Las redes feministas en la toma de Guernica

Compartir

Desde el inicio de la toma en Guernica se conformó una asamblea feminista que se reúne todas las semanas. Esa red permite contener las situaciones de violencia de género, y a las madres solteras sin techo y sin trabajo. Las mujeres son hoy también las que sostienen los comedores en la toma y dan de comer a muchas familias. La demanda habitacional y la resistencia feminista. El dispositivo interministerial que trabaja en el territorio con una perspectiva de género.

Foto Matías B-Enfoque Rojo

A pedido de la Provincia, la Justicia postergó para el 14 de octubre el desalojo de las casi cien hectáreas ocupadas en la localidad de Guernica, partido de Presidente Perón. La decisión otorga más tiempo para seguir negociando una solución compleja que afecta a más de 2000 familias que buscan nada más y nada menos que una casa. Una situación que refleja la deuda histórica del acceso a la vivienda de los sectores más vulnerables.

Pero en Guernica se está dando un fenómeno muy particular que tiene que ver con las resistencias feministas en la toma. Desde el inicio se constituyó una asamblea feminista que se está haciendo todos los domingos, periódicamente, y se convirtió en el corazón de la toma: tendió lazos y puentes adentro y afuera de Guernica con movimientos feministas.

Del mismo modo que la pobreza y la falta de trabajo afecta más a las mujeres, lesbianas, trans y travestis, el déficit habitacional y el acceso a la tierra también golpea duro a este sector, sobre todo a aquellas que tienen menores a cargo y son rechazadas cuando intentan alquilar. Según un relevamiento que hizo el Equipo de Investigación Política (EdIPo), un organismo de Derechos Humanos, “de un total aproximado de 2290 personas, 985 son varones y 870 son mujeres, lesbianas, travestis o trans. De estas 870 mujeres, lesbianas, travestis o trans, el 81 por ciento (706) declaró tener niñes a cargo y el 3,3 por ciento (29) se encuentra cursando un embarazo. Si sumamos a les niñes que están a cargo de varones, el total de menores en la toma (ya sea que estén presentes o no) asciende a un total de 2750, de los cuales 21 tienen discapacidad. De las mujeres, lesbianas, travestis y trans censadas, 3 de ellas manifiestan tener algún tipo de discapacidad. 55 mujeres (el 6%) refirieron ser víctima de violencia de género, de las cuales 42 se encuentran desocupadas”.

El 9 de septiembre la asamblea feminista de Guernica hizo pública una carta dirigida a las ministras Elizabeth Gómez Alcorta, titular del Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidades de la Nación, y Estela Díaz, responsable de la misma cartera a nivel provincial.

“Somos mujeres de la toma de tierras de Guernica, Presidente Perón. Les escribimos desde la toma, donde nos encontramos con nuestros hijos y compañeros peleando por una tierra para vivir.

Muchas de nosotras hemos sufrido violencia de género y, sin poder tener otro recurso, tuvimos que abandonar la convivencia con nuestros violentadores para poder estar a salvo. Vinimos con lo puesto, no tenemos nada más. Muchas de nosotras somos jefas de hogar y madres solteras. Hay entre nosotras trabajadoras de casas particulares, que fuimos echadas de nuestros trabajos durante la pandemia, y otras trabajábamos de changas, viviendo el día a día, pero nuestros ingresos se vieron perjudicados por la difícil situación sanitaria que está viviendo el país. Nuestros compañeros han quedado sin trabajo, sin ingresos. En algunos casos, teniendo que devolver incluso los carros que les habían prestado para juntar lo poco que podían.

Esta pandemia que agarró haciendo muchísimo esfuerzo para poder pagar un alquiler que no baja de los cinco mil pesos, para poder afrontar el pago de las tarifas, y para poder alimentar a nuestros hijos. En nuestro caso, no pudimos afrontar más ese costo, y muchas de nosotras nos vimos frente a la peor decisión que puede vivir una madre: elegir entre pagar un alquiler, o comprar comida y pañales para nuestros hijos”.

