La estrategia a tres puntas para garantizar la vacuna

Compartir

Hizo falta un anuncio positivo para que se lanzara la campaña del miedo. El acuerdo para la compra de 25 millones de vacunas a Rusia depende del resultado final de los estudios. «Lo que está haciendo el gobierno es garantizarse dosis rápido, sea cual sea la vacuna que resulte efectiva. Y es muy razonable eso, porque si esperás a que termine la fase 3 para salir a comprar, lo más probable es que seas el último que las reciba», explica Nicolás Olszevicki, de la Comisión de Investigaciones Científicas de la Provincia de Buenos Aires (CIC). El desafío de convecer a los que tienen dudas. 

Foto Archivo NA

El lunes por la tarde se oficializó algo que corría hacía algunas semanas por los pasillos del ministerio de Salud y de la Casa Rosada: Argentina comprará 25 millones de dosis de la vacuna rusa Sputnik V contra el coronavirus. El anuncio lo realizó el propio presidente Alberto Fernández y adelantó que “para diciembre podríamos comenzar la vacunación”.

“La Sputnik V está siendo testeada en 40 mil voluntarios para completar la fase 3. Entre fines de este año y comienzos del siguiente, el país iniciaría entonces con el proceso de distribución masiva, siempre y cuando atraviese con éxito todas las pruebas. Este acuerdo con Rusia se suma a los que el Gobierno ya fue haciendo con los laboratorios de distintos lugares del mundo, como Pfizer, Astra Zeneca y Sinopharm para garantizar la provisión de una efectiva vacuna contra el coronavirus”, consignó el periodista Pablo Esteban en Página 12. La noticia es alentadora y esperanzadora. Sin embargo, desde ciertos sectores mediáticos y políticos ya comenzaron con una furiosa campaña anti vacuna poniendo en duda la efectividad y sobre todo el origen de la misma.

Los trols se multiplicaron en redes sociales. Tal es así que una de las tendencias en twitter fue “Yo no me vacuno”. La viceministra de salud, Carla Vizotti, quien viajó a Rusia para analizar la información sobre la vacuna, debió salir a aclarar que la vacuna será gratuita pero no obligatoria: “Tenemos una ley de vacunas que dice que la vacunación es gratuita y obligatoria, pero frente a la pandemia de coronavirus sobre todo necesitamos construir confianza”. 

Para profundizar sobre la importancia de la vacuna y sobre todo de la comunicación, Nuestras Voces dialogó con Nicolás Olszevicki Director de comunicación de la Comisión de Investigaciones Científicas de la Provincia de Buenos Aires (CIC).

— ¿Por qué creés que desde ciertos sectores fomentan una militancia anti vacunas? ¿De dónde viene esta militancia? ¿Por qué hay temor a la vacuna?

—Yo creo que hay militancia anti vacuna así como hubo una militancia anti cuarentena, como hubo militancia para abrir todo, como hubo militancia para tantas cosas que muchos alertamos que no iban a funcionar solas y que sin embargo se siguieron fomentando. Y creo que el interés es meramente político.  No soy muy críptico con respecto a esto. Hoy, por ejemplo, salió una nota de Clarín diciendo que Argentina había superado en muertes por millón de habitantes a Gran Bretaña y que Gran Bretaña nunca había hecho cuarentenas y nunca había restringido la economía. Esto no es una equivocación: es una falsificación consiente de lo que pasó. Sobre todo sabiendo que Gran Bretaña tuvo una cuarentena súper estricta y que además está entrando a otra cuarentena súper estricta. Entonces, ¿cuál es la motivación para que un medio masivo de comunicación publique algo así que es visiblemente falso?. Es política. O sea, yo creo que realmente muchos medios de comunicación estuvieron desde el principio militando la muerte en Argentina.  

—Y eso pasa ahora con la vacuna…

—Sabiendo que la vacuna es la solución definitiva a este problema, siempre y cuando se muestre que son seguras y son efectivas, militan en contra de la vacuna. ¿Por qué? Porque desde el principio militan a favor de la muerte.  

— ¿Qué podrías decir sobre la vacuna rusa y sobre el resto de las vacunas? 

—Todas las vacunas siguen un protocolo de pasos estandarizado, atraviesan fases que son tres en total. Después de la tercera fase, si sale bien, lo que arroja como resultado es que la vacuna produce respuesta inmune y además que es segura, es decir, que no provoca efectos adversos importantes. La vacuna rusa es una de las tantas. A esta altura son 10 u 11 vacunas que están en la fase tres de pruebas, que es una fase que se hace con decenas de miles de personas, de las cuales está, por ejemplo, la de Oxford, que también se anunció que se iba a producir en el país.  Ahora lo que estamos esperando a ver son los resultados de esa tercera fase.

—En ese sentido el gobierno se adelanta y las compra.

—Lo que está haciendo el gobierno argentino es justamente tratar de garantizarse dosis rápido sea cual sea la vacuna que resulte efectiva. Y es muy razonable eso, porque vos no podés esperar a que terminen la fase 3 para salir a comprar, porque lo más probable es que seas el último que las reciba y uno necesita activar la economía rápido. O sea, contar con esas vacunas rápido. Entonces, cuantas más opciones tengas de vacunas prometedoras para aplicar, rápido, mejor.  O sea si compra la vacuna rusa no significa que se va a aplicar la vacuna rusa sin protocolos, sin que pase la fase 3, sin que sea aprobada por ANMAT. La vacuna se va aplicar en tanto y en cuanto sea efectiva, sea segura, y no provoque efectos adversos importantes.

—¿Qué pasa con los tiempos en los procesos de elaboración de una vacuna? 

—Cuánto tarda en probarse una vacuna depende de muchos factores. Uno de los cuales es cuánto está circulando aquella enfermedad contra la que la vacuna pretende inmunizar.  ¿Por qué es esto? Porque lo que tratás de probar es si efectivamente la vacuna te provoca inmunidad. Si la enfermedad circula mucho, como es el caso del coronavirus, entre el grupo “placebo” y el grupo que recibe la vacuna, se esperaría que haya diferencias en contagios de coronavirus significativas relativamente rápido.  O sea, si vos largas al mundo a 40 000 personas, de las cuales 20 000 fueron vacunadas y 20 000 recibieron un placebo en poco tiempo vos vas a lograr ver si la vacuna provoca una respuesta inmune y si es efectiva. Y en realidad los efectos a largo plazo de una vacuna son muy difíciles de medir porque ¿qué es largo plazo? O sea, ¿cuánto tiempo sería efecto a largo plazo? Sería imposible aprobar toda vacuna entonces. En general, la demora en las vacunas no es por medir efectos secundarios, sino porque es más difícil probar que es efectiva. 

—O sea va a ser fundamental una buena campaña de comunicación.

—Esto va a ser muy importante. Yo creo que siempre la comunicación tiene que enfocarse en explicar por qué la vacuna es segura y por qué sabemos que es efectiva, o sea, no alcanza con decirle a la gente vacunate, como un mandato, sino que la gente actúa mucho mejor si entiende por qué está haciendo lo que se hace. Entonces yo diría que va a hacer falta una importante campaña de comunicación y que esa campaña tiene que estar orientada a explicar por qué es importante que una buena cantidad de  la gente esté vacunada y porque confiamos y sabemos que estas vacunas son seguras y son efectivas.

Comentarios

Comentarios

Tali Goldman

Tali Goldman

Es licenciada en Ciencia Política de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y periodista. Escribe crónicas en medios digitales como Anfibia, Nuestras Voces, Latfem, entre otros. Es columnista en el programa de radio Cheque en Blanco, que se emite en Futurock. Su primer libro La Marea Sindical, mujeres y gremios en la nueva era feminista de Editorial Octubre ya va por la segunda edición.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 29/11/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto