Sesiones virtuales: avanza el impuesto a las grandes fortunas

Compartir

Este viernes, un fallo de la Corte Suprema habilitó al Congreso la posibilidad de sesionar virtualmente. Aclaró que el órgano puede fijar su propio reglamento y no hay inconstitucionalidad con esta modalidad para dictar leyes. La decisión permite avanzar con el tratamiento de la ley de impuesto a las grandes riquezas que permitirá recaudar 3.000 millones de dólares, dirigidos a aliviar la crisis económica que se profundizó con el avance de la pandemia del coronavirus. El proyecto está en la instancia final de redacción mientras el oficialismo busca ampliar consensos. Los detalles de la propuesta.

La crisis sanitaria que desató la pandemia del coronavirus y el aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado por el presidente Alberto Fernández hace un mes, como única medida para combatirla, golpearon de manera especial a la Argentina, y profundizaron la crisis de una economía ya en recesión producto de las medidas neoliberales que se llevaron a cabo durante el gobierno del saliente expresidente Mauricio Macri.

Según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), la pobreza en el país supera al 35 por ciento, la economía cayó un 2 por ciento en el último año y el desempleo pisa el 10 por ciento. La inflación es de más del 50 por ciento y la deuda externa asciende al 90 por ciento del PIB.  En este contexto, la merma en la producción de la mayoría de las industrias por la cuarentena es preocupante pese a los esfuerzos del gobierno para que no desaparezcan, a través de varias medidas como la eximición del pago de contribuciones patronales a los sectores afectados de forma crítica por la emergencia, la  ampliación del Programa de Recuperación Productiva (REPRO) para garantizar el empleo o reforzar el seguro de desempleo, entre otras.

Con la pandemia y la reestructuración de las actividades productivas quedó al descubierto la gran cantidad de trabajos informales que hay en nuestro país. Son 3,5 millones los trabajadores cuentapropistas informales y 5.078.000 los asalariados informales, un total de 8,5 millones de trabajadores por fuera de la formalidad. Estos números explican en gran parte, que más de 8 millones de personas, una de cada dos familias, cobren el Ingreso Familiar de Emergencia de 10.000 pesos, cuyo requisito es encontrarse en situación de vulnerabilidad económica y social.

En este contexto, el bloque de diputados del Frente de Todos, liderado por Carlos Heller, propone una ley para crear un impuesto a las grandes fortunas. El proyecto esperaba que se definiera el modo en que se iba a tratar –si virtual o presencial– y este viernes la Corte Suprema de Justicia avaló que el Senado sesione a distancia y afirmó que ese cuerpo legislativo tiene “todas las atribuciones constitucionales para interpretar su propio reglamento”, en un fallo firmado por los cinco miembros del tribunal en una acordada también virtual. La vicepresidenta y actual presidenta del Senado, Cristina Fernández de Kirchner había presentado días atrás ante el Supremo Tribunal una acción declarativa de certeza en la que solicitaba que la Corte se expidiera sobre la validez de sesionar a través de medios electrónicos. Este sábado, luego de conocerse el fallo, Fernández de Kirchner se expresó en la redes sociales sobre la decisión: “El Congreso de la Nación ya puede sesionar virtualmente y nadie podrá cuestionar esa modalidad para la sanción de las leyes”.

 

 

De esta manera, el órgano legislativo quedó habilitado para iniciar el proceso de deliberación y sanción de esta y otras leyes. Este lunes se reunirá el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, con los jefes de todos los bloques para avanzar en esta modalidad y el martes iniciarán las sesiones remotas.

El proyecto: los detalles

El proyecto de ley busca “evitar que nadie vaya a la quiebra; que a la clase media no se la devore la crisis; que las clases más pobres se sostengan”, sostuvo Carlos Heller.

Fue el presidente del bloque de diputadas y diputados del Frente de Todos, Máximo Kirchner, quien le solicitó a Heller, como presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de Diputados, la redacción de una norma destinado a obtener recursos adicionales a partir de una contribución especial de las grandes fortunas y patrimonios. “Se trata de impulsar el concepto de solidaridad, que los más privilegiados de nuestro país ayuden en estas horas tan dramáticas, no sólo para la Argentina sino para la casi totalidad del mundo”, destacó el diputado.

En tanto, el diputado nacional por la provincia de neuquén, Darío Martínez, que trabaja también  en la redacción del proyecto dijo a Nuestras Voces que “es un momento excepcional, atípico, donde la sociedad en su conjunto demanda recursos atípicos y excepcionales. Estamos en una guerra en la que no se combate con armas sino con herramientas, que hoy son los recursos. El Estado no cuenta con ellos, entonces nos pareció que quienes sí los tienen pueden poner el hombro, tener una actitud patriótica”.

Darío Martínez explicó a este medio que el proyecto de ley tiene dos variantes: puede proponer un impuesto directo, parecido al de bienes personales, o un esquema combinado –como plantea él– que se basa en tercios. Un tercio sería la recaudación propia del tributo, otro tercio un monto patriótico para quienes tienen un patrimonio de más de 3 millones de dólares, y que después que se abra de manera voluntaria para el resto de la sociedad que quiera colaborar, y el último tercio a deducirse del tributo en función de la inversión privada en las actividades que el Estado quiera promocionar. Estás últimas puede ser aquella que generan mano de obra como la construcción de vivienda, de herramientas, de vehículos, o cualquier otra actividad fundamental para reactivar la economía.

El diputado remarcó que la iniciativa deberá establecer una alícuota  progresiva y que se deberá poner un piso a su alcance. “No es la misma capacidad contributiva la que tiene alguien con una fortuna de un millón de dólares, a quien tiene cientos y no va a dejar de ser millonario por esta contribución”.

Martínez destacó que en la actualidad trabajan en elaborar “el mejor proyecto posible, estamos aportando todas las ideas y los esquemas que nos parecen acertados”, y apuntó que con éste “buscan mejorar la capacidad de recaudación del Estado, lograr financiamiento público e incentivar el consumo y las actividades que, a modo de necesidad, el Estado debe promocionar”.

Buscando reforzar la solidaridad

¿A quiénes alcanzará el impuesto?

El diputado Heller precisó que sería un tributo de una única vez y que alcanzaría a 12 mil argentinos que tienen un patrimonio superior a los 3 millones de dólares. En total, calculan que se recaudarían 3.000 millones de dólares. El impuesto no afectará a la clase media.

Si bien en principio se dijo que el tributo sería aplicado a quienes participaron del blanqueo que se realizó durante 2017 durante el macrismo, el diputado neuquino aclaró que será sólo para las 12 mil personas con patrimonios personales por arriba de los tres millones de dólares. que representan el 0,08% de la población económicamente activa y el 1,1% del total de los contribuyentes a los impuestos de Bienes Personales.

Ambos aclararon que no se trata de un impuesto revanchista, ni apunta a una discusión  ideológica, ni personal. “En los datos que nosotros trabajamos no hay un sólo nombre propio: no tengo la menor idea quiénes son esas personas que estarían alcanzadas. Esta no es una campaña de persecución contra nadie: hay una necesidad imperiosa de conseguir recursos y se está buscando dónde pueden estar esos recursos sin que le cambien a nadie la condición que tienen de vida ni la acumulación de riqueza”, aclaró Heller, quien se reunió días atrás en Olivos con el presidente Alberto Fernández, el ministro de Economía Martín Guzmán y el diputado Máximo Kirchner para analizar en profundidad la propuesta.

En búsqueda de consensos

Los  primeros en oponerse a la posibilidad de un impuesto a los más ricos fueron cuatro senadores del Interbloque Federal que plantearon que el proyecto “solo agranda la grieta y no ayuda en nada a respaldar el camino tomado por el presidente”. Se trata de Juan Carlos Romero, de Salta; Clara Vega, La Rioja; Lucila Crexell, Neuquén; y Carlos Reutemann, de Santa Fe. “Lejos de ser atacados, tienen que estar fortalecidos para realizar inversiones y contribuir a poner al país de pie nuevamente, luego de la crisis que ya existía y se terminó de profundizar por esta emergencia global”, manifestaron en un comunicado.

Lo cierto es que dentro de la principal fuerza opositora, Juntos por el Cambio, las opiniones están partidas. La Unión Cívico Radical (UCR) es el ala más cercana al proyecto del Frente de Todos, al que consideró como “razonable”, mientras que sus socios del PRO afirmaron que no estarían de acuerdo “conceptualmente” con la iniciativa.

Pese a las declaraciones públicas de parte de la oposición, el jefe del bloque Frente de Todos en el Senado, José Mayans, confió en que un sector de la oposición votará a favor. Si bien el oficialismo no necesita ayuda para aprobar la norma en el Senado, si requerirá del apoyo opositor para lograr la media sanción en Diputados.

La reunión que tuvieron el viernes 17 de abril los líderes de los bloques parlamentarios con el presidente Alberto Fernández, de manera virtual, habría acercado las posiciones y desde el oficialismo se encuentran confiados.

Martínez aseguró que la recepción de la oposición “fue buena” y que en los últimos días se dedicó a hablar con los representantes de su provincia que “entienden que es una situación complicada y que hay que ir a buscar a los sectores que puedan tener una capacidad contributiva”.

Por otro lado, en varios medios de comunicación se criticó el tributo por ser único en el mundo. Sin embargo, en Europa analizan hace semanas la posibilidad de un impuesto a las riquezas y ya se presentó una iniciativa para aplicarlo al 1% de la población de la Unión Europea. Martínez además señaló que “a lo largo de la historia hay infinidad de ejemplos a los que acudir”.

Sobre la inconstitucionalidad del impuesto que plantearon varios opositores, es importante remarcar que la Constitución Nacional plantea la posibilidad de un “empréstito forzoso” para situaciones extremas. “La constitución respalda el impuesto. No es un tributo confiscatorio y lo recaudado tiene que tener una asignación específica”, remarcó el diputado.

Este jueves, la legisladora Ofelia Fernández difundió en sus redes sociales un video en el que apoya el proyecto a las grandes fortunas y digo: “Esta vez les toca a los ricos” y finalizó: “Paolo Rocca, el hombre más rico de la Argentina, tiene un patrimonio de 9700 millones de dólares. ¿Te complicaría mucho tener 9.699, Paolo? ¿Los vamos a dejar quejarse?”.

 

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 12/07/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto