Villa 31: el gobierno nacional interviene para ralentizar los contagios y garantizar el agua

Compartir

Luego de una semana de inacción del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, el gobierno nacional desembarcó en la Villa 31 junto a organizaciones sociales. Fue después de la primera muerte de una vecina por coronavirus y del aumento de casos positivos. En una reunión del bloque del Frente de Todos de la legislatura, la secretaria Carla Vizotti y el ministro Ginés González García presentaron el plan de acción para frenar la curva de contagios: desde ayer rastrean casa por casa posibles casos para evitar la circulación comunitaria del virus. Malena Galmarini informó que AySA impulsará el abastecimiento de agua hasta que se terminen las obras de infraestructura. Los contagiados en villas de CABA ya representan el 12% del total de casos positivos de la ciudad.

Después de un fin de semana de muchísima angustia finalmente ayer, martes, comenzaron los operativos del Gobierno Nacional en conjunto con el gobierno de la Ciudad en la Villa 31. El sábado se confirmó la primera muerte dentro dentro del barrio Mugica, en el que viven 43 mil habitantes. Solo en ese barrio los contagios ascendieron de manera exponencial a 133 que, sumados a los otros contagios en otras villas porteñas, da un total de 223 contagiados en barrios de emergencia de CABA. El total de casos en toda la ciudad de Buenos Aires es de 1.753,lo que significa que solo los infectados en las villas representan un 12 por ciento. Mientras que proyectados a nivel nacional, los casos de las villas porteñas representan casi un 5%. Los números son alarmantes.

Ayer a las 9 de la mañana comenzaron los operativos del ministerio de salud nacional, que en este caso están a cargo de la propia Carla Vizotti, secretaria de Acceso a la Salud de la Nación. El lunes, el bloque del Frente de Todos de la legislatura porteña mantuvo un diálogo con Vizotti, el propio ministro Ginés González García y el asesor presidencial Alejandro Grimson. Maru Bielli, legisladora porteña y militante de la Villa 31 contó a Nuestras Voces los pormenores de la reunión. “Nos llevaron mucha tranquilidad respecto a cómo esta presencia va a intentar resolver el crecimiento en la curva de contagios en la 31, que fue muy preocupante. Los casos se duplicaron”.

Villa 31: lo que mata es el abandono de Larreta

El operativo se realiza en conjunto entre el ministro de Salud de la Nación, el Ministerio de Salud de la ciudad y organizaciones sociales, políticas, la iglesia, consejeros, delegados que son votados y representantes del barrio. “Esta mesa se constituyó para tomar además, todas las demandas del barrio y dar respuestas lo más urgente posible”, explica Sofía González, comunera del Frente de Todos y una histórica militante del barrio.

Operativo de detección temprana

El operativo que comanda Vizotti cuenta con 30 equipos de trabajo que van a estar haciendo una detección temprana de contagios a partir de la sintomatología y de un test rápido de COVID, que arroja resultados en el día. Si estos casos dan positivos, se los aislará rápidamente para evitar la circulación comunitaria del virus.

Los equipos pasan casa por casa, en primer lugar, a los que son denominados “contactos estrechos», que son personas que por supuesto tuvieron contacto con pacientes que ya dieron positivo. “Es una metodología que evita esperar a que esos casos lleguen al sistema de salud, y los va a buscar, anticipándose y ganando tiempo para que no se sigan reproduciendo los contagios. Lo cierto es que la preocupación del barrio era muchísima, porque se iban conociendo día a día nuevos casos”, explica Bielli.

El operativo cuenta con el acompañamiento de todas las organizaciones del barrio, que tienen mucha información para aportar sobre casos de contacto estrecho. “La idea es que las organizaciones aporten mediante planillas de datos la información sobre esos casos, quiénes mantuvieron contactos estrechos, si los positivos que cuentan con sintomatología puedan hacer un operativo que ponga a jugar el conocimiento de todos los actores del barrio para poder llevar adelante el abordaje integral de esta situación, que es lo que hasta ahora no venía pasando. La gente está aislada, está tratando de cuidarse lo más posible”.

Para González “la idea de toda esta situación es que sirva para implementar un protocolo para barrios populares, un protocolo que hasta el momento no está y esta es una de las demandas que se viene planteando para que se resuelva de una vez. Este es un primer paso lo que nos va a permitir que nosotros podamos abordar cada caso de contacto estrecho de una manera ordenada”.

Quienes tienen síntomas referidos a la Covid-19 son trasladados a un centro móvil instalado en el barrio donde se le hace el hisopado que demora entre 4 y 6 horas, tiempo en el cual el paciente debe permanecer aislado. En caso que el test de negativo, la persona regresa a su hogar y si da positivo se lo traslada a los hoteles dispuestos por la Ciudad. Si el paciente presenta algún tipo de complicación o el caso es «moderado o grave» se trasladará a un centro de salud.

Crimen en el Barrio Mugica

Crónica de una muerte anunciada

La muerte en la Villa 31 no sorprendió. Pero ya se habían registrado otras muertes en villas porteñas. La primera fue el 11 de abril y la víctima fatal se llamaba Andrea, vivía en la 1-11-14 del bajo Flores y trabajaba en el Congreso de la Nación. Estaba internada por una neumonía en la Clínica Santa Isabel. Ante la primera muerte, el bloque de legisladores del Frente de Todos le llevó al Jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta una propuesta de protocolo sanitario puntualmente para los barrios populares de la Ciudad de Buenos Airesn, pero no obtuvieron ninguna respuesta.

Casi un mes después la curva de contagios se disparó de manera exponencial y terminó el fin de semana con la muerte de Toribia Balbuena que era la madre de la primera persona contagiada en ese barrio. El esposo de Balbuena también fue contagiado, tiene 85 años y vivía con su mujer y otras once personas, entre las cuales se encuentra su hija, a la que el test de covid-19 le dio positivo hace semanas. El gobierno porteño confirmó el caso y precisó que la mujer “se encontraba internada desde el 20 de abril”, mientras que su hija “ya se recuperó y fue dada de alta”. A través de un comunicado, el Ministerio de Salud indicó que “a la semana de su internación (Balbuena) había sido intubada y luego quedó en terapia intensiva con pronóstico reservado, producto de una falla hemodinámica y renal. Ayer, su cuadro había empeorado y hoy falleció pasado el mediodía”.

Según denunció la agrupación La Poderosa en un fuerte comunicado contra el gobierno de la Ciudad “Balbuena no se murió, ¡la mataron de abandono! La mataron de desidia, la mataron de indiferencia, la mataron de mezquindad. Casi 48 horas después del resultado positivo que recibió su hija, sí, dos días después, nos llamaron los responsables de Contactos Estrechos de la Ciudad, para ‘pedirnos’ el número de teléfono de sus padres, cuando ya no sabíamos en qué medio nos faltaba denunciar sus falsos operativos”, denunciaron.

Lo cierto es que una persona con coronavirus en una villa puede haber tenido contacto hasta con 90 personas de las cuales, muchas veces, no sabe ni el nombre. Según explica la periodista Florencia Alcaraz en una exhaustiva nota que publicó en LATFEM, “las demandas de un protocolo y medidas de prevención, limpieza y desinfección en espacios comunes para estas barriadas son urgente. No son para una minoría: se trata de 73.000 familias que habitan los 57 barrios populares de la Ciudad. De acuerdo a datos que dio a conocer el gobierno porteño este lunes, el Barrio Carlos Mugica (Ex Villa 31-31bis) tiene 133 casos confirmados de coronavirus y el Barrio Padre Ricciardelli (Ex Villa 1-11-14) otros 67. El 8% de los casos de la Ciudad corresponden al Barrio Carlos Mugica y el 5% al Barrio Padre Ricciardelli, de acuerdo a datos del Observatorio del Derecho a la Ciudad. Retiro y Flores son los dos puntos críticos en materia sanitaria. Pero también hay casos en Ciudad Oculta, Villa 20, Barrio Fátima, Rodrigo Bueno, Villa 21-24 y Barrio Mitre, entre otros. El Equipo de Epidemiología del Ministerio de Salud de la Ciudad trabaja, además, con 75 casos sospechosos”.

Pero en la 31, la situación se agudizó por un problema esencial: la falta de agua. “El tema del agua tiene que ver con un problema estructural que viene de siempre, que es que falta una conexión. Falta que el agua llegue con más fuerza a todo el barrio, a la red interna del barrio. Y a eso se sumó que hace diez días hubo problemas de presión en la entrada del barrio. A AySA le corresponde mantener la presión en lo que son las válvulas que rodean el barrio y es responsable del gobierno de la ciudad de que esa agua llegue hasta cada domicilio. Entonces se cruzaron las dos cosas. La reina del barrio no está conectada al acueducto, que permitiría que llegue con buena. Digamos que llegue bien el agua a cada casa. Y por otro lado se sumó que hubo un problema con AySA. Ese problema ya se solucionó hace varios días, ya se solucionó la presión, que no significa que se solucionó en la totalidad de las viviendas. Vos tenés que todavía permanecen con dificultad de agua las manzanas que están en bajo autopista, algunas la manzana 14 que está en el barrio Cristo Obrero también, y de alguna que otra manzana muy puntual del barrio Güemes. Entonces estos normalmente tienen dificultades estructurales y eso hace que, aunque volvió la presión, tengan dificultad para seguir saliendo el agua. También en el día de ayer, en el desarrollo social de Nación se ofreció a asistir con agua a todos estos casos”, explica González. Pero al cierre de esta nota, se confirmó que tras una reunión entre Malena Galmarini, presidenta de AySA y autoridades del Gobierno de la Ciudad se comprometieron a comenzar mañana (es decir hoy) las obras para el Barrio 31. Al finalizar el encuentro, el Secretario de Integración Social y Urbana del Gobierno de la Ciudad, Diego Fernandez expresó: “Estuvimos trabajando con Malena Galmarini y la cúpula de AySA y mañana mismo desde el gobierno de la ciudad comenzamos a hacer las conexiones que quedaban pendientes entre los caños troncales de la red de agua y los caños internos de la red de distribución del barrio. Esto va a poder mejorar la presión de agua y todo el sistema interno”.

El modelo de negociados Larreta no cambió ni por el coronavirus

Por su parte, la presidenta de AySA, Malena Galmarini, destacó: “La conclusión es que mañana la Ciudad va a comenzar la obra y  en 15 o 20 días vamos a estar conectando la primera etapa que les quedó inconclusa a causa del coronavirus. Como dije muchas veces, esta no es una obra que sea de un día para otro, mientras tanto vamos a garantizar que la gente siga teniendo agua a través de los camiones cisternas, de los sachets, vamos a ver si podemos llevar los bidones y colaborar para que tengan el agua en sus casas. Sin embargo, lo estructural es lo que hay que hacer para darles el pleno ejercicio de sus derechos.”

Comentarios

Comentarios

Tali Goldman

Tali Goldman

Es licenciada en Ciencia Política de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y periodista. Escribe crónicas en medios digitales como Anfibia, Nuestras Voces, Latfem, entre otros. Es columnista en el programa de radio Cheque en Blanco, que se emite en Futurock. Su primer libro La Marea Sindical, mujeres y gremios en la nueva era feminista de Editorial Octubre ya va por la segunda edición.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 24/05/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto