El modelo de negociados Larreta no cambió ni por el coronavirus

Compartir

Se descubrió una nueva tanda de barbijos a sobreprecio, y ya es la tercera. La compra por parte del Gobierno de la Ciudad sin publicación en el Boletín Oficial de tests rápidos para detección del COVID-19 por 1,77 millones de dólares a una empresa fantasma de Singapur es más escandalosa de lo que se sabía. Luego del pago, la empresa fantasma avisó que no tenía los reactivos vendidos, ofreció la mitad de tests al doble de precio y Larreta aceptó. Por otro lado, 3M confirmó a la justicia que estaban vencidos los primeros barbijos comprados a sobreprecio. Aparecieron nuevas conexiones entre las empresas del abogado Ignacio José María Saenz Valiente -dueño de las empresas Green y abogado de Clarín que vendió los barbijos M95- y Rodrigo Miguel, hermano del jefe de Gabinete porteño Felipe Miguel.

Las denuncias contra el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires por gastos irregulares en el marco de la emergencia sanitaria por el coronavirus continúan. Una nueva presentación judicial indica que la administración de Horacio Rodríguez Larreta realizó una presunta compra irregular de test rápìdos para el diagnóstico de coronavirus a una empresa sin antecedentes en Singapur por 1.770.000 dólares. También se suma una nueva acusación, un tercer caso de adquisición de barbijos tricapa con precios elevados a la empresa Licicom. En la presentación se indica que el gobierno porteño compró 60 mil barbijos a $59,87 por unidad cuando la misma empresa oferta al público barbijos por Mercado Libre un 20% más barato, $50 la unidad.

Por otro lado, la denuncia por supuestos sobreprecios en la compra de 1600 barbijos a 3000 pesos avanza en la justicia y la empresa 3M confirmó que los insumos estaban vencidos. Además siguen apareciendo conexiones entre las empresas del abogado Ignacio José María Saenz Valiente, el dueño de las empresas Green que vendió los barbijos M95, y Rodrigo Miguel, hermano del jefe de Gabinete Felipe Miguel.

La justicia porteña realizó la semana pasada numerosos allanamientos en la causa que investiga la compra de 1600 barbijos especiales M95 a un precio tres veces mayor y por la que pagó  $ 45.000.000 a la empresa Green Salud S.A, la compañía de Ignacio José María Sáenz Valiente, el abogado de Clarín y Telecom que fue director de Corporación Puerto Madero por parte del gobierno porteño y que comparte sociedades con ex funcionarios del gobierno de Cambiemos y con Rodrigo Miguel, hermano del Jefe de Gabinete de la Ciudad. El martes, el Cuerpo de Investigaciones Judiciales de la Ciudad realizó 10 allanamientos en dependencias del gobierno porteño y en sede de la empresa Green Salud en el marco de la investigación del fiscal Maximiliano Vence. Se recolectó información en las oficinas de la Subsecretaría de Sistema de Salud, la Dirección General Administrativa Contable y Presupuesto, la Dirección General de Recursos Físicos en Salud, la Dirección General de Abastecimiento en Salud,  la Subsecretaría de Planificación Sanitaria y Gestión y en las oficinas de Green Salud en la calle Santa Fé 768. Días después, la empresa 3M, productora de los barbijos, confirmó que los lotes vendidos por la empresa intermediaria de  Saenz Valiente estaban vencidos desde el 2016. Según publicó Infobae, fuentes de la compañía confirmaron que esos insumos fueron fabricados en mayo de 2013 y tenían utilidad hasta mediados del 2016. Además, la firma estadounidense indicó que Green Salud no es cliente suyo por lo que desconocen a quienes compraron los lotes que están en la sede del Ministerio de Salud de Monasterio 680 que fue allanada. 

Villa 31: lo que mata es el abandono de Larreta

El jefe de Gabinete porteño, Felipe Miguel, desvinculó a su hermano de las acusaciones. “Es socio minoritario en una empresa de seguros, donde Sáenz Valiente también es socio, pero mi hermano nunca tuvo vínculo con la empresa de los barbijos, ni con el ámbito de la salud, ni con la ciudad”, sostuvo en una entrevista con Radio Delta.

Nuevas vinculaciones

Sin embargo los cruces entre el hermano del funcionario con Sáenz Valiente siguen apareciendo. Nuestras Voces pudo establecer el vínculo entre un socio de Rodrigo Miguel con una de las empresas de Saenz Valiente. Martín Alberto Basail figura como socio del hermano del jefe de Gabinete y también comparte empresas con el abogado Saenz Valiente. Basail y Rodrigo Miguel constituyeron juntos el 1 de diciembre de 2017 la sociedad anónima ZERMATT RISK MANAGEMENT S.A. Por su parte Basail, abogado de 35 años, integra también la sociedad de garantía recíproca GREEN WARRANTIES S.G.R. junto a Ignacio José María Saenz Valiente, los dos son consejeros titulares desde agosto de 2019. Ambos también comparten la sociedad anónima SV&A ASESORES LEGALES, constituida en febrero de 2017 en la localidad de Benavídez. En su perfil de Linkedin Basail se presenta como director de Green Ocean TRust & Insurance. 

RODRIGO DE MIGUEL EN UNA FOTO PROMOCIONAL DEL «CLUB REPÚBLICA»

Además de compartir la sociedad  Zermatt Risk Management, Rodrigo Miguel y Basail compartieron en el 2018 el programa de radio del Club de la República en Radio Cultura 97.9. La ONG Club de la República es una de las indicadas en las denuncias judiciales por compartir el domicilio con las empresas Green. 

La semana pasada, el ex legislador José Cruz Campagnoli, junto a Fernando Urquizu y Gerardo Torres Villar de Puebla-Fuerza Colectiva, realizaron una ampliación de denuncia por Malversación de Caudales Públicos contra el Gobierno de la Ciudad por la compra directa de 300 mil test rápidos de COVID-19 a una empresa de Singapur por la 1.770.000,00 de dólares. Es contra el ex subsecretario de Administración del Sistema de Salud porteño Nicolás Montovio (quién renunció junto a el presidente del Ente de Turismo de la Ciudad, Gonzalo Robredo, cuando se hicieron públicas las denuncias) ,y «a todo aquel que resulte involucrado».

 En diálogo con Nuestras Voces, Campagnoli sostuvo que  la empresa HN SINGAPORE PTE LTD fue fundada en 2016 en Singapur y tiene un  capital constitutivo de un dólar.  “Detectamos que el  31 de marzo se realizó una compra directa que no se publicó en el Boletín Oficial por 1.770.000 dólares de kits para detección de anticuerpos de covid 19 a una empresa fantasma de Singapur que se constituyó en 2016 con un capital accionario de 1 dólar y que tiene un sólo director, un hombre de 24 años que nunca había realizado ningún tipo de transacciones vinculadas a kits de testeo rápido ni antecedente de venta en la Ciudad de Buenos Aires. Una empresa claramente fantasma”, informó el denunciante. 

Campagnoli además indicó que semanas después se publicó la compra en  Boletín Oficial y se indicó que como la empresa no tenía los insumos ofrecidos originalmente, se adquirirán 182.000 unidades en vez de 300.000 al doble de precio por unidad. “El 27 de abril aparece en el boletín oficial una resolución del 11 de abril. Es una rectificación de la compra de Singapur pero con fecha 11 de abril y  la firma el ex subsecretario de Salud Nicolás Montovio. Se nota claramente la existencia de delito porque dice que la empresa NH Singapur plantea que no tiene los kits que habían acordado y que consigue otros con un packaging inglés pero no a 5.90 dólares sino a 9.70. Y como ya le habían girado la plata, lo compran igual. El gobierno de la Ciudad le gira 1.770.000 dólares a una empresa fantasma en Singapur que no había comercializado nunca kits de testeo ni antecedentes.  Una locura, ningún estado hace eso, en general pagan a 30,60 o 90 días”, detalló.

“Esta operación es escandalosa, más aún teniendo en cuenta que el 8 de Abril la misma Subsecretaria de Acceso a la Salud del Gobierno porteño, a través de la resolución 132/SSASS/20, ordenó comprar 500 mil test masivos denominados “Test rápidos COVID-19 Marca Panbio de ABBOTT” a la empresa ALERE S.A. con domicilio en el país y trayectoria en la producción y comercialización de productos bioquímicos”, agregó.

Más barbijos en la lupa

El Observatorio del Derecho a la Ciudad, el Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas junto a Unidad Popular denunciaron que el gobierno porteño le compró a la empresa LICICOM 60 mil barbijos tricapa a $59,87 por unidad mientras que la misma empresa los vendía a $50 por unidad en Mercado Libre. Según indicaron, el 6 de abril de 2020, se hizo una contratación directa a la firma Licicom S.R.L por la suma de $3.592.200 por barbijos que no tienen certificado del ANMAT. 

Este medio dialogó con Alejandro Volkind, uno de los integrantes del Observatorio por el Derecho a la Ciudad, quién indicó que la empresa tiene 90 contrataciones con el Gobierno de la Ciudad desde el 2014. “Tiene que ver con una empresa intermediaria de todo, si uno la revisa aparece que puede vender desde herramientas, barbijos, muebles o hasta un “inodoro de oro” en 2018  por el que pagaron más de 400.000 pesos.  Son barbijos realmente dudosos en términos de que no encontramos las habilitaciones del ANMAT y que se lo vende a un precio a 59.80 pesos cuando si uno los busca por Mercado Libre, esos mismos barbijos vendidos por la misma empresa están a 50 pesos cada uno. Una persona puede comprar 25 barbijos a 50 pesos cada uno, el gobierno compra 70.000 barbijos a casi 60 pesos. La tercera denuncia viene a remarcar que la denuncia de los barbijos a 3000 pesos no fue una irregularidad sino que es un comportamiento sistemático”, indicó Voldkind.

“LICICOM nació básicamente como proveedora del Estado de la Ciudad, intermedian con las necesidades específicas del GCBA, con lo cual viven directamente de ese tipo de negocios. Están autorizados para vender todo, tiene de todo tipo de productos que puede vender y que no producen”, agregó

Esta es la segunda irregularidad que detectan estas organizaciones en el marco de la emergencia sanitaria. La primera fue por la compra a las intermediarias E-Zay y Amicibro  de 6 millones de barbijos a $68 y $77 pesos la unidad mientras que una semana después le compró los mismos a la  empresa productora Dimex aa $35.

Comentarios

Comentarios

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 26/09/2020 - Todos los derechos reservados
Contacto