Más polémica por el candidato abusador de Cambiemos en Santiago del Estero

Compartir

Las críticas a la precandidatura al Senado de Héctor Eduardo «Chabay» Ruiz en Santiago del Estero por Juntos Para el Cambio no paran de crecer. Ayer la organización #NiUnaMenos de esa provincia consideró su postulación «una burla» y aseguró que «no tiene sustento ético y mucho menos abona a mejorar nuestro sistema democrático». Ruiz admitió haber abusado de una mujer que le fue a pedir trabajo cuando era intendente de La Banda, estuvo prófugo, fue condenado y ahora quiere ser senador nacional por el partido del presidente Mauricio Macri. La historia desconocida de otras víctimas que lo convierten en depredador sexual.

Como si los lugares en las listas de Juntos por el Cambio, plagadas de antiderechos y denunciadores seriales no hubieran colmado el límite de los escándalos posibles, desde el espacio que tiene como principal referente al presidente Mauricio Macri también decidieron sumar a un carnicero que mató a un ladrón porque le robó cinco mil pesos de su negocio y a un diputado nacional que llamó “incogibles” a las feministas. Pero la gota que rebalsó el vaso fue la decisión de sumar en las listas como precandidato a senador nacional a un ex intendente de la ciudad de La Banda, Santiago del Estero, condenado por abuso sexual, quien luego de profugarse, reconoció el hecho en un juicio abreviado. Además de las denuncias en redes sociales y la presentación de la impugnación de la candidatura ante la justicia electoral, integrantes de la propia alianza exigen a las autoridades del partido que tomen cartas en el asunto y lo obliguen a desistir de la candidatura. Ayer #NiUnaMenos Santiago del Estero emitió un fuerte pronunciamiento.

Con los hashtags #ListasSinAbusadores y #ChabayRuizAbusador desde Mujeres Radicales también impulsaron una campaña en las redes en contra de la candidatura a senador nacional del ex intendente de La Banda, Héctor Eduardo “Chabay” Ruíz, condenado a tres años de prisión en suspenso en 2015 tras un juicio abreviado en el que reconoció haber abusado de una mujer que fue a una entrevista laboral a su despacho. Su candidatura fue avalada por el presidente del PRO a nivel provincial, el legislador Rodrigo Posse, defensor de genocidas. Francisco Cavallotti, abogado de una de las víctimas de “Chabay” Ruiz presentó una impugnación ante el juez federal concompetencia electoral en Santiago del Estero, Guillermo Molinari, por ausencia de idoneidad e inhabilidad moral.

Chabay Ruiz comenzó su militancia en Franja Morada. En la Universidad de Tucumán, donde cursó la carrera de Contador Público, llegó a ser presidente del Centro de Estudiantes de la Facultad de Ciencias Económicas. A principios de los 90, tras una pelea con el referente del radicalismo José Luis Zabalía, fue expulsado de la Unión Cívica Radical y tiempo después fundó el Movimiento Viable. El nombre surgió como una forma de responder a las declaraciones del entonces presidente Carlos Menem y su ministro de Economía, Domingo Cavallo, que habían asegurado que Santiago del Estero era una provincia inviable. Tras un mandato como diputado provincial, en 1991 fue electo por primera vez intendente de La Banda. Tras sucesivas reelecciones ocupó el cargo hasta el 2014. Hombre de convicciones firmes, se afilió al FREPASO, al que renunció cuando abandonó el espacio Chacho Álvarez. Luego se adhirió al Frente Para la Victoria, pasó al Frente Renovador y actualmente integra la alianza Juntos por el Cambio.

El 22 de mayo de 2013, C. asistió al despacho de Chabay Ruiz a una entrevista laboral. La habían convocado de la propia municipalidad. Llegó a las 19 horas. Cuando ella se despidió del funcionario, éste de manera intempestiva comenzó a besarla en la boca, a tocarla y ante la resistencia de la víctima, la agarró de los brazos y la empujó hacia uno de los sillones del despacho. En el forcejeo, le rompió la camisa y la ropa interior. Según la denuncia, llegó a abusar de ella carnalmente.

Poco después de comenzar a darle visibilidad nacional al caso, el periodista del diario La Nación, Leonel Rodríguez, empezó a recibir amenazas. Primero fue a través de perfiles falsos de Facebook, donde entre otras cosas le decían “no te metas con Chabay hijo de puta”.  El 28 de agosto de ese año, mientras Sergio Massa visitaba la ciudad, el hijo menor de Ruiz amenazó al periodista desde su camioneta. En ese entonces, el intendente pertenecía al Frente Renovador. El 7 de noviembre de 2014 la fachada de la casa de la madre del corresponsal amaneció con pintura negra, velas rojas y un pequeño ataúd rojo con alfileres clavados. La denuncia fue radicada en la policía local.

El narcopibe del PRO

En las elecciones de septiembre de 2014, en la Ciudad de La Banda se impuso como intendente por el partido de Chabay en alianza con el Frente Renovador, Pablo Mirolo y Ruiz fue electo como concejal. Unos meses después, en diciembre, el Poder judicial emitió una orden de detención en su contra. Mientras su familia realizaba marchas pidiendo la aparición con vida de Ruiz, él escapaba de la justicia. Luego de estar prófugo en una lujosa casa de Pinamar “finalmente fue detenido gracias a que activó su celular para hablar con su chofer y pedir que le lleven a su pareja a donde él estaba. La captura de Ruiz se dio en una quinta de Parque Leloir, en la localidad de Ituzaingó, provincia de Buenos Aires. Fue trasladado al otro día a esta provincia y permanece alojado en la USAR (Unidad de Seguridad de Alto Riesgo)”, detalló entonces en su crónica el corresponsal de La Nación.

Para evitar el juicio oral, sus abogados le recomendaron realizar un juicio abreviado, en el que sólo participan el fiscal y el acusado y lo condenarían una pena menor a cambio que admita la responsabilidad del hecho. En ese entonces “fuentes judiciales confiaron a La Nación que de la imputación inicial que hoy pesa sobre Ruiz, abuso sexual con acceso carnal, con una pena de 7 a 8 años de prisión efectiva, quedaría en una condena firme sin derecho a apelación de entre 2 y 3 años en suspenso”, escribió Rodríguez.

La estrategia de Chabay Ruiz  frente a la acusación fue la de victimizarse. Aseguró que se trataba de una causa armada, con fines políticos. Sin embargo, reconoció los hechos en el juicio abreviado. En su contra, había abundante prueba. En la presentación ante el juez con competencia electoral, Cavallotti detalló que por un lado estaba la formulación de la denuncia por parte de la víctima el mismo día en el que ocurrieron los hechos ante la Unidad Fiscal de La Banda, las declaraciones testimoniales de la mujer el 24 de mayo de 2013 y el 10 de junio de 2014. También la declaración de una persona a la que C. le había relatado todo lo sucedido y que la acompañó a realizar la denuncia. J.A.R pudo dar cuenta en su relato del estado de C. tras sufrir la agresión por parte de Chabay Ruiz. Por otra parte, el informe del examen médico realizado por el Cuerpo Forense del Poder Judicial, constató las lesiones compatibles con la presión de las manos en los brazos de la víctima y una lesión en el muslo derecho. También se extrajeron muestras de isopado vaginal y anal y se recibió la ropa interior de la víctima. Según el acta de allanamiento realizado en el edificio de la Municipalidad, se secuestró una muestra del cabello que coincidió con el perfil genético de la denunciante. El Informe de Estudio Físico Mecánico que realizó la Sección Criminalística de la Policía de La Banda sobre las prendas de la víctima, daba cuenta de signos de desgarro y deshilachados, que necesitan de cierta fuerza para su producción. Por otra parte, del informe de la Evaluación Psicológica de la denunciante surgió la presencia de síntomas relacionados con el trastorno de stress agudo desencadenado por el hecho del que resultó víctima. Un informe de la empresa Telecom confirmó que la línea telefónica desde la que se efectuó la llamada a la víctima, el día del hecho a las 18:19 horas, era de la Municipalidad de La Banda. El informe de Pericial Psicológica que practicaron a Chabay Ruiz profesionales del Gabinete Psicológico Forense del Poder Judicial, dio cuenta de la presencia de un marcado conflicto en el área psico sexual y dificultades en el control de los impulsos en ese plano. Según Cavallotti, ese documento jamás fue cuestionado por el acusado. El informe de la Pericial Genética realizado en el Laboratorio Regional e Genética Forense del NOA, con sede en la Ciudad de San Salvador de Jujuy, se constató la presencia del perfil genético del imputado en la ropa interior (bombacha) de la víctima.

El 18 de febrero de 2015, los jueces Eduardo Federico López Alzogaray, María Eugenia Carabajal y José Luis Guzmán condenaron a Héctor Eduardo Ruiz a tres años de prisión en suspenso por el delito de abuso sexual simple. Entre las reglas de conducta que impusieron al ex intendente se encontraba la obligación de someterse a un tratamiento psicológico y abstenerse de acercarse al lugar de residencia, trabajo, estudio, esparcimiento o de habitual concurrencia de la víctima y su grupo familiar a una distancia inferior a los 300 metros; abstenerse de realizar actos de perturbación o intimidación en forma directa o indirecta, telefónica, mensaje de texto o redes sociales.

Una vez dictada la sentencia, el Concejo Deliberante resolvió expulsar a Ruiz por las causales de indignidad e incompatibilidad moral.

Otras víctimas

No fue la única víctima de Chabay Ruiz. En diálogo con Nuestras Voces, L. que pidió no ser identificada, relató que su madre también sufrió los abusos de Chabay Ruiz. Fue en el año 99. Su mamá fue a ver al funcionario para pedirle unos pasajes para que su yerno pudiera viajar a Chaco. “La encerró en su oficina y la manoseó entera. Llegó a casa llorando. No pudo ni hacer la denuncia porque la amenazó”. Al tiempo, su madre abandonó la ciudad y se volvió a su provincia natal.

Según Cavallotti, el ex intendente tuvo otra denuncia más, pero llegó a un acuerdo económico con la víctima que desistió del proceso judicial. En comunicación con este medio el abogado señaló: “El cúmulo de pruebas era abrumadora. Él pidió un juicio abreviado en el que reconoció que era el autor material del hecho, que efectivamente fue en su despacho y reconoció que padece una patología en el orden de su sexualidad. Se comprometió a someterse a un tratamiento. Pero el delito de acuerdo a como él mismo lo acepta y consta en el fallo tiene dos aristas que son categóricas: la falta de idoneidad, por un lado al ejercer violencia hacia una mujer pero abusando además de su poder político, abusando no solamente de su fuerza física sino de una situación de poder al ser intendente. Crea una suerte de sometimiento obvio y por otra parte una violencia institucional. El intendente, que debe cuidar de la ciudadanía, en lugar de proteger a la mujer que va a una entrevista de trabajo la ultraja. Ahí hay una incomparecencia con la condición de ser senador. De acuerdo a la carta orgánica de la municipalidad, siendo concejal, el Concejo Deliberante lo expulsa por falta de idoneidad y por inhabilidad moral. Él no puede representar a los bandeños, entonces, ¿cómo podría representar a los santiagueños? El senador representa al estado provincial. Estos son factores que lo descalifican. Es una manifiesta violación. Si bien es cierto que los partidos políticos tienen derecho a elegir a sus candidatos, hay que exigirles que hagan una necesaria evaluación de quienes son los candidatos. Sobre todo en un partido donde el referente principal es el Presidente de la Nación”, expresó.

Pamela Martín García, de Mujeres Radicales, expresó: “nosotres, de Juntes por el Cambio, como me gusta decirle a mí, no nos parece de ninguna manera admisible que este tipo de personas sean parte de una lista y del sistema democrático. Tiene una condena, fue él el violento, lo reconoció. Comprendemos que a nivel legal tiene la posibilidad de estar en la lista, no obstante entendemos que el PRO como parte de la alianza Juntos por el Cambio no puede admitir un candidato de estas características en una provincia en la que sabemos que la violencia sexual y la violencia de género esta a la orden del día, con una feminización de la pobreza importante. Y enfrente tiene a la candidata del radicalismo que además es la presidenta de la juventud nacional, la primera mujer que llega a ese cargo en el partido y además es compañera feminista, luchadora, es como mostrar dos caras… para nosotras es inadmisible que Chabay sea candidato. Por eso los esfuerzos que estamos haciendo en las redes y en otras instancias de incidencia política para que no compita”, dijo a Nuestras Voces.

Mientras tanto ningún referente de la provincia, ni de la UCR ni del Movimiento Viable quiso hacer declaraciones sobre el caso. Esperan que más allá que no hay requisito legal que le impida ser candidato a Chabay, el escándalo de su candidatura obligue a autoridades nacionales a presionar para que se retire de la competencia electoral.

Comentarios

Comentarios

Sabrina Roth

Sabrina Roth

Licenciada en Ciencias de la Comunicación (UBA). Es corresponsal de Telesur en Argentina y escribe colaboraciones en Página/12 y #LaGarcia.

Hacé tu anotación Sin anotaciones