Toma en Guernica: intendentes trabajan en una solución consensuada

 Florencia Alcaraz, periodista feminista recorrió la toma de Guernica y compartió su reflexión con Nuestras Voces: “Cuando una recorre estos cuatro nuevos barrios que se emplazan en las tierras recuperadas de Guernica, puede reconocer muy fácilmente las caras, los rostros de las cifras de desigualdad que conocemos en Argentina y en la provincia de Buenos Aires, y nos encontramos mayoritariamente con mujeres jóvenes, lo cual expresa la feminización de la pobreza y también la infantilización de la pobreza, porque hay muchísimxs niñxs y adolescentes en esas tierras. Pero al mismo tiempo nos encontramos con la feminización de las resistencias, porque son esas mismas mujeres que están ocupando esas tierras como una forma desesperada, porque no pudieron seguir pagando los alquileres cuando comenzó la pandemia y quedaron expulsadas en los márgenes, porque en general son trabajadoras dentro de los mercados informales. Ahora están ahí, resistiendo, ocupando ese espacio, pero también están sosteniendo los comedores que existen en los distintos barrios de estas tierras y la preocupación principal es el alimento para los niños, las niñas y las adolescentes, el abrigo y el cuidado de ellos. Esa es la principal preocupación de las mujeres que están en los comedores, muchas veces pagando de su propio bolsillo con lo poco que tienen el alimento, la copa de leche, para poder sostener esa esa ración diaria. Yo estuve en un comedor en particular, La Esperanza, que la sostiene Gladys, y ella recibe 70 niñas todos los días en ese comedor en el que se cuida especialmente sostener la distancia social. Y no es que es un comedor al cual acuden todos al mismo tiempo, sino que hay turnos y momentos o van a buscar y después se lo llevan a su casilla. Digo eso también me parece algo a destacar, porque contra todos los prejuicios que pueden existir en esos barrios, también el cuidado frente a los contagios es una de las prioridades”.

Desde los primeros días de la toma se constituyó un dispositivo interministerial que trabaja de manera articulada en el territorio. Lo integran Desarrollo de la Comunidad, el ministerio de Justicia y Derechos Humanos y el de Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la Provincia de Buenos Aires. Lucía Portos, viceministra de esta última cartera, explicó a Nuestras Voces que “para nosotras es importante poder participar de este dispositivo porque sabemos que muchas veces es necesario garantizar una perspectiva de género a la hora de abordar un tema tan complejo como es el acceso a la vivienda y las problemáticas habitacionales que son estructurales de nuestra provincia, pero que impactan de una forma diferencial en las mujeres y la población LGTBI. Por eso, reconociendo esta situación, nos parece interesante ser parte de una propuesta de solución, una solución que obviamente puede no ser la ideal, sobre todo teniendo en cuenta los tiempos que va fijando el Juez, pero que sí entendemos que tiene que dar prioridad a las mujeres que están realizando trabajos de cuidado y que por eso han quedado en una situación de fragilidad habitacional o directamente de falta de vivienda, provocado también por la pandemia. Y también hay mujeres que nos han dicho que llegaron a la toma escapando situaciones de violencia por razones de género. Estas son las que especialmente nos preocupan, porque lo que estamos planteando son soluciones integrales que las acompañen no solamente en el proceso de denuncia, sino también de las medidas que provoquen la exclusión del hogar de los violentos y que sean de protección para las mujeres, los niños, niñas y adolescentes”.

La situación es muy complicada, hay mucha preocupación, pero también hay lazos, hay solidaridad y muchos de eso que está pasando tiene que ver con esta resistencia feminista en Guernica.

Comentarios

Comentarios

Tali Goldman

Tali Goldman

Es licenciada en Ciencia Política de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y periodista. Escribe crónicas en medios digitales como Anfibia, Nuestras Voces, Latfem, entre otros. Es columnista en el programa de radio Cheque en Blanco, que se emite en Futurock. Su primer libro La Marea Sindical, mujeres y gremios en la nueva era feminista de Editorial Octubre ya va por la segunda edición.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 28/10/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto