La poesía se tiñó de verde

Compartir

Cada martes decenas de poetas participaron de la multitudinaria jornada semanal en plaza Congreso para reclamar por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito. Ahora se publica Martes Verde, una antología poética que compila los trabajos de 53 mujeres de todas las edades que leyeron sus textos durante las semanas previas a la votación en el Senado. El libro se presenta este sábado a las 18 en el Espacio Salvo. “Estamos escribiendo la historia/ estamos haciendo la revolución”, escribe una de sus autoras.

Fotos: Joaquín Salguero

Poetas por el Derecho al Aborto Legal le puso la firma a los ‘martes verdes’ en las puertas del Congreso Nacional. Nos autoconvocamos, nos reunimos, nos escuchamos, nos comprometimos. La palabra poética estampó, en múltiples voces, un grito que la sociedad reclamaba: Aborto Legal YA. Un deseo nos llevó a ser parte de la imparable marea verde: la autonomía de las personas gestantes y la libertad de decidir sobre nuestros cuerpos y proyectos reproductivos”, leyó Juana Roggero, rodeada de decenas de poetas, en la Plaza del Congreso. Este fragmento forma parte del prólogo de Martes Verde, la antología poética que Juana coordinó junto a María Alicia Gutiérrez y de la que participaron 53 poetas con el apoyo de nueve editoriales: Club Hem, Gog y Magog, Ediciones Presente, Paisanita Editora, El ojo de mármol, Pánico al Pánico, Color Pastel, Viajera y Mi gesto pank.

En este libro se plasman los poemas que estas mujeres leyeron cada martes desde abril hasta acá, cuando la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito lideró la convocatoria frente al Congreso para visibilizar el acuerdo popular que respalda el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo. Con media sanción en la Cámara de Diputados, el 8 de agosto, el proyecto podría transformarse en ley. Así, se brindaría un marco legal a una práctica que, en los hechos, las mujeres hacemos desde hace siglos: abortar por las nuestras o acompañadas de amigas. El problema es la cantidad alarmante de muertes evitables por abortos practicados en la clandestinidad. Y es que así como abortamos, las mujeres morimos. Esto lo expresa, por ejemplo, el poema de María Insúa, nacida en 1965: “Cuando nos quedamos solas/ con el positivo/ que chorrea pis/ por nuestra mano/ y no tenemos un puto refugio legal/ que ampare nuestro deseo/ el trocito de igualdad ante la ley/ estalla en carcajada grotesca”.

La idea –que se logró plasmar en muy pocas semanas– surgió de una de las integrantes de la Campaña, María Alicia Gutiérrez, quien se ocupó de la coordinación del proyecto junto a Roggero: “Cuando empiezan los ‘martes verdes’, aparecen cartas de artistas, actrices…Entonces yo, que soy poeta, dije que las poetas teníamos que estar. Le escribí a algunas amigas; entre ellas, a Juana. La idea era hacer una carta, sumar una adhesión. Pero las poetas vinieron en banda a leer cada martes. Y nos dimos cuenta de que éramos muchas, de que esos poemas hablaban del presente en una clave mucho más amplia que el aborto: hablaban de nosotras, de nuestros deseos. Lejísimos estábamos de pensar que nuestro compromiso tendría forma de libro”, cuenta.

La batalla de las hijas

Pocas semanas atrás se hizo una preventa para financiar el proyecto. Con lo recaudado, se imprimieron 700 ejemplares. Una parte se destina como aporte para la Campaña; el resto, para la venta, con la idea de financiar una segunda edición que circule en bibliotecas populares y centros culturales y educativos.

Como en cada marcha y acción que acompañó la llegada al Congreso del proyecto de Ley, la palabra poética, con su carga personal, no es ajena a la disputa política. Así lo señala Andi Nachon en el epílogo que acompaña al libro: “El libro evidencia la diversidad de miradas, generaciones, posturas. Pero también hace evidente algo más poderoso y eso aúna los poemas presentes: su voluntad de encarnar y sumarse a esta lucha que excede a cada poeta y su escritura. Así lo personal toma cuerpo en lo político y, como una estrofa más del canto que se escucha en tantas plazas del país, manifiesta el afán igualitario y libertario que el derecho al aborto seguro, legal y gratuito representa”.

Este gozoso afán, donde la palabra de cada una es también la palabra de todas, se vio arriba del escenario durante el último martes. Allí, Karina Macció resaltó que este libro reúne poesía hecha para decir en voz alta, en lugares públicos, al calor de la lucha, como “experiencia de transmisión” que le permitirá al texto abrirse paso, ir más allá de la coyuntura. Al mejor estilo spoken word, Natalia Carrizo (nacida en 1981) se plantó y de cara al público recitó: “Favorito, corazón, que no se vea ni un pezón/ yo quiero un iconito para la liberación/ alegría, dignidad y altas dosis de amor”. Celeste Dieguez (1979) reivindicó el derecho a decidir también en el plano de la escritura: “Será que si estoy hablando de mis cosas/ no tendrían que venir a decidir los otros;/ será que sobre el cuerpo y la escritura/ siempre hay que reservarse la última palabra”. Cubierta de glitter verde, Rosa Rodríguez Cantero (nacida en 1946), fue ovacionada cuando leyó: “Nos hacemos grito/ hoy pañuelos verdes/ nos hacemos marcha/ levantamos la voz/ enarbolamos la sangre/ y escondemos la lágrima / estamos escribiendo la historia/ estamos haciendo la revolución”. Las fechas de nacimiento de cada poeta no son azarosas: muestran el amplio abanico generacional que se despliega en Martes Verde.

Mi padre es un cura que está contra el aborto pero no me reconoció

A la vez, esa historia a la que aludió Rodríguez Cantero es presente, justamente por la enorme constelación de activistas, como Nina Brugo o Nelly Pila Minyersky, que desde hace décadas vienen reclamando por este derecho. “Nosotras tejemos redes y somos capaces de armar y sostener un espíritu colectivo porque sabemos que tenemos un origen de mujeres luchadoras detrás”, resaltó Valeria Cervero, poeta y gestora cultural. En ese sentido, Flor Codagnone contó que la bandera verde que subió al escenario con la leyenda “Poetas a favor de la ley de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito” bordada en letras blancas, forma parte de un oficio que aprendió de su abuela. La misma que le regaló los primeros hilos y le dijo que las mujeres sabemos cómo compartir saberes y cuidarnos entre nosotras. En ese conocimiento compartido, la palabra es red. Y la palabra poética, posibilidad de reinventar el mundo. Un mundo que será mejor si nuestro país da un paso adelante en el respeto de nuestros derechos.

Martes Verde se presenta nuevamente el sábado 4 de agosto a las 18 en el Espacio Salvo (Luis Viale 89) donde se entregarán los libros comprados en la pre-venta. Además, estarán las autoras y se compartirán lecturas.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 15/10/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto