El lado oscuro de Edesur

Compartir

Mientras intendentes y vecinos reclaman una solución al pésimo servicio, la oposición sale en defensa de Edesur y agita el fantasma de la expropiación. Pero, ¿qué hay detrás de la polémica energética? Ganancias extraordinarias, baja inversión, cuentas ocultas en Suiza y lo que se perdió en Iron Mountain.

Publicado en Canal Abierto

A principios de este mes el Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE) multó a Edesur en 168 millones de pesos por los problemas en el servicio registrados en 2017. A los pocos días, intendentes del sur del conurbano presentaron una queja ante el interventor del organismo, Federico Basualdo, por los reiterados cortes y la falta de inversión, y le pidieron que revisara los aumentos tarifarios autorizados por el gobierno de Cambiemos. Ahora, la Defensoría del Pueblo bonaerense solicitó que se le quite la concesión a la empresa que abastece de electricidad domiciliaria a parte de la Ciudad de Buenos Aires y otros 12 municipios.

La seguidilla de cuestionamientos y reclamos de usuarios contra Edesur -crecieron un 70% respecto del año anterior- volvió a poner en agenda un debate de larga data con dos posiciones enfrentadas. Una grieta entre quienes entienden la provisión de energía eléctrica en tanto servicio; y aquellos que defienden el derecho al lucro empresario, cueste lo que cueste.

Marcelo Mindlin, el nombre oculto detrás del apagón

La distribuidora eléctrica del sur del área metropolitana obtuvo una ganancia de 12.600,85 millones de pesos en 2019, un 168% mas a la del año anterior, según informó la compañía a la Comisión Nacional de Valores (CNV) y a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires. Durante ese mismo año, el último de la gestión de Mauricio Macri, las inversiones de Edesur alcanzaron los 11.018 millones de pesos, lo que significó un aumento del 33% anual. No obstante, a la hora de sopesar ambos valores absolutos es necesario contraponerlos con la inflación del año pasado. Si bien dicha ecuación arrojaría una merma en los dividendos, también indicaría la brusca caída en la inversión en términos reales.

Como suele suceder, la excusa trillada de las empresas eléctricas vuelve a ser la disminución de sus ingreso debido al congelamiento de tarifas dispuesto tras la asunción de Alberto Fernández. Lo cierto es que si tomamos la inversión total en dólares en propiedades, planta y equipos realizada entre 2015 y septiembre de 2018 por EDESUR, EDENOR, EDELAP y EDEA, vemos que el año 2015 destaca -por lejos- como el de mayor inversión para cada una de las empresas. Como contra partida, y tras un leve repunte en el 2017, se observa una fuerte caída en el año siguiente.

Gentileza: El Cohete a la luna

Es evidente, por otra parte, que el sector energético fue partícipe de la fiesta de ganancias y dividendos empresariales de los últimos cuatro años. En la edición de junio de 2019 (último dato disponible) Forbes presentó el ranking de las 50 familias más ricas de la Argentina. Según la revista, el agregado total de dichas fortunas asciendía a 57.260 millones de dólares, una cifra muy por encima del total de reservas que por entonces acumulaba el Banco Central (43.585 millones de dólares). En la cima de dicha cúpula figuraban numerosas empresas del sector “Energía, Gas y Agua”, fundamentalmente concesionarias de servicios públicos que durante la gestión anterior vivieron una verdadera fiesta gracias a la política tarifaria de Macri. “Este grupo tuvo una expansión de su facturación global del orden del 1.036,5% en 3 años”, detallaba un informe del Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (IPyPP).

Pese a todo esto, y según una investigación de Horacio Verbitsky que se publicó en el portal El Cohete a la Luna, a diciembre de 2018 Edesur debía al Estado unos $ 21.399 millones de pesos en concepto de multas ante las reiteradas fallas en la calidad del servicio técnico, la calidad del producto, las perturbaciones de la tensión y el servicio comercial. Otro informe de principios de 2019 realizado por el instituto que encabeza Claudio Lozano ubicaba a la compañía eléctrica entre las 27 grandes empresas que -en distintos momentos de los primero 3 años de Cambiemos- no pagaron impuestos a las ganancias.

Uno hecho que puso la lupa sobre la actividad financiera de la empresa cuyo accionista mayoritario es el holding italidano Enel (propietario de varias empresas del sistema eléctrico argentino) fue el escándalo internacional de la “lista Falcini”. Cuando salió a la luz en 2009, Edesur figuraba como titular de varias de las 4620 cuentas argentinas no declaradas en la sucursal en Ginebra (Suiza) del banco británico HSBC. El listado también incluía a Grupo Fortabat, Cablevisión, Central Puerto, Multicanal, Telecom Argentina, Caja de Valores, Mastellone Hnos., LKM Laboratorio, Grupo Angulo, Simón Zeitune e Hijo, Loma Negra y Central Térmica Güemes, entre otras.

Un dato curioso de aquel destape financiero fue que Amalia Lacroze de Fortabat encabezaba la lista local con depósitos en tres cuentas en el HSBC Ginebra que alcanzaron los 101 millones de dólares en noviembre de 2005. Se registró meses después de concretarse la venta de Loma Negra, la firma emblema de su emporio. Amalita le había dado al economista y primer ministro de Economía de Macri, Alfonso Prat-Gay un «poder de administración» sobre ese dinero.

Trama secreta del incendio en Iron Mountain

No fueron pocos los que vincularon el escándalo de la “lista Falciani” con el incendio intencional de Iron Mountain, y por el cual murieron ocho bomberos y dos agentes de Defensa Civil. Como informó este medio, la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos dependiente del Ministerio Público Fiscal (Procelac) denunció en mayo de 2014, a pedido de la Comisión Nacional de Valores, que en los depósitos 7 y 8 de Iron Mountain que se habían quemado había información de 43 empresas vinculadas a 29 investigaciones sobre delitos financieros por entonces en curso.

Entre ellas, el BNP Paribas por encubrimiento de fraude a la administración pública, la alimentaria Nidera por presunto lavado de dinero, así como el Banco Patagonia, el JP Morgan, Ipesa y Endemol, y otras como el HSBC por estafa bancaria. Patagonia y HSBC perdieron la mayor parte de su documentación resguardada en el depósito de Barracas. Casualmente, Edesur también declaró que allí ardieron unos 2468 documentos relacionados con auditorías internas, informes técnicos, contratos, informes comerciales, notas administrativas, recibos de impuestos.

La pérdida de estos papeles fue la excusa esgrimida por el HSBC para evadir los requerimientos de la investigación originada a partir de la denuncia de Hervé Falciani.

Link a nota original.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 13/08/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto