Mujeres luchadoras del mundo unidas en Chiapas

Compartir

Más de 4000 mujeres de 50 países participaron del “Encuentro Internacional político, artístico, deportivo y cultural”. La consigna fue “Mujeres que luchan”. El encuentro también fue una ventana al nuevo zapatismo, en el que las mujeres tienen un lugar preponderante dentro de comunidades insurgentes totalmente autónomas y se suman al movimiento global de Ni una Menos. 

Marcha, lágrimas y aplausos se combinaron en un montaje que pareció programado.El encuadre permite ver los trajes impecables, sus toletes y arcos, y como la sombra de cada una se levanta entre las montañas. La velocidad de disparo hace al movimiento apenas perceptible. Entraron una a una formadas con una coherencia y una cohesión difíciles de ignorar. Al frente, las capitanas con sus distintivos hicieron de enlace al tiempo de los desplazamientos. Las compañeras de siempre junto a las recién llegadas montaron una gran ronda de poco más de 4.000 personas de 50 países de todo el globo. Así fue el cierre del año en Chiapas, al sur de México.

Lo que en 2017 fue el 1° “Encuentro Internacional político, artístico, deportivo y cultural”, este año se presentó detrás de una sola consigna “Mujeres que luchan”, nuevamente en la zona de Zotz Choj. La Comandanta Amada alzó la voz por todas y explicó que esta vez se hacían un llamado a la política y la organización frente al recrudecimiento de la violencia contra las mujeres en todo el mundo. Ante la ronda inaugural insistió con el respeto a los pensamientos y los modos de acción de todas porque la necesidad es urgente: “Luchar por nuestras vidas, ahora más que nunca, porque es la que corre peligro en todos los lugares y en todos los tiempos”.

“Tú y nosotras lo sabemos, que lo más peligroso ahora en el mundo es ser mujer; no importa si eres mujer niña, jovena, adulta, o ya de juicio, no importa, si eres blanca, amarilla, roja o color de la tierra, no importa si eres gorda, delgada, alta, chaparra, bonita o fea, no importa, si eres de clase baja, o media o alta, no importan su lengua, su cultura, su creencia, su militancia, a la hora de la violencia, lo único que importa es ser mujer”, agregó sobre el final la lideresa zapatista.

Entre miradas cómplices y algunas sorprendidas, una melodía de cumbia latinoamericana convirtió la parada militar de 250 insurgentas en una fiesta popular durante algunos segundos. Las zapatistas desconcentraron y comenzó un micrófono abierto a las denuncias. Cientas de compañeras tomaron la palabra pública y el auditorio se hizo carne de violencias super duras. También lo hicieron organizaciones sociales, políticas y culturales de lo más variopintas levantando demandas de los feminismos lésbicos, comunitarios, abolicionistas, migrantes, a favor del aborto, contra los feminicidios y la violencia en todas sus formas. La cuestión de la autonomía y la defensa de los territorios fue central para todas las comunidades.

***

Todavía rebotan palabras como organización, militancia y participación que comenzaron a circular desde el viaje de ida y continúan hasta el presente.

Llegamos de San Cristóbal en una caravana improvisada de 4 hs. donde bastaba con una mirada para saber que había un destino común. Chilenas radicadas en México, colombianas en EEUU, españolas de intercambio en CDMX, oaxaqueñas que viven en Mérida, campechanas en Baja California, kurdas, indígenas, campesinas, estudiantes, ,artistas, lesbianas, fueron algunas de las palabras utilizadas para presentarse en las rondas que se armaron en a lo largo del predio.

Las presencias y las ausencias fueron tema de conversación y la intuición se volvió certeza: las denuncias derivaron en comisiones autoconvocadas que se propusieron dar soporte, red y contención, al dolor, la rabia y la impotencia. Tal como estaba previsto, la convocatoria reunió a mujeres con trayectorias diversas vinculadas a resistencias de todo tipo, compromisos con el cambio social y la igualdad entre los géneros.

Eso esperabamos que ocurriera dijo Carolina,  insurgenta de 26 años, mientras llevaba adelante su tarea al frente de la mesa destinada a la recepción de críticas. Ella se crio en la comunidad zapatista y hace apenas 2 años formó parte de la Junta de Buen Gobierno de su Caracol, que es la autoridad autónoma más importante. “En el primer encuentro escuchamos los dolores, lo que está pasando en otros lados, por eso, como dijo la Comandanta Amada, durante este tiempo llevamos a cabo nuestras tareas y acordamos vivir y volver a encontrarnos para saber qué hicieron este tiempo, cómo se organizaron, nosotras tmb rendimos cuenta”, comentó.

El ceño es el único gesto que se puede ver a través del pasamontañas y nos deja intuir una sonrisa muy orgullosa. “Lo organizamos puras mujeres, tomamos nota de las cosas que no estuvieron bien en el anterior, por ejemplo, esta vez tenemos choferas que aprendieron a manejar para trasladar a todas o electricistas. Para poder controlar todo lo que pasa en este encuentro y la seguridad de todas las mujeres. También, las compañeras que están haciendo la grabación de todo, les decimos las ‘Tercias Compas’, tuvimos que aprender a usar las cámaras y no es fácil”, relata Carolina que es una de las coordinadoras mientras suena su radio comunicador.

***

El encuentro internacional se realizó en el Semillero “Huellas del Caminar de la Comandanta Ramona”, ubicado en el Caracol “Torbellino de nuestras palabras°, apunta uno de los carteles a la entrada junto a la consigna: “Está usted en territorio zapatista en rebeldía. Aquí manda el pueblo y el gobierno obedece”.

El nombre del Semillero es un homenaje a Ramona que fue una de las compañeras pioneras en la causa de las mujeres dentro del movimiento con la creación de la Ley Revolucionaria de Mujeres que entre muchas demandas tipificaba la violencias sufridas por las zapatistas y exigía el derecho a la participación en igualdad con los varones, la división de tareas domésticas, la libre elección del casamiento y sobre todo el acceso a la salud y la educación.

Así la recuerda Yolanda de 62 años, entre su pasamontaña se deja ver una mirada pesada y vivaz. La Comandanta fue una de las 2 mujeres que formó parte del Comité Clandestino Revolucionario en 1994 y junto a Yolanda participaron del cuadro político de las comunidades como insurgentas. Las insurgentas, a diferencia de las milicianas que permanecen viviendo en sus casas, se dedican al servicio tiempo completo.

Yolanda se sumó al Ejército Zapatista de Liberación Nacional allá por el 89 y desde ese momento se ha dedicado a lo que llama la “tarea política” que tiene como objetivo la relación con los partidos y la preocupación por la enseñanza y organización de las jovenas y los jóvenes. “El colectivismo es muy costoso, cuesta, hay que trabajar mucho, pero ya tenemos miles de jóvenes formados en él, esa es nuestra esperanza. Nosotros los mayores nos merecemos un descanso” planteó Yolanda. Ella en este momento ya no se encuentra en servicio pero participa de todas las actividades que puede porque lo disfruta y continúa cerca de la formación de quienes recién empiezan.

“A veces nosotras como mujeres nos cerramos a que el hombre vale más pero el hombre no puede traer ningún hijo y nosotras si. Con este sufrimiento que vemos, que escuchamos de todas aqui, la única solución es unirnos y organizarnos, porque solas nos derrotan los criminales. Nosotras durante el tiempo que llevamos en lucha no hemos sufrido secuestros y desapariciones. Nosotras para esto estamos aqui, para brindarnos, para contar nuestra experiencia, que bueno que ustedes también están animadas, conscientes ”, agregó sobre el Encuentro. Además, comentó acerca del proceso de creación de nuevas instancias de organización: “Hemos creado nuevos Caracoles, con sus autoridades del Consejo Autónomo, las municipales y las Juntas de Buen Gobierno, esos son los tres niveles. Los nuevos Caracoles son hijas e hijos de los viejos, por eso hay que cuidarlos, los mayores tienen que acompañarlos”.

Se habla de que la madrugada del 1 de enero de 1994 las “mujeres fueron las protagonistas invisibles” de los acontecimientos que trascendieron las fronteras de méxico y le pusieron un limite al neoliberalismo. 26 años después y con miras a la potencia del 2° Encuentro de Mujeres que luchan, cuesta pensar que su presencia haya sido, precisamente, invisible, sino todo lo contrario.

***

En Chiapas hay un ecosistema muy particular que combina helechos y orquídeas en sus bosques de pinos. El clima en las sierras es de mucha amplitud, al sol hace muchísimo calor pero al caer el día baja la temperatura y aumenta la humedad y el rocío. Nada que el calor de las rondas no pueda combatir.

Con las banderas detrás exigiendo justicia por la concejala brasileña asesinada, Marielle Franco, un bordado con la forma de latinoamerica en repudio a los feminicidios vinculados a la defensa de los territorios como el de la militante travesti argentina, Diana Sacayan, y la hondureña feminista defensora del medio ambiente, Berta Cáceres, o la consigna “Nuestras abuelas siempre supieron abortar”, se montaron grandes círculos para compartir malabares con fuego, cantos populares, poesía y stand up.

La primer noche, al ritmo de “Que salgan, que salgan. Que luchen, que luchen. Vamos a hacer que el mundo lo escuche” la presencia de Mont Laferte sorprendió al auditorio con un reguetón que hizo que todas burlemos al frío bailando y cantando. La segunda noche, la inauguraron las Madres de Víctimas de feminicidios de CDMX con una marcha de catrinas y la proyección de un documental. La gran explanada fue el terreno para las brasileñas y sus cantos afroamericanos a capela, las canciones separatistas del feminismo lésbico y el tuerk desenfrenado de una pila de mujeres que parecía mucho más adentrada al género de baile de lo que cabría esperar.

La mañana de la clausura comenzó con una jornada cultural que tuvo su momento culmine con una coreografía colectiva que se apoderó de todo exigiendo “Ni una más”. Y lejos de ser un cierre, las palabras de las compañeras kurdas que relataron su experiencia de lucha al otro lado del mundo y pidieron cuidar sus rostros y sus nombres insisten como un mantra ¡jin, jiyan, azadi! que significa ¡mujeres, vida, libertad!.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 29/01/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto