Con la venta de la Costanera, la Ciudad deberá invertir millones de dólares en obras hidráulicas

Compartir

Si se aprueba la venta de los terrenos de Costa Salguero el gobierno deberá afrontar una megaobra hidráulica para la construcción de torres privadas. Se estima que el presupuesto superaría los 160 millones de dólares. Ingenieros de la Cátedra de Ingeniería Comunitaria de la UBA advirtieron además que la obra responde a un paradigma no compatible con los ecosistemas urbanos.

El proyecto impulsado por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodriguez Larreta, que planifica rezonificar 32 hectáreas de los predios de Costa Salguero y Punta Carrasco para construir una zona residencial esconde más de un perjuicio para los ciudadanos porteños. Además de quitarles la posibilidad de contar con un espacio verde público mirando al río, se invertirán millones de las arcas del Estado en una obra hidráulica para garantizar los servicios de las suntuosas torres que buscan desarrollar de manera privada.

La ingeniera María Eva Koutsovitis, coordinadora de la Cátedra de Ingeniería Comunitaria de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y una de las oradoras en la audiencia pública por Costa Salguero, reveló a Nuestras Voces este dato poco conocido hasta ahora y habló sobre el impacto ambiental que podría ocasionar construir edificios en el borde costero.

—¿Por qué se oponen al proyecto de Rodríguez Larreta de vender las tierras de Costa Salguero? y ¿Qué implicancias ambientales podría tener construir torres en la zona costera?

Desde la Cátedra rechazamos de manera contundente el proyecto de cementar, vender y ocupar el borde costero presentado por el Ejecutivo porteño porque entendemos que es un contrasentido social, urbano y ambiental. La Ciudad de Buenos Aires es una de las ciudades con menos superficie verde por habitante y además enfrenta dos amenazas de origen natural que son las inundaciones y las olas de calor. Por eso es que la recuperación de la totalidad del borde costero en el contexto de cambio climático es fundamental. Las ciudades del mundo están yendo hacia nuevos paradigmas urbanos vinculados a la sostenibilidad: desentuban arroyos, recuperan bordes costeros, construyen biocorredores y diseñan obras de infraestructura compatibles con los ecosistemas urbanos. En particular, en lo que corresponde a la dimensión ambiental creemos que es fundamental recuperar el conjunto del borde costero como parque público para poder afrontar eventuales ascensos del nivel del río y regular las temperaturas.

Larreta va a gastar 4.800 millones para valorizar las tierras de Costanera que intenta privatizar

—Si la legislatura aprueba el proyecto, ¿Qué modificaciones deberán hacerse en los predios Costa Salguero y Punta Carrasco para que las torres que construyan privados accedan a los servicios esenciales?

La venta de las tierras costeras que quiere hacer Rodríguez Larreta además de modificar el ecosistema va a involucrar megaobras de infraestructura que pagarán los porteños. El Gobierno está proyectando hacer allí el “colector cloacal norte”, una obra que va a desarrollarse desde Vicente López hasta Dock Sud para garantizar servicios a los mega desarrollos suntuosos. Representará decenas de miles de millones de pesos que el conjunto de la ciudadanía porteña va a tener que afrontar. Hay que aclarar que este mega colector es una obra que tiene que ver con un paradigma ya superado en ingeniería. Mientras que en otras partes del mundo se piensa en soluciones de drenaje sostenible, acá seguimos construyendo estas megaobras que poco tienen que ver con los nuevos paradigmas vinculados a criterios de sostenibilidad y resultan combativas con los ecosistemas urbanos. El colector va a atravesar el borde costero y será un limitante, por ejemplo, para desentubar los arroyos y recuperar la biodiversidad. Por otra parte, van a colectar los desagües cloacales y recibir un tratamiento físico, es decir, se van a interceptar grandes elementos sólidos y con un emisario volcarlos al Río de la Plata. Desde el punto de vista ambiental, este tipo de soluciones de infraestructura están sumamente cuestionadas.

Freno al mega proyecto inmobiliario en Costa Salguero: ANAC alerta por ruidos y riesgo de accidentes aéreos

Consolidar la desigualdad

—¿Cuánto se calcula que saldrá esta megaobra de infraestructura hidráulica que afrontará el gobierno de la Ciudad?

Para la construcción de esta megaobra el conjunto de la ciudadanía va a destinar decenas de miles de millones de pesos, se estima que el presupuesto va a superar los 160 millones de dólares. Mientras en la Ciudad uno de cada siete porteños –la mayoría habitantes de las villas– no acceden formalmente al agua potable, se destinarán estos fondos a una construcción suntuosa para unos pocos. Somos muy críticos de este proyecto porque además de ser un contrasentido ambiental, social y urbano, lo que va a generar es la consolidación en la desigualdad de acceso a los servicios básicos.

—¿Hay otras obras que repitan este modelo obsoleto de construcción en la Ciudad?

Sí, hay. Este esquema de megaobra responde a paradigmas y mecanismos ya superados en el campo de la ingeniería y la infraestructura que se han repetido en la ciudad a lo largo de estos años. En ese sentido, podemos pensar en el segundo aliviador para el arroyo Vega, una megaobra ejecutada con tuneleras que está diseñada para una ciudad que hoy ya no existe y para un régimen de precipitaciones completamente modificado. También está el aliviador del Maldonado.  Se trata de dos obras similares con diseños de infraestructura que se ejecutaban hace 80 años atrás, hoy ineficientes para la trama urbana actual y para el régimen de precipitaciones contemporáneo. Hoy pensar en megaconductos ejecutados con megatuneleras no tiene sentido porque pasan la mayor parte del tiempo vacíos y además no pueden dar respuesta a precipitaciones cortas e intensas, que se dan en las últimas décadas aquí. Los nuevos paradigmas de infraestructura son los sistemas de drenaje sostenible para potenciar los procesos de infiltración. Éstos requieren recuperar superficie verde absorbente, por eso es un contrasentido cementar el borde costero. Las ciudades del mundo están recuperando superficies absorbentes para potenciar los procesos de infiltración bajo este paradigma de los sistemas de drenaje sostenibles y nosotros buscamos lo contrario.

Por una Costanera para todos

—¿Qué fin deberían tener esas tierras costeras?

La Cátedra de Ingeniería Comunitaria integra un colectivo ciudadano que se denomina la Coordinadora “La Ciudad Somos Quienes la Habitamos”. Presentamos un proyecto alternativo al del Ejecutivo porteño que tiene estado parlamentario y busca transformar la Costanera Norte en un gran parque público llamado “Parque Público Nuestro Río”. Queremos que se destine parte del espacio para producción agroecológica, otra para actividades deportivas y recreativas e instalar una estación meteorológica que tenga fines educativos y pueda monitorear las variables claves de cara al cambio climático: la temperatura, la calidad del agua, la calidad del suelo y el nivel del río. Queremos que estos datos estén democratizados para el conjunto de la ciudadanía. También el proyecto establece un mecanismo de participación ciudadana tanto para diseñar el parque como para gestionarlo.

—¿Por qué la construcción de un complejo de torres privadas contribuye a que la Ciudad le dé la espalda al río?

Nosotros queremos una Buenos Aires integrada al río y por eso proponemos transformar el conjunto del borde costero en un gran parque público. Los edificios suntuosos se van a esgrimir como una muralla de cemento entre el río y la ciudad y así se va a consolidar una nueva fractura urbana, entre un sector de mayores ingresos que va a poder mirar al río, el de mayores ingresos que consituye sólo el 5 por ciento del sector que percibe los mayores ingresos de la Ciudad, que va a poder acceder a estos desarrollos inmobiliarios, mientras que el resto de Buenos Aires dará la espalda al río, sin derecho al horizonte. La nueva fractura será entonces una Buenos Aires ribereña y una Buenos Aires mediterránea.

—¿Cómo evalúan el desarrollo de las audiencias públicas? y ¿Qué expectativas tienen para la votación en la legislatura?

Lo que está sucediendo en relación a poder recuperar la costanera y el río tiene que ver con la resistencia de más de tres décadas de diferentes colectivos ciudadanos. Desde hace mucho tiempo venimos planteando la necesidad de un modelo urbano completamente diferente al que hace más de una década nos propone la gestión de Macri y Larreta, que podemos sintetizar en el proyecto de venta y cementación de Costa Salguero. Se trata de un modelo de concentración de la riqueza urbana cuyas consecuencias son el despojo del patrimonio común para el conjunto de la ciudadanía, que ha puesto a la ciudad en emergencia habitacional, climática, ambiental y sanitaria. Este modelo tiene como consecuencias la precarización de todas las dimensiones de la vida urbana. Por lo tanto, creo que la ciudadanía a través de la defensa y la recuperación del río y de Costa Salguero, también le está diciendo que no a este modelo urbano. Estamos frente a un hecho histórico, más de 7000 participantes van a pronunciarse en relación a este proyecto y hasta ahora, en un 99 por ciento lo han rechazado en sus intervenciones. Tengo una enorme expectativa en este movimiento ciudadano que recobra vitalidad.

Comentarios

Comentarios

Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 20/04/2021 - Todos los derechos reservados
Contacto