre mujeres y hombres.

Por primera vez en la historia las directoras de bancos públicos formaron un grupo para pensar y diseñar áreas de género al interior de las organizaciones financieras. Se sabe: el mundo financiero es manejado por los varones y por eso, a tono con lo que viene sucediendo en muchísimos ámbitos, el feminismo también empezó a penetrar en la city. El primer encuentro fue organizado por Claudia Berger y Betina Stein, del Banco Central de la República Argentina (BCRA). Y participaron también Delfina Rossi (Banco Ciudad), Laura Isabel Sprovieri (Banco de Corrientes), Adriana Velasco y Carolina Pogliano (Banco del Neuquén), Raquel Kismer (BICE), Rosana Castaño (Banco de La Pampa), Cecilia Bugna (BNA), Juliana Di Tullio (Banco de la Provincia de Buenos Aires), Julia Strada (Grupo Bapro) y Cecilia Nahón (Banco Mundial).

Allí se planteó la idea de diseñar políticas institucionales para generar ámbitos laborales más igualitarios e inclusivos a través de protocolos de abordaje de las violencias y políticas de rebalanceo de géneros y se identificaron la inclusión y educación financiera y el diseño de productos financieros con perspectiva de género como prioridades estratégicas para generar acciones concretas.

El encuentro virtual constituye sin dudas, un hito histórico en un sector sin ninguna duda mayoritariamente masculinizado. Y se da en paralelo a la iniciativa que establece que el directorio de asociaciones y sociedades que se inscriban en la Inspección General de Justicia (IGJ) debe tener “una composición que respete la diversidad de género”, o sea la misma cantidad de mujeres y hombres.

Avanza el proyecto de representación equitativa de género en los medios

Según contó Delfina Rossi a Nuestras Voces “este encuentro fue histórico porque el sistema financiero y los bancos son lugares altamente dominados por hombres. Este encuentro es el resultado del camino que muchas empezamos a recorrer en nuestras instituciones y que ahora estamos dispuestas a coordinarlas de mejor manera y realizarlo juntas, que es la de ir transformando la cultura patriarcal del sistema financiero a partir de elaborar comités, comisiones o gerencias de géneros y diversidades para trabajar al interior de las estructuras de las gerencias bancarias con una perspectiva de género. Pero a su vez, teniendo la confianza, que es la mayor participación de mujeres tanto en directorios como la alta gerencia, nos va a permitir claramente transformar la mirada que tienen los bancos hacia las mujeres. 

Dicho de otra manera, necesitamos tener una mirada feminista e inclusiva cuando hablamos de educación financiera, de inclusión financiera, de créditos y también de cómo financiamos a las mujeres trabajadoras de clase populares que necesitan un acompañamiento de la banca pública para desendeudarse de lugares por ahí con tasas abusivas y poder tomar un crédito que sea acorde a sus necesidades.  En definitiva, este encuentro es el primer paso para tener una agenda colaborativa sobre cómo ir rompiendo esos techos de cristal con paredes de cristal al interior de las instituciones. Pero también como ir pensando a esta nueva agenda de desarrollo productivo que sin lugar a dudas necesita del acompañamiento del sector financiero y que lo pueda hacer con una mirada y una perspectiva feminista”. 

En ese sentido, coincide Julia Strada: “Lo que diga el Banco Central es como palabra mayor, es la autoridad reguladora de toda la banca pública y privada. Entonces que esto lo impulse el Banco Central, para nosotras, desde los directorios es mucho más fácil plantear la agenda de género”. 

En la reunión se debatieron dos ejes: primero, el frente interno: “es como hacemos en nuestras instituciones para dar la discusión sobre paridad, sobre lenguaje inclusivo, sobre el protocolo de violencia, sobre, en fin, perspectiva de género en los trabajadores y las trabajadoras y en las líneas gerenciales—explica Strada—. Hay un capítulo que yo resaltaría que es las líneas gerenciales de toda la banca pública, que son líneas ultra machistas.”

El plan de Alberto para construir paridad de géneros

El segundo eje que se debatió tuco que ver con discutir productos financieros con perspectiva de género. “¿Cómo hacemos para que la tasa baje? ¿Y cómo hacemos para diferenciar dentro de esas políticas financieras a mujeres emprendedoras o a grupos específicos?—se pregunta Strada—No es tan fácil de hacer y sencillamente hay que intentar que las políticas sean distributivas. Otro punto tiene que ver con la inclusión financiera que también me parece importante. Yo soy la que propuso también algún tipo de educación financiera para mujeres, para mujeres en los barrios”.

Atrás, machirulos empresarios

A través de la Resolución 34/2020 publicada en el Boletín Oficial, la Inspección General de Justicia estableció que las asociaciones civiles en proceso de constitución, las simples asociaciones que soliciten su inscripción en el registro voluntario, la mayoría de las Sociedades Anónimas, las fundaciones con un consejo de administración de integración temporaria y electiva, y las Sociedades del Estado deberán incluir en su órgano de administración y en el órgano de fiscalización, una composición que respete la diversidad de género, y se deberán integrar por la misma cantidad de mujeres que de varones. Cuando la cantidad de cargos a cubrir fuera de número impar, el órgano deberá integrarse de forma mixta, con un mínimo de un tercio de mujeres.

La ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación, Elizabeth Gómez Alcorta, afirmó  que es un paso fundamental en materia de participación para las mujeres porque implica garantizar su presencia en los espacios de toma de decisiones en el mundo empresarial. Y aseguró: “Esta Resolución implica un gran avance para reducir las brechas de desigualdad en el mundo del trabajo y de las empresas”.

Un sindicato que nace feminista

Por otra parte, la disposición también incorpora la perspectiva de diversidad al establecer que los instrumentos públicos o privados que se deban registrar ante la IGJ podrán utilizar a los efectos de identificar a la persona un sistema que combine las iniciales del nombre, el apellido completo, día y año de nacimiento y número de documento y el nombre de pila elegido en función de la identidad de género autopercibida de la persona interesada.

Según un estudio de la organización Mujeres en la Bolsa, en el que trabajó con 388 empresas argentinas, el 22,16% (86 en total) de las firmas que cotizan en el mercado están lideradas sólo por hombres. Si se consideraba la cantidad de plazas, sobre un total de 4.669 espacios directivos, 3.903 asientos son ocupadas por varones y sólo 766 por mujeres. Esto significa que por cada mujer consejera en un directorio hay 5,1 hombres.

Comentarios

Comentarios

Tali Goldman

Tali Goldman

Es licenciada en Ciencia Política de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y periodista. Escribe crónicas en medios digitales como Anfibia, Nuestras Voces, Latfem, entre otros. Es columnista en el programa de radio Cheque en Blanco, que se emite en Futurock. Su primer libro La Marea Sindical, mujeres y gremios en la nueva era feminista de Editorial Octubre ya va por la segunda edición.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 25/09/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto