El plan de Larreta para achicar los servicios de salud pública

Compartir

Durante su gestión, el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires disminuyó la partida presupuestaria destinada a salud. En 2018, gastó en los Juegos Olímpicos casi el mismo monto que el presupuesto anual para el área. En 2019, designó sólo 991 millones a obras en salud y giró 2.574 millones al mantenimiento del arbolado público. En campaña prometió informatizar el sistema pero, ¿cuál es el verdadero plan de Horacio Rodríguez Larreta si logra ser reelecto?

“Queremos seguir transformando la salud en la Ciudad y que todos los vecinos tengan su médico de cabecera e historia clínica electrónica. Por eso vamos a extenderla a todos los hospitales para que quede digitalizado cada estudio, análisis o resultado”. Si un extraterrestre bajara a la tierra y se enterase que la misma persona que tuiteó esto bajó el presupuesto en salud no lo creería.

El mismísimo jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que durante sus cuatro años de gestión dejó caer el presupuesto en salud en 5 puntos, ahora dice que su prioridad es la salud. Muy curioso. Y si encima se lo compara con lo que gastó en ese mismo período en los pagos de deuda parece un chiste. Mientras que en la Ciudad de Buenos Aires se incrementaron un 240% estos pagos— esto implica que subieron un 60% cada año—, las partidas correspondientes a salud sufrieron un ajuste del 29% y las de educación, un recorte del 24%. Así lo reveló un informe del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV), según constato el portal Nueva Ciudad.

“Mientras que entre ambas funciones –salud y educación– hay 5 puntos de caída en la inversión, por el lado de la deuda la participación aumenta en 8 puntos: se quintuplica la participación de los servicios de deuda en el total del presupuesto”, señala el documento, que analiza el peso de la deuda en territorio porteño entre 2015 y 2019.

El presupuesto 2019 del Gobierno de la Ciudad propuso un presupuesto con bajas en términos reales de Cultura (43%), de los Servicios Económicos (13%), de Vivienda y Urbanismo (8 %), de Educación (4 %) y Salud (3 %).

Pero no solo eso. El Gobierno de la Ciudad gastó para los Juegos Olímpicos casi lo mismo que el presupuesto de Salud de todo el año. El periodista especializado Ernesto Rodríguez realizó una larga y minuciosa investigación para dar cuenta de ese monto. “Tras casi dos años de cruzar información oficial y oficiosa, podemos establecer que para los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 se gastó un monto equivalente a U$D 1.090.958.779,08 que, traspolados a la cotización actual de la moneda estadounidense según el Banco Nación, da un total de $ 47.347.611.012, es decir más de 45 veces lo falsamente prometido por la dupla Macri-Werthein hace seis años en Suiza”.  Y se preguntó: “¿En qué se gastó esa monumental suma que prácticamente iguala lo presupuestado en CABA para el rubro salud en todo 2019 ($ 47.913.832.063)”.

Para seguir en esta misma línea otros estudios comparativos reflejan las prioridades de Larreta. Del total del presupuesto del 2019, es decir, 321.457 millones de pesos, el Gobierno de la Ciudad le destinó sólo 991 millones a obras en salud mientras que destinó destinó 2.574 millones al mantenimiento del arbolado público de las Comunas de CABA, es decir, 1.583 millones más que en salud.

Estafa olímpica

Reforma de salud

Según reveló el periodista Nicolás Eisler en La Política Online: “El gobierno porteño avanza en silencio con la reforma de Salud que Horacio Rodríguez Larreta buscará aplicar si es reelecto. Además del Complejo Hospitalario Sur, una iniciativa que propone unificar cinco hospitales en los terrenos del Muñiz, el jefe de Gobierno acordó días atrás con la Asociación de Médicos Municipales habilitar distintas especialidades en los centros de salud mental”.

El antecedente que menciona Eisler, el de la unificación de los cinco hospitales, pasó casi desapercibido —producto del cero mediático del que goza Larreta— pero es muy grave.

La iniciativa, impulsada por el Ejecutivo porteño, se hizo mediante el Decreto Nº 297/18, en donde el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires oficializó que el Ministerio de Salud “propicia el desarrollo del Complejo Hospitalario Sur” que implicaría el cierre de cinco hospitales monovalentes para el establecimiento de un único complejo polivalente de alta complejidad, que se construiría en el actual Hospital Muñiz.

El “Complejo Hospitalario Sur” plantea el cierre y transformación en institutos del Hospital de Infecciosas Dr. Francisco Javier Muñiz, el Hospital de Oncología Marie Curie, el Hospital de Gastroenterología Dr. Carlos Bonorino Udaondo, el Hospital de Rehabilitación Respiratoria María Ferrer, el Instituto de Rehabilitación Psicofísica (IREP), que serán trasladados al predio del Hospital Muñiz. Se trata de un antiguo proyecto que plantea la necesidad de una modernización de los establecimientos de salud dada la antigüedad y mal estado de los edificios, que ya había sido rechazado en dos oportunidades por la Legislatura porteña: en 2008 y 2010. En ambos casos la iniciativa fue impulsada por el Gobierno de la Ciudad, con el actual Presidente Mauricio Macri como Jefe de Gobierno.

Los CEOs llegaron a los hospitales públicos

Por supuesto que los trabajadores de la salud de los hospitales involucrados se mostraron preocupados y, como todo en el gobierno de los globitos amarillos, denuncian un millonario negocio inmobiliario detrás. Desde ese momento hay un estado de alerta permanente acompañadas de asambleas de trabajadores autoconvocados en cada institución. Según informó Andrea Raimondi en este mismo portal “las manifestaciones en contra del Complejo Hospitalario Sur incluyeron abrazos simbólicos a los establecimientos, junta de firmas e incluso la conformación de una asamblea interhospitalaria que se movilizó para exigirle respuestas a la Ministra de Salud de la Ciudad, Ana María Bou Pérez, quien –afirman– les cerró las puertas y hasta el día de hoy se mantiene en silencio. La pregunta es cuál sería el costo sanitario, según los trabajadores de salud, de los hospitales involucrados”.

Pero la novedad, según cuenta Eisler, será en dos etapas. “La primera corresponde a los ´dispositivos intermedios´ para la rehabilitación de pacientes. La segunda se refiere a la ´refuncionalización de los hospitales monovalentes transformándolos en Hospitales Polivalentes especializados en Salud Mental, Psiquiatría y Neurociencias´”.

Mientras tanto, el candidato a Jefe de Gobierno del Frente de Todos, Matías Lammens, aseguró que “la educación y la salud hay que ponerlas como cuestiones de Estado. Yo creo que tiene que volver a ser una inversión del 25%”.

Comentarios

Comentarios

Tali Goldman

Tali Goldman

Es licenciada en Ciencia Política de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y periodista. Escribe crónicas en medios digitales como Anfibia, Nuestras Voces, Latfem, entre otros. Es columnista en el programa de radio Cheque en Blanco, que se emite en Futurock. Su primer libro La Marea Sindical, mujeres y gremios en la nueva era feminista de Editorial Octubre ya va por la segunda edición.

Hacé tu anotación Sin anotaciones
Apoyan Nuestras Voces

NuestrasVoces.com.ar - 17/11/2019 - Todos los derechos reservados
Contacto