Yanina, un femicidio encausado por la lucha

Compartir

El crimen de Yanina Dalma Miranda en Escobar movilizó a vecinos y organizaciones cuando la investigación original no lo encuadró como femicidio. Un día después de la  protesta, la Policía detuvo a su ex pareja, ahora acusado de femicidio. Yanina había sido internada con la mitad del cuerpo quemado y murió por las heridas. Según el Registro de Femicidios de la Justicia Argentina en 2017 hubo 251 víctimas directas y 17 fueron ataques con fuego.

Yanina Dalma Miranda estaba preparando todo para festejar el cumpleaños de 15 de su hija mayor, pero no sobrevivió a las heridas que le provocó el fuego en casi la mitad de su cuerpo. La investigación judicial apunta a que su ex pareja y padre de su hija, Juan Carlos Monjes, de 29 años, la roció con alcohol el domingo 25 de noviembre a la noche en su casa de Florentino Ameghino al 100, en Escobar. Ella agonizó en el hospital Zonal Enrique Erill una semana y murió. Tenía 35 años. Había empezado a militar en el MTE. Tras una enorme movilización en Escobar y un día después del paro feminista que exigió justicia por Lucía Pérez, el jueves pasado la policía bonaerense detuvo, de manera preventiva, al hombre señalado como femicida.

El lunes 3 de diciembre distintas organizaciones políticas y sociales y políticas como el Movimiento Evita y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) se movilizaron hasta el Juzgado 3 de Escobar, donde recayó la causa judicial por el femicidio de Yanina. Hasta ese momento se encontraba caratulada como “lesiones graves” y Monjes estaba libre. La marcha exigió que el asesinato sea investigado como femicidio. La madre de Yanina sostuvo un cartel: “Justicia por Yanina. Te lo pido yo”.

“A este fallo lo vamos a dar vuelta entre todas”

El diputado nacional Leonardo Grosso, junto con Paula Jaquemin (MTE) y Carolina Pedelacq (Movimiento Evita) se reunieron con el juez de Garantías Luciano Marino y compartieron con él la preocupación de la familia y le reclamaron que incorpore la perspectiva de género a la investigación. Marino había denegado el requerimiento de prisión preventiva por falta de pruebas y el sospechoso del femicidio había sido excarcelado.

La investigación recayó está en manos del fiscal Christian Fabio, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Especializada en Violencia de Género, Abuso Sexual y Delitos Intrafamiliares de Escobar. En un primer momento los operadores judiciales dijeron no encontraron pruebas suficientes en contra de Monjes a pesar de que en 2017 ella Yanina ya lo había denunciado por violencia.

Según dos testigas, una vecina y una médica, Yanina entró al hospital gritando que se había quemado ella misma. Es una escena que se repite en otras historias similares de femicidio con fuego u otros combustibles y que da cuenta del círculo de la violencia machista. Tenía afectado su cuello, la cara, el torso y sus brazos. Al comienzo de la investigación los operadores judiciales tomaron la versión de las testigas y no pusieron la lupa sobre el contexto. Antes del ataque, la pareja había discutido.

“Yanina estaba planificando el cumpleaños de 15 de su hija. También quería empezar a militar, a organizarse. Nada indicaba que estaba pensando en matarse.  Hay que preguntarse ¿Cuáles son las condiciones de violencia en las que se dio esta situación?”, reflexionó la militante feminista Carolina Pedelacq, que está acompañando el reclamo de justicia, en diálogo con Nuestras Voces. Y desarrolló: “ninguna mujer se quema a ella misma por nada. Hay evidencia de que ella hizo una denuncia previa, después se retractó pero esto también es parte del círculo de la violencia. Quienes trabajamos con estas situaciones sabemos que muchas veces sucede esto”.

El primer Encuentro de las más pibas

No se trata de historias aisladas. De acuerdo al último informe del Registro de Femicidios de la Justicia Argentina de 2017, en el país hubo 251 víctimas directas de femicidios, 17 de esos crímenes fueron a través del fuego u otros medios combustibles. La cifra proviene del relevamiento de causas judiciales que se iniciaron entre el 1 de enero y el 31 de diciembre en las 23 jurisdicciones provinciales y en la Ciudad de Buenos Aires.

Después de la movilización social para que el crimen de Yanina no quede impune, la causa cambió a homicidio doblemente calificado por la relación de pareja existente con la víctima y porque medió violencia de género. No hay dudas que cada vez que la justicia patriarcal no adopta la perspectiva de género, la organización popular y feminista lo señalará para cercar la impunidad.

Comentarios

Comentarios

María Florencia Alcaraz

María Florencia Alcaraz

Es integrante del colectivo Ni Una Menos. Aborda temas como violencia institucional y violencia de género. Además de escribir en este portal, publica en Anfibia, El Destape y es cofundadora de Latfem, un medio de comunicación feminista.

Hacé tu anotación Sin anotaciones