Un sindicato que nace feminista

Compartir

En el marco del Paro Internacional de Mujeres, la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) lanzó la Secretaría de las Mujeres y Diversidad. Reclaman un salario social que reconozca el trabajo que hacen y el reconocimiento de las tareas de cuidado. Necesitamos la “creación de jardines en los barrios populares, acordes a nuestros horarios laborales, para poder trabajar tranquilas”. Las integrantes de este sindicato de los trabajadores y trabajadoras de la economía social, creado hace pocos meses, aseguran: “La deuda es con nosotras”.

Podría ser un oxímoron pero no lo es. Hay un sindicato que nació feminista en este 2020 y se llama Unión de Trabajadores de la Economía Popular: UTEP. El sindicato de los trabajadores y trabajadoras de la economía social, que data de hace pocos meses, lanzó el último viernes 6 de marzo, en el marco de la semana del Día de la mujer trabajadora la Secretaría de las Mujeres y Diversidad. En un acto frente al Congreso Nacional, las mujeres de la economía popular, aquellas que paran las ollas todos los días, fueron las protagonistas del evento. En el escenario, alrededor de quince mujeres referentas de las distintas organizaciones que conforman el sindicato, se mostraban visiblemente emocionadas. Abajo, tampoco era diferente. Una platea nutrida por mujeres sindicalistas de distintas organizaciones gremiales aplaudieron junto a referentas sociales y políticas como la legisladora Ofelia Fernández y la ex candidata cartonera, Natalia Zarracho. Atrás, a un costado: los varones. Juan Grabois, el “Gringo Castro”, los diputados Itaí Hagman y Federico Fagioli. “Muy bien que estás atrás”, le dijo en chiste la legisladora más joven a su referente político Grabois. Y es que esta vez las protagonistas eran “las compañeras”.

Por caso, otra de las novedades de la jornada fue el “espacio de cuidado” que había al lado del escenario. Algunas mesas con papeles y pinturas para que los hijos e hijas de las trabajadoras tuvieran un espacio de recreación y contención.

El acto arrancó a eso de las 11 de la mañana con la lectura de un documento en conjunto, en la voz de muchas: “En el marco del Paro Internacional de la Mujer Trabajadora, estamos muy orgullosas de lanzar la Secretaría de Mujeres y Diversidad de la UTEP, ya que en la Economía Popular, por lo menos la mitad, somos mujeres”.

Y continuaron: “Somos las que tuvimos que salir a trabajar con nuestres hijes a cuestas y bancarnos miradas de indignación mientras rompíamos una bolsa de basura, las que tuvimos que abrir el patio de nuestra casa para que pibes del barrio tomen la merienda y levantar ollas populares –porque no tenemos a quién hacerle una huelga– para poder comer. Somos también, las que ante la falta de alternativas de un sistema que nos descarta, nos inventamos nuestro trabajo. Venimos de organizaciones distintas, a veces transitamos caminos diferentes, pero supimos construir en unidad y formar nuestro sindicato. Peleamos junto a nuestros compañeros por hacerle entender a la sociedad que el trabajo que supimos conseguir en las cooperativas, en los talleres de costura o las ferias, en comedores y merenderos, reciclando basura o cultivando en el campo, requiere un salario social. Que no somos desocupados, que estamos muy ocupadas, pero nos faltan derechos laborales y reconocimiento. También luchamos juntas por acceso a la tierra y techo digno, conquistando los derechos que nos corresponden como trabajadoras”.

Y es que la nueva Secretaría de Mujeres y Diversidad “contiene todo nuestro mundo: a las villeras, las campesinas, las travas, las tortas, las migrantes, las discapacitadas, las privadas de la libertad, a las últimas en la fila, a todas y a todes. Desde la UTEP vamos a luchar por el reconocimiento de las tareas de cuidado, esa segunda y a veces tercera jornada laboral que afrontamos”. En ese sentido, las referentas exigieron la “creación de jardines en los barrios populares, acordes a nuestros horarios laborales, para poder trabajar tranquilas”. 

Violencia en los barrios

Para terminar con la violencia de género, dijeron: “Necesitamos políticas públicas para que las tareas, que con nuestras compañeras ya realizamos a diario, sean reconocidas y consigan mayor alcance y resultados. Por eso decimos que la deuda es con nosotras. La timba financiera del macrismo hizo más ricos a los ricos y nos cargó con una enorme deuda externa. Por eso salimos a la calle para decir que el FMI y los Estados Unidos pueden esperar, y que la deuda debe ser investigada. Las víctimas de violencia no pueden esperar, porque las estadísticas confirman que la espera se transforma en muerte”.

Hay muchas maneras de atacar la violencia machista, sostienen, pero ellas destacan tres cuestiones: “Un subsidio para que las víctimas de violencia machista puedan cortar la dependencia económica; el reconocimiento del trabajo de las promotoras en prevención de la violencia y promoción de derechos; una red de Casas sin Violencia y asistencia profesional en los barrios populares”.

Todo esto lo escribieron en una ley que presentaron en el Congreso de la Nación el año pasado. “Le pedimos a quienes legislan que la discutan, que la modifiquen si es necesario, pero que hagamos algo, porque así, no se aguanta más”. Y para cerrar gritaron al unísono: “¡Sin tierra, techo y trabajo, no hay Ni una menos!”.

Dina Sánchez: “La UTEP va a ser uno de los sindicatos más grandes de Argentina”

De abajo para arriba 

El último sábado antes de Nochebuena del 2019, se lanzó la Unión de Trabajadores de la Economía Popular, la UTEP: la creación del sindicato de los trabajadores y trabajadoras más precarizados y vulnerados de siempre, pero de estos cuatro años mucho más. El lanzamiento fue en el microestadio de Ferrocarril Oeste y se calcula que podría alcanzar un número de 500 mil afiliados. Se trata de la unificación de las personerías de la CTEP, Barrios de Pie, CCC y el Frente Darío Santillán, pero como quedó demostrado en el masivo acto será mucho más que eso: la reafirmación de una identidad común para los y las excluidas del sistema, aquellos que ‘en la discusión sobre desde donde se aborda la realidad, deciden hacerlo desde la periferia’, como expresó Esteban “Gringo” Castro, flamante secretario general. Según se anunció, además, habrá una conducción paritaria integrada por seis varones y seis mujeres aunque todavía no están definidos el resto de los cargos.

El proyecto se viene gestando desde hace varios años, cuando los movimiento sociales se convirtieron en el principal motor de la resistencia del gobierno de Mauricio Macri. La idea fue penetrando con más fuerza el 1 mayo de 2018, cuando los movimientos sociales marcharon hacia el monumento al Trabajo y algunos referentes deslizaron desde el escenario la idea.

Comentarios

Comentarios

Tali Goldman

Tali Goldman

Es licenciada en Ciencia Política de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y periodista. Escribe crónicas en medios digitales como Anfibia, Nuestras Voces, Latfem, entre otros. Es columnista en el programa de radio Cheque en Blanco, que se emite en Futurock. Su primer libro La Marea Sindical, mujeres y gremios en la nueva era feminista de Editorial Octubre ya va por la segunda edición.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 29/03/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto